25|11|2021

“Tenemos que mejorar la gestión”

ENTREVISTAS

05 de noviembre de 2021

05 de noviembre de 2021

El candidato del FdT en la Quinta pide “agilidad” en la aplicación de políticas. Que la reactivación se vea en el bolsillo. Críticas a Montenegro. Objetivo MDQ.

Agilizar la aplicación de políticas públicas para que el crecimiento en la macro se traduzca rápido en el bolsillo de la ciudadanía. En ese aspecto se focaliza durante la charla con Letra P el candidato a senador del Frente de Todos (FdT) por la Quinta sección Pablo Obeid, que incluye en el “pendiente” de la salida de la crisis económica la razón central del “llamado de atención” del electorado en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Desde esa perspectiva, asegura en modo autocrítico: “Tenemos que mejorar la gestión, la gente nos vota para resolver problemas concretos”. Como sea, considera que la unidad de la coalición de gobierno no está supeditada al resultado del 14-N.

 

Titular de la regional marplatense de Anses y dirigente de La Cámpora, Obeid enfatiza en la necesidad de aceitar en el próximo año y medio las acciones para “transformar los planes en empleo genuino”. En esa línea, arremete contra el intendente Guillermo Montenegro (PRO) por “bloquear” las iniciativas del FdT en materia laboral en una ciudad que está “en el podio del desempleo”.

 

En el plano político, considera que el hecho de que el peronismo nunca haya gobernado Mar del Plata en la historia democrática reciente “ha creado esa sensación de que no se puede ganar”, pero indica que el FdT apuesta a “conducir una propuesta de gobierno”. No duda: “Muchos de los sectores que hoy eligen a Juntos, nos acompañarán en 2023”.

 

-¿Qué faltó, en qué fallaron en las PASO?

 

-El electorado valoró la política sanitaria, pero queda pendiente la recuperación económica. Para eso el electorado nos dio el voto de confianza en 2019, para salir de la situación provocada por el macrismo. Eso sigue pendiente. Fue un llamado de atención.

 

-¿Cómo encaran este segundo tramo hacia las generales?

 

-El Gobierno escuchó, realizó cambios y estamos saliendo a buscar y renovar ese voto de confianza.

 

-¿Los cambios en los gabinetes y las medidas económicas serán suficientes?

 

-Eran necesarias. Son la base de lo que necesitamos; un modelo macroeconómico que permita un crecimiento, pero una instrumentación de las políticas públicas con una agilidad que permita que ese crecimiento llegue rápidamente al bolsillo de los ciudadanos.

 

-En 2019, Mar del Plata alcanzó la cifra récord de 13,5% de desocupación. Sin embargo, en el distrito volvió a ganar JxC. ¿Cómo se explica?

 

-La primera gestión de Cambiemos, de Arroyo, fue tan mala que ahora las encuestas indican que la gente ya no espera nada o muy poco de la política. Entonces, una gestión como la de Montenegro, que también es muy mala pero no tuvo ningún escándalo y tiene un buen esquema comunicacional, pasa sin mayores sobresaltos. Y se ha enfocado en polarizar con el Gobierno.

 

-¿En qué aspectos considera deficitaria la gestión Montenegro?

 

-En términos financieros, están desequilibrados los números. Montenegro aumentó la planta política 40%, no hizo inversión en área alguna, salvo en su política comunicacional. Bloqueó iniciativas nuestras tendientes a resolver el problema de la falta de trabajo en Mar del Plata. El distrito tiene un presupuesto de $22 mil millones y no hay una sola propuesta municipal que no sea lo que hace con fondos nacionales o provinciales.

 

-¿Qué tipo de oposición imagina en los próximos dos años?

 

-Se manejan por encuestas y focus group. No tienen problema en decir que las vacunas son veneno y al mes siguiente que son pocas las que llegan. Van acomodando su discurso a lo que las mediciones le digan. Después, cuando les toca gobernar, siguen otra hoja de ruta. En los próximos dos años, se van a oponer a todas las propuestas de reactivación diciendo lo que les parezca, como Macri diciendo que en cinco minutos arreglaba la deuda que dejó con el Fondo.  

 

-¿La unidad del FdT está supeditada al resultado de la elección del 14?

 

-No. La unidad no está en discusión ni en tela de juicio. El peronismo funciona de esa manera; las distintas visiones debaten a la luz pública. Es una forma de debatir de un espacio heterogéneo en proceso de construcción; esa es la riqueza que tiene y no la debilidad. Sí tenemos que mejorar la gestión porque la gente nos vota para resolver problemas concretos y el futuro de nuestra fuerza política es poder resolverlos. Es tener buena calidad de gestión.

 

-¿Por dónde pasa esa calidad de gestión? ¿Por sumar nuevos nombres, por políticas más acentuadas…?

 

-No sé si pasa por nombres en particular. Los que tenemos experiencia de gestión, sabemos que es una combinación de la decisión de hacer las cosas, de tener presupuesto y mecanismos aceitados, porque el Estado tiene sus vericuetos. Políticas hay un montón, tanto en la Provincia como en la Nación, lo importante es que, si eso no llega a la fábrica y no genera una inversión, queda en una buena idea, pero no se traslada. Ahí es donde hablamos de cómo transformar los planes en empleo genuino. Eso necesitamos que esté bien aceitado el próximo año y medio.

 

-¿Cuál es el horizonte político del FdT en Mar del Plata?

 

-El peronismo dejó de ser una fuerza minoritaria o que acompañaba supeditado a otros. Ahora quiere de manera frentista conducir una propuesta de gobierno. En la gestión de ámbitos provinciales como el Puerto y Punta Mogotes, estamos demostrando la vocación de construir lo que falta y no administrar lo que está. Mar del Plata quedó anclada en los ’80 y es responsabilidad de quienes gobernaron. Nuestro bloque de concejales ha ganado centralidad en la política local, eso se profundizará y, así como no dudamos que nuestra propuesta es mucho mejor de la que encarna Montenegro, creemos que muchos de los sectores y gente que hoy eligen a Juntos nos acompañarán en 2023.

 

-¿Cómo van a avanzar en esa unidad teniendo en cuenta que algunos dirigentes plantearon críticas a la forma de construcción del FdT local?

 

-El FdT tiene una heterogeneidad que excede al PJ. Hemos convocado no solo a los distintos sectores de ese peronismo, hacia las generales se han sumado dirigentes que estuvieron en opciones que no pasaron las PASO y se sienten de raigambre peronista. Hay que seguir sumando para llegar al municipio. Lo que ponemos como proa es convocar a todos aquellos que sienten que podemos conducir ese proceso. Hay mucha historia de derrota y de jugar de segundos y nosotros queremos un peronismo que gane. En esa vocación, hay quienes vienen desde distintas corrientes ideológicas del PJ y lo podemos congeniar con sectores que no se reconocen peronistas. Este espacio está creciendo y es lo que le da riqueza a la propuesta.