26|1|2022

Pichot y el vestuario de la inversión del siglo

01 de noviembre de 2021

01 de noviembre de 2021

El ex-Puma le acercó la idea del hidrógeno verde a Vitobello, que armó la videoconferencia entre el Presidente y un magnate australiano. El rol de Kulfas.

GLASGOW (Enviada especial) Pasó casi un año y medio desde que el excapitán de los Pumas Agustín Pichot hizo contacto con el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, para llevarle el interés del magnate australiano Andrew Forrest en hacer inversiones en Argentina en materia de lo que se conoce como energías limpias.

 

El Gobierno atendió la propuesta y puso a explorar el tema al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Meses después, el 1 de noviembre de 2020, exactamente un año antes de que el anuncio se materializara en el marco de la cumbre sobre cambio climático que se celebra en esta ciudad, el presidente Alberto Fernández mantuvo una videoconferencia con Forrest, titular de la compañía Fortescue para América del Sur, de la que participaron Kulfas y Pichot.

 

Las reuniones de trabajo se sucedieron durante un año desde aquel primer contacto hasta esta cita cara a cara en Glasgow. Kulfas trabajó junto a Marcelo Kloster, asesor del Ministerio de Desarrollo Productivo, y a Pichot, en contacto permanente con Forrest.

 

El Gobierno tenía expectativas de hacer el anuncio durante la cumbre de Glasgow. Los números se fueron afinando en los últimos días. El monto inicial de inversiones previsto era más cercano a los 6.000 millones de dólares. La cifra final anunciada alcanza los 8.400 millones, la mayor en Argentina en lo que va del siglo XXI. El Presidente y la comitiva se enteraron de los números finales, tanto en materia de inversiones como en cantidad precisa de puestos de trabajo que podría generar en el país, en la misma reunión que se celebró aquí este lunes por la tarde.

 

La historia de Pichot con Forrest es una anécdota en sí misma y remite a la labor del ex-Puma como miembro del comité ejecutivo de Sanzaar, que nuclea a las federaciones de rugby del hemisferio sur, donde entran Sudáfrica, Nueva Zelanda, Australia y Argentina. Pichot estaba abocado a las finanzas y detectó que los números de Australia “no cerraban” porque el costo de los equipos era muy alto. Sanzaar decidió, entonces, pedirle a Australia que sacara un equipo y la federación eligió al equipo de Perth, de donde es originario Forrest. 

 

 

El magnate, fanático de su ciudad, decidió poner sus millones en juego para proteger al equipo de su ciudad, pero la decisión de Sanzaar ya estaba tomada. Fue Pichot quien lo llamó en 2016 personalmente para explicarle los motivos. Tuvieron una larguísima conversación telefónica. Después de un tiempo, Forrest lo invitó a su estancia en Perth, Australia, y así nació la amistad entre ambos. “Sos un apasionado de tu país, quiero que me ayudes a hacer algo por Argentina”, le dijo el magnate, uno de los donantes en caridad más importantes del mundo. 

 

El australiano le propuso hacer inversiones en materia energética en Argentina y le pidió que lo ayudara. Pichot, ajeno completamente al tema energético, rechazó primero la oferta, hasta que finalmente aceptó.