20|1|2022

La UCR moldea bloques propios en municipios PRO

18 de noviembre de 2021

18 de noviembre de 2021

El partido centenario apuesta fuerte a 2023. A días de la elección, en varias comunas amarillas cranean bancadas puras dentro de un interbloque Juntos. Voces.

En línea con la prédica de sedimentar una “identidad propia” del radicalismo dentro de la alianza opositora con perspectivas de liderar una propuesta de gobierno en 2023, son numerosos los armados UCR que, en municipios al comando del socio PRO, ya trabajan para marcar diferencia con movimientos concretos. El primero de ellos tiene que ver con el encuadre legislativo de aquellas bancas que estarán ocupadas por boinablancas en los concejos deliberantes a partir del 10 de diciembre.

 

Ya existen casos de distritos amarillos donde la fisonomía deliberativa frentista es mediante un interbloque conformado por distintas bancas en las que cada fuerza sostiene su identidad. El caso paradigmático es General Pueyrredón (Mar del Plata), donde el interbloque de JxC está nutrido por Vamos Juntos (de ascendencia PRO), la UCR (que además allí preside el Concejo) y la Coalición Cívica. En otras comunas, donde el liderazgo amarillo asomaba más acentuado, esa mecánica no se daba. Pero en esta etapa, camino a 2023, las cosas cambiaron.

 

Junín

En el distrito administrado por el macrista Pablo Petrecca, el titular de la UCR Junín y concejal electo, Juan Pablo Itoiz (Evolución), dijo a Letra P que, de acá en más, su partido tendrá  “una fuerza considerable dentro del Concejo Deliberante porque del bloque de 11 concejales a partir de diciembre, cuatro son radicales, eso nos posiciona”.

 

Actualmente, las diversas líneas del cambiemismo local confluyen en un mismo bloque de JxC en el Concejo. Consultado sobre la posibilidad de que, a partir del 10 de diciembre, exista una bancada radical pura dentro de un interbloque de Juntos, Itoiz afirmó: “Es un análisis que estamos haciendo y una alternativa que manejamos”. Y argumentó: “El radicalismo tiene su propia identidad, proyectos y objetivos a 2023”.  

 

Al enfatizar que la UCR “recompuso su relación con la sociedad” y demostró “que sigue teniendo potencia electoral”, el titular del comité juninense señaló que en el distrito aspiran a “que el radicalismo esté en la conversación en 2023, que haya un candidato a intendente que represente nuestro partido”.

 

9 de Julio

Con mayor contundencia se avizoran los objetivos radicales en 9 de Julio, donde Ignacio Palacios (Evolución) no solo ganó la interna de septiembre frente a la lista bendecida por el intendente PRO Mariano Barroso sino que, en estas generales, la nómina que lideró cosechó más del 61%, superando por casi 37 puntos de diferencia al FdT.  

 

“En principio, fue muy importante la interna en el espacio, esto hizo que se discutan los liderazgos, las formas del frente y que más gente se incorpore y agrande nuestro caudal”, resaltó a Letra P Palacios, quien, tras ponderar “el trabajo realizado durante varios años” en el distrito por su espacio, sostuvo: “Tuvimos una elección histórica que nos pone a liderar el frente y trabajar para generar una alternativa en 2023”.

 

A partir del 10 de diciembre, el radicalismo en 9 de Julio queda con seis bancas en el Concejo, superando al PRO (con cinco). Ante ese cuadro, es una posibilidad concreta que la UCR avance en la conformación de una bancada propia dentro de un interbloque de Juntos.

 

Olavarría

A pesar del triunfo marcado de Juntos en el distrito olavarriense, por escaso margen no pudo ingresar Belén Vergel, que había liderado la boleta de Dar el Paso pero que, por cuestiones de integración y cupo, quedó en séptimo lugar, sin lograr acceder al recinto. Quien sí ingresó por ese espacio -al ubicarse en tercer lugar de la lista local de Juntos- fue Sebastián Matrella, titular de la Rural olavarriense, que decidió este año incursionar en el ámbito político, más allá de su filiación radical de larga data.

 

La conducción del radicalismo local viene marcando desde hace años diferencias con respecto al socio PRO que comanda la comuna con el intendente Ezequiel Galli. Bajo ese esquema, es una posibilidad concreta que Matrella tenga un monobloque dentro del recinto: “Todavía no se ha cerrado, pero seguramente sea así, un bloque del radicalismo dentro de un interbloque de Juntos”, sostuvo Matrella a Letra P, con foco en consolidar el sello partidario: “Tener identidad propia, poder tener opinión y aportar dentro del espacio con una mirada radical”, ahondó. En ese sentido, el dirigente de extracción ruralista bregó por “aprovechar el crecimiento que tuvo el radicalismo en esta elección” y analizó que su partido “está en condiciones de presentar un candidato a intendente en 2023”.

 

Coronel Rosales

En Punta Alta, no hay una decisión tomada, pero voces cercanas al comité local confiaron a Letra P que “todo se encaminaría a existir un interbloque”. Advierten que el radicalismo quedaría a partir del 10 de diciembre con tres bancas de su extracción, pero que una de ellas, ocupada por Iván López Bruzzese (con mandato hasta 2023) “abreva” con el PRO y recuerdan que está reemplazando a un dirigente amarillo que recaló en la gestión de Mariano Uset.

 

Al momento, los diversos sectores confluyen en un mismo bloque, por lo que, de generarse una bancada radical pura, de un lado y otro, estiman que la UCR tendría dos representantes: Liliana Taboada y Néstor Martínez, mientras que López Bruzzese quedaría en el ala del municipio. En la UCR rosaleña sostienen que, con la elección de Facundo Manes en el distrito, “soplan vientos de triunfalismo” en Punta Alta. A futuro, la premisa mirando hacia la coalición es “juntos sí, mezclados no”. Afirman que “para nada” son tenidos en cuenta por el intendente local. De todas formas, no cierran la posibilidad de un acuerdo con el socio PRO. “El intendente podría llamar al diálogo y eso podría mejorar algunas cuestiones. Lo que falta es diálogo”.

 

Excepciones

Estos movimientos tendientes a diferenciar las aguas en el mar legislativo local no se avizora en algunas comunas bajo el mando PRO donde la sintonía más afinada entre amarillos y boinas blancas hace que no hayan madurado aún decisiones de ese tenor. En Pergamino, por caso, donde el comité local está al mando de Juan Manuel Batallanez, uno de los funcionarios de confianza del intendente PRO Javier Martínez, voces del partido centenario afirmaron a Letra P que "por ahora no se piensa en un bloque independiente" y destacan que, a partir del 10D, el "bloque de Juntos tendrá 12 integrantes".

 

En Bahía Blanca, en tanto, fuentes del radicalismo local supeditan maniobras de ese tenor a cómo se mueva el partido en los estratos superiores. Mientras tanto, se ilusionan con que la posible designación de Marcos Streitenberger como secretario de Gobierno de Héctor Gay (PRO) redunde en ganancia para la UCR en el Concejo, ya que uno de sus correligionarios sería el reemplazo del mencionado edil amarillo.