15|5|2022

Manes, a paso silencioso en medio del fuego cruzado por el Comité Nacional

15 de diciembre de 2021

15 de diciembre de 2021

Mantiene distancia de la pelea Morales vs. Lousteau. Se enfoca en el armado de equipos y en un Juntos de “centro-popular”. Plan nacional, agenda y objetivos.

Con la misma receta que aplicó durante la tempestad desatada por la fractura del bloque en la Cámara baja nacional, Facundo Manes mantiene distancia del fragor de la rosca y, más aún, de las declaraciones altisonantes de cara a la renovación de autoridades en el Comité Nacional de la UCR. No parece ser casual que el mismo viernes en que el grueso de sus correligionarios se sumerja en la discusión por la futura conducción del partido –la cual transitará el camino clave a 2023– el flamante diputado nacional por la provincia de Buenos Aires esté en Rosario, donde coprotagonizará actividades con el intendente de esa ciudad, su amigo Pablo Javkin.

 

Si bien apoya a Gerardo Morales en los mismos términos de alineamiento sectorial que lo ubicó en la bancada liderada por Mario Negri, el posicionamiento distante del neurólogo en medio del fuego cruzado es analizado por quienes sintonizan con él dentro del partido como una clara intención de no embarrar ni desgastar la autoconstrucción de un perfil que pregona el alejamiento de las “viejas prácticas” y que clama por la búsqueda de acuerdos. Con esas consignas frescas de la reciente campaña que lo catapultó al Congreso, una disputa de este tenor entre el gobernador jujeño y el senador porteño Martín Lousteau podría generar una erosión innecesaria a una figura que tiene en su mirilla un objetivo mucho más grande que el escaño que comenzó a ocupar días atrás.

 

Quienes frecuentan a Manes y gente de su entorno permanente advierten resquemores por el proceder de la dirigencia de Evolución en un contexto donde “la mayoría” banca a Morales. Aseguran que el mensaje formal a las diversas líneas internas insta a poner paños fríos y sostienen que esta escalada de tensión perjudica al partido. En todos los sectores “hay gente valiosa” para trabajar, en conjunto, la construcción de un candidato a presidente radical para 2023.

 

En parte, la reticencia de Manes a jugar fuerte por Morales se explica en las aspiraciones del jujeño de ir por el sillón principal de la Casa Rosada. “Somos varios dirigentes los que tenemos expectativas a 2023”, subrayó Morales a Letra P, precisamente, en el marco del acto del radicalismo en Ferro, donde el neurólogo comenzó a perfilarse como presidenciable. De todos modos, en aquella oportunidad, el jujeño aclaró: “Los radicales vamos a ponernos de acuerdo”.

 

Más allá de lo que deparen los próximos años en ese aspecto, voces del esquema partidario aseguran que el neurólogo ya enfoca sus recursos cognitivos a robustecer su imagen nacional, confeccionando equipos para la generación de proyectos legislativos y para extender lazos dirigenciales en diversos rincones del país.

 

En términos políticos, uno de los principales objetivos pasará por ampliar la coalición opositora, orientándola a la desembocadura de un espacio de “centro-popular” que evite que Juntos se transforme en un frente que pacte con la ultraderecha. Fuentes radicales avizoran algo de eso en la movida de este viernes con Javkin, uno de los nombres que encabezarían la agenda de Manes para esa ampliación de Juntos. Antes de definir su ingreso a la arena política, el neurólogo fue tres veces a Rosario en tiempos de campaña del hoy intendente. Esa amistad podría ser el puente de plata para que el rosarino vuelva al espacio.

 

Con el lema de renovación que impregnó su irrupción (pero el que también esgrime Lousteau por estos días de disputa), Manes se saca fotos con la nueva conducción de la Juventud Radical que desplazó al armado de Evolución. La afinidad con la JR es importante para la construcción futura del neurocientífico. 

 

En ese enfoque de “centro-popular”, Manes intentará atraer parte del electorado que en 2019 confió en Alberto Fernández. En su comando analizan que el 70% del electorado está abierto a una oferta “superadora de la grieta”. Quienes simpatizan con una proyección presidencial del neurólogo saben que, para lograr eso, hay que tener “pericia, inteligencia y mucho trabajo”, pero no dudan en que buena parte del electorado “está huérfano de líderes”.

 

Por lo pronto, luego de unos diez primeros días de descanso en 2022, el diputado nacional ya tiene algunos hitos en su agenda política: Cruz del Eje, el 17 de enero, donde visitará la casa del expresidente radical Arturo Illia. Luego hará otras actividades –ligadas a la innovación tecnológica– en la provincia mediterránea. Más tarde, también en la segunda quincena de enero, recorrerá Mar del Plata, vidriera veraniega impostergable para cualquiera que tenga apetencias políticas.