21|1|2022

Consenso cero: las leyes fundamentales de Fernández, con pronóstico reservado

18 de noviembre de 2021

18 de noviembre de 2021

El Presidente impulsa un puñado de proyectos estratégicos en un Congreso con clima hostil, que se acentuará luego del 10D. Diálogo arduo y tiempos largos.

Hasta que cambie su composición el próximo 10 de diciembre, el Congreso de la Nación transitará los próximos 23 días entre los intentos del Frente de Todos (FdT) para ordenar la agenda legislativa y el empeño de Juntos por el Cambio (JxC) para marcarle la cancha. El presidente Alberto Fernández ya extendió el período de  sesiones ordinarias hasta el 31 de diciembre. Existen chances de que también convoque a un período de extraordinarias, donde impulsará una serie de proyectos que definió como "muy importantes". Sin embargo, para llegar a esa instancia quedan algunos puntos por abordar, como el presupuesto 2022, que lleva dos meses sin tratamiento. Fue presentado el 15 de septiembre y el oficialismo hasta ahora no aportó señales sobre cuándo comenzará a tratarlo.

 

"Hay cinco o seis leyes que para mí son muy importantes y que tienen que ver con el futuro de la Argentina: la ley de Hidrocarburos, la Agroindustrial, Compre Argentino, Electromovilidad y la de la industria automotriz. Es todo lo que estamos esperando para poder movilizar la economía mucho más", enumeró el Presidente  y blanqueó su agenda de prioridades. Lo hizo este martes luego de la marcha a Plaza de Mayo organizada por la CGT y los movimientos sociales para conmemorar el Día de la Militancia.

 

Indiferente a ese temario, en el interbloque de JxC en la Cámara de Diputados creen que la postergación del plan de cuentas nacionales está vinculado al próximo envío al Congreso del "Programa económico plurianual para el desarrollo sustentable" que, según dijo Fernández en un mensaje grabado el domingo último tras el cierre de los comicios, enviará en la primera semana de diciembre. La iniciativa genera interrogantes y posiciones dispares, porque buscará plantear metas macroeconómicas hasta 2023, cuyo tratamiento sería previo al último tramo de la negociación que mantiene el gobierno con el Fondo Monetario Internacional. 

 

Tanto el Presupuesto, como el "programa plurianual" y el desenlace de la renegociación de la deuda externa pueden hegemonizar los próximos tres meses de trabajo legislativo. En esa línea de tiempo van a cambiar las mayorías en el Senado, el oficialismo perderá el cuórum en la Cámara alta y en Diputados se reeditará una frágil paridad, en la que el FdT tendrá 118 bancas y JxC llegará a las 116. 

 

La víspera de ese camino imprevisible estuvo signada este jueves por un clima hostil que anticipa lo que vendrá. El oficialismo avaló hoy en la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, que preside Marcos Cleri (Frente de Todos), un conjunto de decretos de necesidad y urgencia dictados por el Poder Ejecutivo desde diciembre de 2019, sin la presencia de la oposición, que se retiró de la reunión tras plantear sus cuestionamientos al debate en bloque de esas normas. La reunión se desarrolló en el Salón Eva Perón del Senado con la presencia de representantes del oficialismo pero sin figuras de la oposición, que expresaron su rechazo a debatir en una sola reunión los decretos y se retiraron del encuentro.

 

El descontento opositor trascendió las paredes del palacio legislativo. La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, se sumó a los cuestionamientos a través de su cuenta de Twitter al afirmar que "el Gobierno comienza la llamada nueva etapa con atropello institucional y rompiendo la posibilidad de acuerdos en el Congreso".

 

"El kirchnerismo tiene capacidad de daño hasta el 10 de diciembre", auguró la exdiputada, en una síntesis de las dificultades que tendrá el diálogo político que busca impulsar el oficialismo.

 

La senadora oficialista Anabel Fernández Sagasti rechazó las imputaciones de JxC ."No vamos a permitir que una vez más, desde la oposición, se señale al oficialismo como los que cotidianamente estamos atentando contra la constitucionalidad porque se cargaron 19 leyes y 150 modificaciones. Les pido criterio y memoria", aseveró.

 

En ese marco, con los temas vinculados a la deuda y el Presupuesto en el futuro inmediato, la agenda para avanzar con los proyectos del Ejecutivo quedará, con suerte, para  las  eventuales sesiones extraordinarias, aunque en el oficialismo apuestan a adelantar el trabajo en comisiones. El Gobierno sostiene que son textos consensuados en el Consejo Económico y Social, en un intento de mostrar que ya cuenta con el apoyo de las empresas y los gremios en temas estratégicos para los que solo faltaría el aval de la oposición.

 

Este jueves, el titular del Consejo Económico y Social (CES) y secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, destacó el proceso de diálogo que se lleva a cabo en ese ámbito entre el Estado, el sector privado y los diferentes sindicatos al asegurar que se están alcanzando acuerdos “para la próxima década” y no para “el mes próximo” que "otorgan reglas de juego previsibles para cada uno de los sectores productivos", y ponderó esos acuerdos sectoriales como sustento de la agenda parlamentaria que el Gobierno quiere llevar al Congreso.

 

Hasta ahora el principal interbloque opositor está dispuesto a ofrendar un gesto provisorio: dará cuórum para sesionar, pero los temas a tratar serán parte de una intrincada negociación que, según admiten distintas fuentes, está en pleno desarrollo.