23|5|2022

“El Modelo Santa Fe es fácilmente exportable al resto de la provincia”

El intendente santafesino da por agotado el Frente Progresista, cuenta votos y se sienta en la mesa de discusión para una nueva alianza. Javkin, el buen amigo. 

Con el aplomo de dos años de gestión encima, el intendente santafesino, Emilio Jatón, se posiciona para discutir conducciones más allá de los límites de la capital provincial. Sostiene que el Frente Progresista, tal como se lo conoce, no existe más y que la experiencia local de una construcción interpartidaria que logró en el cierre de listas para el Concejo puede replicarse a mayor escala. Una tarde de siesta tórrida de fin de año, en diálogo con Letra P, dice que logró ordenar la familia y que está listo para salir a visitar a los parientes.

 

-El año que viene arranca el tiempo de descuento para empezar a armar frentes electorales hacia 2023. ¿A quienes imagina dentro de ese armado?

 

-Me parece apresurado hablar de liderazgos para 2023 cuando hay muchas personas que gestionan y que necesitan estar fortalecidas para poder hacerlo. El Frente Progresista ya no es el que existía antes de la muerte de Miguel Lifschitz, hay que construir un nuevo frente.

 

-¿Este está agotado?

 

-Como se lo conocía no existe más. No hay Frente Progresista. Hay una parte nucleada en la Cámara de Diputados, hay partes del Frente en distintos espacios, pero no está constituido como un conjunto. ¿Cuál es el Frente que está hoy? Porque el que estaba, con la muerte de Miguel tuvo una desintegración que continuó con la salida de una parte de la UCR. El “como estaba” ya no existe más y el “como está” está en construcción. 

 

-¿En la ciudad logró retener esa construcción con la lista única para el Concejo?

 

-Tiene representación de todos los partidos. Es mucho más amplio que el propio Frente Progresista a nivel provincial porque incluye sectores que no están en el armado provincial y esa amplitud se vio reflejada en la lista única. Es más, nuestro gabinete tiene representación de todo el Frente Progresista y mucho más, porque hay organizaciones sociales. Esa es la construcción que queremos mostrar hacia afuera.

 

-¿Que funcione así en la ciudad de Santa Fe explica que no le preste tanta atención a lo que pasa a nivel provincial?

 

-No, tiempo al tiempo. Son momentos para hacer que la gestión se fortalezca. Hay que tener bien organizada la familia para salir a visitar a los parientes. Ahora estamos en otra etapa y podemos salir con la familia a ver cómo están organizados los parientes y el gran Frente Progresista. Queremos discutir nuestra participación dentro del Frente.

 

-¿Su familiar más cercano es el intendente de Rosario, Pablo Javkin?

 

-No, es un buen amigo, pero a veces los amigos valen más que la familia. Con Pablo hablamos mucho de gestión, compartimos algunas herramientas que valen más que de manera individual, pero a veces disentimos porque tenemos objetivos distintos. Tenemos una buena relación humana sobre todo, más que política.

 

-¿Y ustedes dos, al ser los intendentes de las ciudades más grandes, deberían ser los conductores de ese proceso que se da en la oposición en Santa Fe?

 

-En política el deber ser a veces no existe. Si es por la cantidad de votos, de hecho que sí, pero, si nos fijamos en los intereses de la política y de algunos dirigentes, hay algunos que no quisieran que estuviéramos en la discusión. Es más, hay personas que querrían decidir por nosotros o ponernos en un lugar que nosotros nunca decidimos.

 

-¿Quienes?

 

-Hay muchos que dicen que yo voy a estar en un lugar, en un sector y la decisión es de nuestro equipo político. No vamos a dejar que los demás decidan por nosotros.

 

-¿En el cierre de las listas a elecciones nacionales del Frente Amplio se sintió consultado?

 

-Muchas veces las consultas no llevan a las definiciones que uno quiere y algo de eso pasó.

 

- Quedaron en deuda con usted?

 

-En política no hay deudas, hay oportunidades. Ya tendremos otras oportunidades.

 

-¿El PS le pide definiciones?

 

-El corazón de mi gestión es socialista. Muchos participan de la vida interna del socialismo, pero ellos saben que una cosa es el partido y otra es la gestión. Yo solo le voy a dar explicaciones de mi gestión a la gente, no a la política.

 

«Yo solo le voy a dar explicaciones de mi gestión a la gente, no a la política»

-¿Qué análisis hace del resultado electoral en la ciudad?

 

-Cumplimos muy bien nuestros objetivos. Apostamos a las generaciones más jóvenes con Laura Mondino, en medio de una grieta que nos podía complicar. Que ella terminara con la cantidad de votos que logró para nosotros fue un éxito total. Seguimos manteniendo la primera minoría y la presidencia en el Concejo. Eso habla a las claras de que hemos logrado el objetivo.

 

- ¿La ciudad podría ser un faro para lo que se intenta construir a nivel provincial?

 

- Nosotros hablamos del Modelo Santa Fe, que empieza a dar muestras de algo distinto, donde ningún funcionario se lleva un auto a su casa, donde nadie cobra gastos particulares, cuando lo primero que hicimos fue vender el auto del anterior intendente y convertirlo en una ambulancia. Cuando decidimos debatir desigualdades en la ciudad, cuando le propusimos a distintos sectores económicos y productivos formar parte de la discusión de lo que queremos para la Santa Fe. Hay un Modelo Santa Fe que está tomando forma, cumpliendo objetivos y que es fácilmente exportable al resto de la provincia.

 

-¿Se imagina compartir un frente con el exintendente José Corral?

 

-Tengo límites que no pasan por la política, sino por cómo se maneja la cosa pública.

 

-¿Cómo tomó que la oposición haya votado en contra del Presupuesto nacional?

 

-Las explicaciones llegaron por las declaraciones públicas, que se llega a ese momento de rechazo porque un diputado oficialista increpó a los demás en el recinto. Lo que queda claro es que faltó diálogo. Los cuerpos colegiados están para debatir y la decisión perjudicó a muchas ciudades, entre las que incluyo a Santa Fe. Se había logrado incluir en el anexo del presupuesto el puente Santa Fe - Santo Tomé, se habían incrementado los subsidios al transporte público de pasajeros, eso hay que volver a discutirlo ahora. El presupuesto es un marco general para poder saber qué va a pasar en el año, para nosotros es importante tenerlo. Todavía no he recibido explicaciones de los legisladores por qué no lo votaron.

 

-¿En la previa le consultaron si para usted era importante el contenido?

 

-Muy pocos. Me sobran dedos de una mano para contar los legisladores que me llamaron.

 

-¿Qué evaluación hace de la gestión provincial?

 

-En términos de relación con el municipio, hubo algunos hechos que hasta el propio reconocimiento del gobernador nos ha impactado. El principal problema de Santa Fe es la inseguridad. A nosotros nos toca una porción de la solución y estamos trabajando duro para que eso cambie. Es uno de los problemas a los cuales la provincia no le encuentra solución. Es difícil evaluarlo cuando los tiempos no son los correctos. En tiempos normales, a una gestión le podemos exigir soluciones más rápidas, pero las atravesadas por una pandemia tuvimos que dejar de lado mucho de lo que teníamos planificado. Nadie puede hablar de cómo gestionar en pandemia si no lo hizo.