24|11|2021

Kulfas, Feletti, Domínguez y otro show del gabinete sin cabeza

24 de noviembre de 2021

24 de noviembre de 2021

La discusión sobre las retenciones a las exportaciones de carne disparó un nuevo enredo en el Gobierno, mientras la inflación quema. 

La falta de coordinación que sufre el área económica del Gobierno volvió a ponerse de manifiesto esta semana a propósito de un nuevo aumento del precio de la carne y de la eventual decisión oficial de aumentar las retenciones a las exportaciones del sector. El cruce de declaraciones dejó enredados a los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Agricultura y Ganadería, Julián Domínguez, y al secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, en un nuevo episodio del gabinete sin cabeza que Letra P ya había descripto hace un mes

 

Todo se inició durante el fin de semana, cuando Feletti fue consultado en una entrevista concedida a Página 12 por la suba de la carne en el mercado local. “Si queremos asegurar carne, pollo, pan y leche tenemos que desvincular los precios internos de los internacionales”, respondió el supersecretario, que asumió el 12 de octubre con la misión de domar los precios de la canasta básica a fuerza de congelamientos, regulaciones y fiscalización en los barrios. Empoderado por el aval de la vicepresidenta Cristina Kirchner para su nombramiento, el protagonismo del funcionario arrancó el minuto uno de su gestión y terminó de empañar la potestad sobre el área de su superior directo, Kulfas, que ya bastante renegaba en los tiempos de Paula Español y que en el último mes directamente pareció tirar la toalla.

 

Las palabras de Feletti alteraron a las exportadoras y pusieron en aprietos a Domínguez, máxima autoridad del área, que este martes participó del encuentro de fin de año de las cuatro cadenas agrícolas, Acsoja, Asagir, Argentrigo y Maizar. El dirigente chacabuquense eludió referirse al tema durante su discurso en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. En cambio, desplegó su mantra dialoguista con el que tendió puentes con el campo desde la época que siguió a la guerra gaucha de la 125, en 2008. "No me van a encontrar en discusiones políticas. No se me pidió y no se me convocó para hacer política. Se me convocó para que, a partir del diálogo, desarrolle las mejores capacidades productivas del sector", dijo Domínguez. Consultado por la prensa luego del evento sobre los dichos de Feletti, rechazó hablar sobre el tema. Sin embargo, unas horas antes, el dirigente agropecuario y extitular de la Federación Agraria Argentina Eduardo Buzzi sostuvo, en declaraciones radiales, que el ministro descartaba un aumento de los derechos de exportación: "Hace poco terminé de hablar con Julián Domínguez y dice que no está pensando en subir las retenciones a la carne", lanzó Buzzi en radio Con Vos.

 

Para completar las idas y vueltas gubernamentales, este miércoles Kulfas directamente cruzó a Feletti y dijo que el funcionario "tuvo una actitud que no es la más indicada”.

 

“Feletti, el domingo en una entrevista, estaba analizando opciones y teorizando. A lo mejor tuvo una actitud que no fue la más indicada, porque no es lo más apropiado esto de pensar en voz alta siendo un funcionario”, se diferenció el ministro de su ¿subordinado? en declaraciones a radio La Red.

 

En este sentido, dijo que "de ninguna manera" hay una decisión tomada sobre una eventual suba de retenciones a la carne y explicó que "lo que se está haciendo es analizar diferentes alternativas”.

 

Con el ministro de Economía, Martín Guzmán, metido de lleno en la negociación por la deuda con el Fondo Monetario Internacional, y mientras el titular del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, lidia a diario con un nivel de reservas que abre interrogantes, el área económica del gobierno del Frente de Todos sigue jugando en dispersión. En algunos despachos oficiales hay quienes añoran las reuniones periódicas de gabinete económico que encabezaba Santiago Cafiero en sus tiempos de ministro coordinador y que buscaban administrar el rumbo de una gestión atravesada por las tensiones. Al menos, intentaba dar esa impresión.

 

La llegada de Juan Manzur a la Jefatura de Gabinete canceló esos encuentros y le dio rienda suelta al gobierno de Antón Pirulero.