27|12|2021

Con bloque propio, el provincialismo se cotiza como árbitro en Diputados

06 de diciembre de 2021

06 de diciembre de 2021

La bancada, llamada “Provincias Unidas”, reunirá a legisladores de Juntos Somos Río Negro, el Movimiento Popular Neuquino y el Frente de la Concordia Misionero.

Como adelantó Letra P, este lunes se confirmó la creación de un interbloque en la Cámara de Diputados que reunirá a representantes de Neuquén, Río Negro y Misiones a partir del 10 de diciembre. Con el objetivo formal de “lograr la mayor cantidad de consensos posibles desde un punto de vista federal”, el provincialismo cobra jerarquía institucional y se cotiza como árbitro de las dos grandes coaliciones en una cámara en la que ninguna tendrá cuórum propio

 

El dato había sido advertido por el socio político del senador Alberto Weretilneck y diputado nacional por Juntos Somos Río Negro (JSRN), Luis Di Giácomo, quien presidirá la bancada denominada “Provincias Unidas”. En el espacio, confluirán el Movimiento Popular Neuquino (MPN) y el Frente de la Concordia Misionero (FCM).

 

Sin presencia femenina, el resto de los integrantes son los misioneros Carlos Fernández y Diego Horacio Sartori -quien además será el vicepresidente del bloque- y los legisladores electos Rolando Figueroa (MPN) y Agustín Domingo (JSRN).

 

Di Giácomo, uno de los 23 diputados nacionales que no pertenece al Frente de Todos ni a Juntos por el Cambio, había asegurado que la apuesta no era “armar un amontonamiento, sino un grupo que tenga sentido a partir de objetivos en común y de determinados acuerdos mínimos”. 

 

Zona Franca 

En el mismo día que se conoció la conformación del bloque interprovincial "Provincias Unidas", la gobernadora de Río Negro, Arabella Carreras, se reunió con el presidente Alberto Fernández por la firma de un convenio para la puesta en marcha de una Zona Franca en la localidad de Sierra Grande, que tiene por objetivo "potenciar la región y facilitar el desarrollo del plan de Hidrógeno Verde" en territorio rionegrino.

 

El proyecto de la empresa australiana Fortescue, que se desarrollará en la zona donde antiguamente funcionó "la mina de hierro más grande de Sudamérica", requerirá una inversión de 8.400 millones de dólares para producir más de 2,2 millones de toneladas anuales de hidrógeno verde y generar 15 mil puestos de trabajo directos y 40 mil indirectos.

 

"Es una inversión que pone a la Argentina en un lugar de privilegio porque estamos entre un grupo de países que se ubican a la vanguardia en la generación de energías alternativas”, sostuvo el jefe de Estado y celebró “la enorme oportunidad de desarrollo para la provincia y para Argentina”.