21|1|2022

Un Rocca apocalíptico se pregunta quién pagará la transición energética

18 de noviembre de 2021

18 de noviembre de 2021

El CEO avisó que la industria acerera no puede absorber los costos de la reconversión. Cree que la región tiene ventaja, pero "puede volverse ingobernable".

El capitán de Techint, Paolo Rocca, usó la platea de Alacero, la Asociación Latinoamericana del Acero en la que el holding juega de local, para pensar la transición energética, luego de la Conferencia sobre el Cambio Climático de Glasgow (COP26). Y, aunque destacó ciertas ventajas competitivas de la región, puso la mira en los costos que acarreará. "No tenemos margen para absorberlos", avisó. También advirtió que si los países no avanzan en la reindustrialización, la región podrá descontrolarse: "En los próximos diez años los países de América latina pueden volverse ingobernables", advirtió el industrial.

 

Sin menciones a las realidades específicas de cada país, Rocca se subió al discurso de Alacero, que sostiene que la región está en mejores condiciones que Europa y Asia para hacer la transición energética, por las fuentes de energía que emplea (gas, hidroeléctrica, biomasa, entre otras). Sin embargo, empieza a poner el ojo en los costos que implicará hacer el cambio y se pregunta quién se hará cargo, tanto entre los países como dentro de las cadenas productivas. "Cuando tenemos que modificar las matrices energéticas, los costos crecen. No está claro en qué medida toda nuestra cadena está dispuesta a absorberlo y trasladarlo al consumidor. No tenemos espacio para reducir nuestros márgenes. Podemos ejecutar con la mayor calidad de ingeniería y selección de proyectos la transición, pero no podemos financiarla. Y tampoco pueden los Estados, porque lo van a transferir vía impuestos a los consumidores", dijo. "Es una discusión que todavía no ha sido llevada adelante en los países".

 

La industria acerera se está recomponiendo y, afirmó Rocca, crece a niveles superiores a los de la prepandemia. Los balances de su holding lo corroboran. En el segundo trimestre, Tenaris ganó U$S294 millones, que contrastan con la pérdida de casi U$S500 millones del mismo periodo de 2020. Las ventas de tubos para la industria petrolera en América del Sur crecieron 38% contra el primer trimestre del año y 58% interanual. En Argentina, la venta de servicios para Vaca Muerta (un negocio nuevo del grupo) creció 121% anual. Los hornos de Siderar para abastecer a las industrias locales funcionan a pleno.

 

Con todo, Rocca cree que la región debe dar un paso más. "Hoy consumimos más acero per capita que antes de la pandemia, pero el consumo sigue siendo de 120 kilos en Brasil, 100 en Argentina, 80 en Colombia. No es nada en relación al consumo de Estados Unidos y Europa. Hay un espacio enorme para crecer", dijo, por el déficit de infraestructura de la región. En su opinión, no hacerlo puede ser costoso en términos institucionales. "Si no logramos cambiar estos patterns en los próximos 10 años, los países de América Latina van a ser ingobernables", advirtió.

 

Rocca promovió una política de relocalización de plantas, para no depender de la "confrontación" geopolítica entre Estados Unidos, Europa, Australia y China (su archienemigo geopolítico). Y para generar más riqueza, a la inversa del proceso de primarización de exportaciones que vienen dándose en la región. "En los 90, Brasil tenía 60% de sus exportaciones de origen industrial y hoy son el 40%. Lo mismo ha pasado en Argentina.. Hoy podemos proponer acero con emisiones sustancialmente inferiores al que proponen China, otros países asiáticos, Japón o Europa. Hay que aprovechar esto, pero las empresas privadas deben hacerlo, y trabajar con los gobiernos para que las empresas puedan actuar", dijo. E insistió: "La falta de productividad, de educación y primarización de la economía no permiten una gobernanza, un progreso social, educativo y económico".