24|11|2021

Crisis ambiental: crearán un observatorio para la Argentina

24 de noviembre de 2021

24 de noviembre de 2021

La iniciativa buscará monitorear la calidad del aire, reunir información y emitir alertas ante las autoridades cuando sea necesario. 

El Centro de Desarrollo y Asistencia Tecnológica (CEDyAT) y la Universidad de Rovira, de España, iniciaron trabajos en conjunto para crear un observatorio ambiental y social para la Argentina. La iniciativa “permitirá articular la ciencia, la tecnología y la sociedad a través de la conexión de redes entre gobiernos y organizaciones ambientales”.

 

El CEDyAT y la Universidad de Rovira trabajarán a partir de estaciones tecnológicas para monitorear en forma online la calidad ambiental del aire, centralizar la información y emitir alertas en los casos que sean necesarios a las autoridades competentes. El objetivo es “la mejora continua de la calidad de vida de la población, considerando la dimensión social, económica, ambiental e institucional”.

 

El observatorio suministrará soluciones a partir de las evidencias recolectadas y monitoreo de la biodiversidad, el diagnóstico de las limitantes y potencialidades territoriales, posibilitará compartir y divulgar recursos de datos, proponer lineamientos ambientales, desarrollar trabajos interinstitucionales e interdisciplinarios para la generación de proyectos o colaboración en actividades de interés para los sectores público y privado del país.

 

“La lucha contra el cambio climático es uno de los desafíos más importantes a los que debe enfrentarse la humanidad en el siglo XXI, demanda involucrarse en el proceso de cambio hacia una economía descarbonizada, diversificando la matriz energética”, expresaron las entidades que firmaron el acuerdo.

 

En esa línea, indicaron que la crisis ambiental es un problema que cuestionan los líderes políticos y que tiene a  la industria de los combustibles fósiles como “uno de sus mayores críticos, demorando acciones fundamentales para mitigar la acción climática”.

 

 “La intervención del sector académico y científico en el seguimiento de los conflictos ambientales permite garantizar la continuidad de políticas públicas, la resolución de los conflictos ambientales y la interpelación de las tomas de posición del poder público más allá de los cambios de administración. Como así también, prever acciones para para desarrollar los compromisos asumidos en la Cumbre sobre el Cambio Climático (COP 26)”, completaron.

 

Los informes recientes que evidencian la situación ambiental que atraviesa la Argentina desatacan que el Gran Chaco se encuentra entre uno de los 24 frentes de deforestación a escala global, y entre los nueve que están en América Latina, también que en la costa bonaerense, el 80 % de los residuos encontrados en las playas fueron plásticos”.

 

Además, remarcan que -desde la sanción de la Ley de Bosques Nativos en 2007- se perdieron 3.5 millones de hectáreas de bosques nativos y, con ellos, todos los beneficios asociados.