10|1|2022

Allanamientos y renuncias: se calienta la interna en Seguridad de Santa Fe

27 de noviembre de 2021

27 de noviembre de 2021

Las figuras que respondían al exministro Sain se fueron en bloque tras una serie de procedimientos judiciales por una causa de supuesto espionaje ilegal.

Más de diez figuras del Ministerio de Seguridad de Santa Fe que respondían al extitular de la cartera Marcelo Sain presentaron su renuncia este viernes en medio de un clima enrarecido por una serie de allanamientos por presunto espionaje ilegal en las oficinas de la administración provincial.

 

A la cabeza de las renuncias está el secretario de Seguridad, Germán Montenegro, hombre de estrecha confianza de Sain, quien mantenía un fuerte enfrentamiento interno con el ministro Jorge Lagna. Allegados a las personas renunciantes afirmaron que las dimisiones se produjeron el pasado martes. Sin embargo, la novedad se dio a conocer recién a última hora del viernes, después de los allanamientos.

 

Los procedimientos se llevaron a cabo en busca de evidencias sobre espionaje ilegal atribuidos al exministro sobre dirigentes políticos, empresarios y periodistas, entre otros. En el entorno de Montenegro sostienen que "se trata de una operación" en su contra pot la amarga interna que sostiene con Lagna, el hombre puesto por el gobernador Omar Perotti para suceder a Sain en marzo.

 

Junto a Montenegro presentaron su renuncia Maximiliano Novas (secretario de Coordinación Técnica y Administrativa), Emiliano Mongia (subsecretario de Prevención y Control Urbano), Pablo Alvarez (subsecretario de Investigación Criminal), Diego Llumá (subsecretario de Seguridad Preventiva), Carla Pecorini (directora provincial de Centros Territoriales de Denuncias) y Federico Llumá (director de Comunicaciones).

 

También presentaron su dimisión, Rodolfo Gallardo (director de la Agencia de Investigación Criminal); Sebastián Sánchez (director de Análisis Criminal); Ramiro Cortese (asistente técnico) y Nadia Schujman (asistente técnica).

 

Sain, ahora asesor de Aníbal Fernández en el Ministerio de Seguridad nacional podría ser acusado por "haber ordenado y posibilitado la realización sistemática de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la ley 25.520 y sus modificatorias, consistentes en la obtención de información, producción de inteligencia y almacenamiento de datos sobre
personas".

 

En el allanamiento en Rosario se encontró papel triturado que se presume es efecto de la destrucción apurada de documentos que podrían constituir más pruebas. Según informó el diario La Capital, al parecer Sain acumulaba información sensible sobre distintas personalidades de la provincia, presumiblemente para realizar eventuales "carpetazos".

 

El ex ministro "hacía una ficha de cada persona con la que trataba o tenía algún cruce", y en ese aspecto habría "carpetas" sobre legisladores, empresarios, gremialistas, funcionarios
judiciales y periodistas. Uno de los teléfonos celulares secuestrados en el allanamiento es el de Montenegro, hombre de su estrecha.