29|6|2022

La secretaria que siempre fue ministra

10 de junio de 2020

10 de junio de 2020

Copó la contención de la pandemia y se movió como titular de Salud en Santa Fe ante un ministro desdibujado y por renunciar. Llega desde la corporación médica.

Los caminos de los dos máximos responsables de la salud en Santa Fe corren en sentido inverso. El titular de la cartera, Carlos Parola, retrocedió muchos casilleros al punto de que parece ser inminente su salida del cargo. Mientras tanto, la secretaria del área, Sonia Martorano, no para de ganar campo y ocupa el lugar de referente público de la provincia en la materia. Hoy, es la candidata natural para encabezar el ministerio.

 

Mientras se hablaba de rumores de salida del ministro, Martonaro le sacaba brillo a su empatía para acompañar la serenidad obligada de quienes comunican en tiempos de crisis. Desde el día uno, encabeza la mayoría de los reportes diarios de mayor trascendencia vinculados a la pandemia. Fue quien mejor logró interpretar el tono que emprendió el gobernador Omar Perotti al mezclar en dosis justas el temor necesario para activar el rigor de los ciudadanos  en el aislamiento y la calma de un médico.

 


Parola, Perotti, al frente, Martorano detrás

 

 


Perotti no encontró en Parola una figura para comunicar. Lo logró con Martorano, que ocupó el vacío. Se posicionó como figura pública, copó la escena de la contención de la crisis pandémica y se sintió cómoda. A la vez, la prensa se sintió cómoda con ella, un dato nada menor.

 

De ahí en más comenzó una suerte de road show para alertar sobre la necesidad del distanciamiento y repitió, casi pisando junio y cuando el número de casos era mínimo, que la pandemia todavía no había comenzado. Aunque sonara exagerado, el tono responde al manual fundamentalista de “mejor prevenir que curar”. “Vamos a retomar las prácticas habituales, pero en un tiempo largo. De reuniones, olvidarse”, avisaba a mediados de mayo. Menos de un mes después, se habilitarían.

 

Lo cierto es que, con su capacidad didáctica y cercanía, se metió en el bolsillo a propios y ajenos, aunque dentro del ministerio de Salud, precisamente en su red de secretarías, existe una interna que no termina de tomar forma.

 

 

 

 

 

Martorano es la que tiene el contacto directo con los equipos de salud de Rosario. Incluso el gobernador destrabó cuestiones a través de ella. Según remarcaron a Letra P, tiene un armado de trabajo importante, aunque no la autonomía como para definir una política sanitaria o doblar el curso de una decisión de peso. “Quizás le falta gestión política, pero es la que puso la cara y eso vale”, analizó alguien que conoce de cerca su accionar.

 

Martorano no es una militante política. Llega más bien desde el mutualismo y la actividad privada. Está ligada fuertemente a la Asociación Médica de Rosario, entidad que brinda a los profesionales una red gremial, prestacional y social, y hasta tiene una pata de medicina privada. Allí fue directora de prensa y presidenta de la mutual de la entidad hasta asumir el cargo en la provincia.

 

A esto se le suman seis años como presidenta del Colegio de Médicos de Rosario. En síntesis, representa los intereses de la corporación médica, algo que habrá pesado a la hora de desembarcar en el ministerio. Vale aclarar que la Asociación Médica ha colocado equipos en la estructura sanitaria provincial en otras gestiones.

 

 

 

 

 

Hay un tweet del Gobierno de Santa Fe que ilustra cómo abarca Martorano la escena. Se la ve en un depósito, supervisando personalmente los elementos de bioseguridad y de protección personal para los trabajadores de la salud. “Podemos asegurar que la provincia está preparada”, dice.

 

Cuando le consultaron en Radio 2 por la posible renuncia de Parola, la secretaria contestó: “Mire, no sé, acá el equipo está trabajando todo el día y durmiendo muy poco. Todos los secretarios estamos trabajando”. Quizás dijo, sin querer decir: el factor de la posible salida del ministro de Salud es una cuestión de disposición que en el marco de una crisis semejante es de exigencia total.

 

Según pudo averiguar Letra P, el alejamiento se efectivizaría el 15 de junio, pero movimientos de las últimas horas indican que la partida podría adelantarse. Martorano tiene todos los números para ocupar el lugar, mientras que es muy posible que la directora de Epidemiología, Carolina Cudós, ocupe su lugar luego de presentar la renuncia el 1 de junio.