19|5|2022

"Jatón y Javkin son los líderes naturales del Frente Progresista"

Es los ojos del intendente de Santa Fe en el territorio. Dice que el liderazgo de Lifschitz es irremplazable, pero que hay herederos.

Mariano Granato es los ojos del intendente de Santa Fe, Emilio Jatón, en el territorio, su músculo de gestión. Con recorrido en la experiencia del Frente Progresista en la provincia, es uno de los referentes de Fuerza del Territorio, el espacio del exgobernador Antonio Bonfatti dentro del socialismo que más cuadros le aportó al gabinete del periodista. Durante el gobierno de Miguel Lifschitz, fue subsecretario de Coordinación del Plan Abre y esa linea de trabajo tuvo continuidad en la Municipalidad de la capital provincial, primero como secretario de Integración y ahora desde la Secretaría General.

 

Granato anticipa la era del protagonismo de los gobiernos locales. Dice que el liderazgo del exgobernador Lifschitz es irremplazable, pero hay herederos en las figuras de Jatón y del intendente de Rosario, Pablo Javkin. Sostiene que la densidad institucional del Frente Progresista supera a la de otras fuerzas políticas y que en el proceso de reconfiguración habrá nuevas fugas pero también retornos.  

 

También dice que el caudal de votos de Bonfatti no se puede dejar de lado al momento de definir las candidaturas y que Laura Mondino es la opción del oficialismo para liderar la lista al Concejo local. Mientras dialoga con Letra P en el segundo piso de la Municipalidad, en la oficina de al lado Jatón negocia ese armado con radicales progresistas.

 

-¿Hay referentes naturales que reemplacen a Lifschitz?

 

-Miguel es irremplazable por su trayectoria, por su recorrido y por sus características como dirigente, pero hay liderazgos naturales dentro del Frente Progresista que gobiernan las dos ciudades más grandes de la provincia, eso es un dato objetivo de la realidad. Más del 50 por ciento de la población de la provincia está representada por intendentes frentistas, así que naturalmente tienen un peso específico en la política santafesina. Pero además, la presidencia de la cámara baja también pertenece al Frente, las dos presidencias de los concejos de las dos grandes ciudades, una gran cantidad de municipios como Santo Tomé, Villa Gobernador Gálvez, Rincón y Recreo y un montón de comunas. Hay una densidad institucional que no se encuentra en otros espacios y hay liderazgos alternativos para conducir  toda esa representación política e institucional que tiene el Frente y su proyección, porque este es un proyecto que sigue creciendo.

 

 -¿Los herederos son Jatón y Javkin?

 

-Sin duda. Los nuevos liderazgos en el Frente claramente son Emilio y Pablo.

 

-¿Se les reconoce ese liderazgo?

 

-El Frente está obligado no solo a reconocer esos nuevos liderazgos de los que hablamos, sino también a tener un esquema en el proceso de toma de decisiones más horizontal y más democrático también, que por otro lado le va a hacer muy bien.

 

-¿Hacia dónde se reconfigura el Frente?

 

-Dialogamos con todos los actores y también con algunos que estuvieron y se fueron. Para dónde, es claro: este proyecto, que gobernó la provincia durante 12 años y muchos años antes la ciudad de Rosario tiene un corte ideológico de izquierda, del progresismo, de la social democracia, toda experiencia que tenga que ver con eso, alejado de las experiencias más neoliberales. Somos una opción en el medio de la grieta nacional, que pone a los gobiernos locales en centro de la escena. Hay una tendencia en el mundo a que los gobiernos locales tengan un mayor protagonismo a la hora de resolver los problemas de la ciudadanía y con un formato de toma de decisiones mucho mas horizontal que el que hubo hasta acá. En esta nueva etapa hay tensiones y seguramente habrá algunos sectores que se corran y otros que vuelvan a aparecer. En los 12 años en los que el Frente gobernó la provincia había una síntesis muy clara en la figura de los gobernadores, ahora eso se está reacomodando.

 

-¿Es sostenible en el tiempo la dualidad del radicalismo de jugar en el Frente y en Juntos por el Cambio?

 

-En algún momento se va a tener que resolver esa tensión. Los que no tenemos esas contradicciones no nos preocupamos por resolver las de los demás, preferimos no hacer futurología. Por supuesto que desde el Frente haremos todos los intentos para contener y seguir construyendo políticamente con todos los sectores posibles.

 

-¿Jatón advirtió a su equipo que si querían ser candidatos o candidatas debían renunciar?

 

-Sí, es una frase que Emilio repite priorizando la calidad de la gestión por sobre las expectativas electorales de cualquier miembro del gabinete. Hay espacios o secretarías muy claras, que no permiten tener una campaña y cumplir con la función en el mismo momento.

 

-¿Considera a Bonfatti la mejor opción como candidato para las elecciones nacionales?

 

-Es un gran elector, que hizo una gran elección muy poco tiempo atrás. De mínima, no se puede descartar ese volumen de votos. De todas maneras, el proceso que falta para las definiciones de las listas es largo todavía. Fue un gran gobernador, es un gran dirigente y profundamente democrático, que tomó todas sus decisiones en el marco del partido, de espacios colectivos y esta vez lo hará de la misma manera.

 

-¿Mondino es la mejor opción del oficialismo?

 

-Claro. Emilio nos convocó a construir un proyecto político de gestión, con modelo de ciudad que se propone equilibrar las desigualdades. Una estrategia está orientada a la obra pública, con la participación de la ciudadanía y con políticas sociales de calidad que intentan incidir sobre las desigualdades. Laura es una de las personas que mejor puede sintetizar eso y es un pilar fundamental de este proyecto. Hay mucho trabajo detrás de las políticas públicas que venimos desarrollando, con mucha experiencia acumulada y sabemos dónde están las complejidades.

 

-¿Alberto Fernández los trató mejor que Perotti?

 

-Tenemos muy buena relación con ambos gobiernos y eso también habla muy bien de la capacidad de gestión que tuvo Emilio en poder construir una relación madura tanto con el gobernador como con el Presidente. En términos de obras, claramente la inversión es mucho mayor del gobierno nacional, tenemos una planificación de obra de más de 1500 millones de pesos en el noroeste de la ciudad. Emilio tiene una relación fluida con el Presidente, que le abrió una agenda de trabajo muy importante con distintos ministerios. Este ritmo de obras no solamente van a cambiar la dinámica de los barrios del noroeste sino que genera una dinámica de empleo que nos van a servir para recuperarnos más rápidamente de la crisis. La relación con el gobierno de la provincia estuvo más orientada a la gestión de la pandemia.