27|1|2023

"Ojalá nunca más nadie le baje la jerarquía a las políticas de género"

27 de diciembre de 2021

27 de diciembre de 2021

Abogada, es la nueva ministra de Igualdad, Géneros y Diversidad de Santa Fe. Reivindica el trabajo de estos dos años y la jerarquización del área.

El gobernador Omar Perotti movió finalmente fichas en su gabinete y desde este jueves la abogada Florencia Marinaro es la nueva ministra de Igualdad, Género y Diversidad de Santa Fe. Reemplazará a Celia Arena, quien asumió en la cartera de Gobierno, y ya era parte de la gestión. Marinaro destacó, en diálogo con Letra P, que su designación es un gesto del mandatario hacia ese “equipo fundacional” que desde 2019 comenzó a institucionalizar las políticas de género en la provincia. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Cabe recordar que el área ha ido adquiriendo mayor rango hasta ser elevada finalmente este año a Ministerio. Pese a las controversias que provoca la figura del rafaelino en el movimiento de mujeres, fueron varios los gestos políticos que tuvo en esa línea. "Hemos demostrado que más allá del ataque personal al gobernador, somos parte de un proyecto político, que él encabeza, que demostró con hechos y políticas que nada de lo que se había avanzado en derechos se iba a sacar", afirmó Marinaro.

 

La flamante ministra resaltó los logros del área en los primeros dos años de la gestión de Perotti y enumeró los desafíos que se vienen. "Que lo que funciona bien, siga mejor", destacó y enumeró, entre los ejes principales del segundo tiempo, las tareas de cuidado, la violencia laboral y el fortalecimiento de municipios y comunas para acompañar el Sistema de protección contra las violencias. 

 

-¿Cómo se presentaría ante los que todavía no conocen su trayectoria?

 

-Me defino siempre como militante, política y del movimiento de mujeres. Circunstancialmente al proyecto político que pertenezco le toca gobernar y asumo el cargo que me designó el gobernador con mucha responsabilidad. Estoy contenta no sólo en términos personales sino colectivos. En mi persona se reconocen muchas mujeres y jóvenes de mi generación, es importante que quienes nacieron en democracia y eligieron la política como forma de vida estén en los máximos niveles de jerarquía. 

 

-¿Qué balance hace de estos dos primeros años de gestión en la cartera?

 

-El balance es muy positivo y no lo digo como opinión sino por lo que fuimos construyendo. Iniciamos en diciembre de 2019 creando una estructura de tercer nivel de gestión, de otro ministerio, y de la nada creamos una Secretaría de Estado con rango ministerial dándole una impronta a las políticas de género y diversidad sexual que no habían existido nunca en la máxima jerarquía de un gobierno provincial. Con el tiempo, el gobernador decidió cambiar la ley de ministerio y nombrarlo como Ministerio de Igualdad, Género y Diversidad. Llevamos a cabo políticas como la Ley Micaela, el área de violencias por motivos de género, la impronta en diversidad sexual como el cupo laboral trans, el EEMPA para personas trans travestis, entre otras. Institucionalizamos en la máxima jerarquía estas políticas, que llegaron para quedarse y que esperamos que sean la base de las nuevas gestiones que vengan. Ojalá nunca más nadie le baje la jerarquía a un área que está en amplio crecimiento.

 

-¿Qué lugar hay para las políticas de género en el presupuesto 2022?

 

-Este año estamos ejecutando el primer presupuesto con perspectiva de género, presentado el año pasado. Fueron 13 programas de ocho ministerios y empieza también toda la etapa de evaluación de las metas físicas, donde por primera vez se va a medir qué programas de Gobierno y qué políticas contribuyeron a cerrar las brechas de desigualdad. Estamos con la primera prueba de este año y ya para 2022 el proyecto que presentó el Ejecutivo abarca el 75% de los ministerios con programas que tienen perspectiva de género y están incorporados dentro del PPG. Es algo que va creciendo con el tiempo y el año que viene lo vamos a seguir profundizando. En su momento, llevar las políticas públicas con perspectiva de género a todas las áreas de gobierno fue una decisión muy fuerte de Celia.

 

-¿Cómo es su relación con el gobernador Perotti?

 

-Yo vengo de la militancia política, al gobernador lo conocía pero tuvimos mucha más relación en la campaña del 2019. En ese momento yo era la apoderada de lo que era el Frente de Todos a nivel nacional y el Frente Juntos a nivel provincial. Entablé una relación de mucho cariño y confianza con él y también con Celia Arena. Fue un desafío enorme sumarme a la gestión con la Secretaría de Estado y también echar por tierra a todas las versiones que se dieron durante la campaña respecto de nuestro gobierno. Hemos demostrado que más allá del ataque personal al gobernador, somos parte de un proyecto político, que él encabeza, que demostró con hechos y políticas que nada de lo que se había avanzado en derechos se iba a sacar. Al contrario, seguimos avanzando. 

 

«Ojalá nunca más nadie le baje la jerarquía a un área que está en amplio crecimiento.»

-Los temas de género suelen generar resistencia en algunos sectores de la sociedad. ¿Cómo abordan esta situación?

 

-Lo notamos en la implementación de la Ley Micaela y siempre decimos que no venimos a bajar ninguna política enlatada, sino que el objetivo fundamental es que la sociedad en su conjunto se interpele y se haga preguntas, tenga prácticas más igualitarias en sus casas, las escuelas, las universidades. Son temas que nos atraviesan desde la cotidianidad, no sólo en las calles. No se trata de bajar una ideología, siempre dijimos que gobernamos para todas las mujeres. Para las que se sienten parte del feminismo y para las que no, para las que están a favor de la interrupción voluntaria del embarazo y las que no. Fue un pedido explícito del gobernador el no hablarle solamente a un público convencido sino a toda la sociedad en su conjunto. Todas las políticas están orientadas, desde todos los ministerios, a esas desigualdades estructurales. Lo importante para la gestión es que sea una política integral y la política tiene que ser una respuesta integral.

 

«Siempre dijimos que gobernamos para todas las mujeres, para las que se sienten parte del feminismo y para las que no»

-¿Cuáles son los desafíos que tiene por delante el Ministerio en este segundo tiempo?

 

-Uno de los desafíos que venimos trabajando y vamos a profundizar el año que viene son las políticas de cuidado, que la pandemia puso en discusión. Cuidar Santa Fe va a ser uno de los programas más importantes del Ministerio, con mayor profundidad, extensión y territorialidad. También vamos a  trabajar en base al convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre violencia en el ámbito laboral, que implica hacer una reforma grande con respecto a la respuesta a la violencia en los ámbitos laborales. Hoy hay una normativa muy vieja, sobre todo en la administración pública. Y también vamos a profundizar el sistema de protección integral contra las violencias, con nuestros equipos, para fortalecer municipios y comunas y todos los programas y las líneas como el Acompañar, Potenciar, temas que se vienen trabajando desde hace dos años. El objetivo será profundizar que lo que funciona bien siga y mejore y darle un poco más de atención a temas que son nuevos y que por primera vez se van a abordar, como las políticas de cuidado.