03|12|2021

Ni abstencionismo ni apatía: las PASO pasaron el examen en Santa Fe

A pesar de las numerosas versiones de una caída abrupta en la participación electoral, las PASO realizadas el12 de septiembre en todo el país reflejaron en la provincia de Santa Fe una continuidad de la tendencia de los últimos años. Si  bien ha descendido nuevamente el porcentaje de santafesinos habilitados que concurren a votar, la tasa de descenso entre elecciones permanece relativamente constante, sin registrarse cambios significativos en el abstencionismo electoral.

 

Así, en la ciudad de Rosario la participación cayó del 69,51% en las PASO de 2017 a 65,73% en 2019, una caída de 5,75%, mientras que en las recientes elecciones la participación fue del 60,2%. Por su parte, en ciudad de Santa Fe, con valores algo mayores, la tendencia se repite: en 2017 concurrió a votar el 71,28%, en 2019 el 67,44%, y recientemente poco más del 62%.  

 

Al  observar  este  indicador en cada uno de los departamentos, en 13 de los 19 la participación supera el  65% y sólo en Rosario y La Capital cae  por debajo del  62%. El peso de  estos dos que juntos representan más del 50% del padrón, condicionando el valor alcanzado en el promedio provincial.

 

Desde Doxa Data Consultores realizamos a principios de agosto estudios de opinión pública que reflejaron esta tendencia: la participación electoral iba a estar dentro de los parámetros normales, a pesar de la pandemia y de tratarse de elecciones primarias e  intermedias,  despejando las dudas respecto una manifestación de “bronca con el sistema” o “desafección política” a través de la no concurrencia a votar.

 

Tampoco se observó, a  diferencia de lo ocurrido veinte años atrás en 2001, un aumento exponencial del voto en blanco o nulo. Este dato confirma lo expuesto más arriba y lo relevado por nuestros estudios de opinión: en general, más del 85% de los santafesinos conocían las precandidaturas a cargos nacionales y locales y tenían preferencias definidas. Sólo un porcentaje menor optó por el voto en blanco, principalmente en  las  categorías locales, pero manteniéndose en el promedio de las ultimas tres elecciones PASO.  

 

«Más del 85% de los santafesinos conocían las precandidaturas a cargos nacionales y locales y tenían preferencias definidas»
Algunas lecturas

El Frente de Todos se impone a Juntos por el Cambio únicamente en los departamentos Vera, San Javier, Garay, San Lorenzo y Rosario, por menos de 1%, a excepción de Garay y  San  Javier, departamentos que representan menos del 2% del  padrón provincial. Todos departamentos con senadores departamentales oficialistas. Como sostuvimos desde Doxa Data durante los meses de campaña, la vacunación no iba a configurarse como un factor motivacional en el largo plazo. Una vez cubierta esa necesidad, variables como el bajo nivel de aprobación de la gestión nacional, principalmente, y la lenta recuperación de la gestión provincial, sumado a la percepción por más del 75% de la población de la situación económica actual como mala o muy mala y la preeminencia de expectativas negativas para los próximos meses, fueron determinantes a la hora de decidir el voto en gran parte del territorio provincial.

 

Marcelo Lewandowski, precandidato más votado, obtiene el 20% de los votos a nivel provincial, ubicándose por encima de la media en Rosario, San Lorenzo, Constitución y San Jerónimo. Dentro de la interna, la gran performance en Rosario explica una parte importante del contundente triunfo sobre Agustín Rossi, pero también debe marcarse la fuerte adhesión en departamentos donde el Frente de Todos no registró buenos números globales, como en San Jerónimo e Iriondo. En los estudios realizados por Doxa Data destacábamos la muy buena imagen personal entre quienes dicen conocerlo, principalmente en el departamento Rosario, y el alto nivel de desconocimiento aun presente en muchos departamentos del interior, inclusive en la capital provincial. Este factor puede marcar un sendero de crecimiento auspicioso para la fórmula oficial de cara a las generales de noviembre. Sin dudas, resulta difícil pronosticar una recuperación de la magnitud requerida para que el Frente de Todos retenga las dos bancas en el Senado, a pesar de la heterogeneidad del voto presente en las cuatro fórmulas de Juntos por el Cambio y las dificultades lógicas para consolidarlo en noviembre.

 

En los departamentos con senadores provinciales de la Unión Cívica Radical, Juntos por el Cambio obtuvo un promedio del 47% de los votos, siete puntos porcentuales más que el total provincial. Dentro de este universo, particularmente es relevante el resultado registrado en General Obligado (56,1%) y General  López (51,2%), dos departamentos que además representan juntos más del 10% del padrón provincial.

 

El categórico triunfo electoral de Juntos por el Cambio en esos dos departamentos, donde aventaja al Frente de Todos por casi 30 puntos porcentuales, junto a la victoria por  un  margen menor, pero en votos nominales igualmente significativa, en el departamento La Capital, y la derrota por escaso margen en San Lorenzo y Rosario,explican gran parte de la diferencia consolidada a nivel provincial.