20|5|2022

El cordobesismo lo hizo de nuevo

14 de julio de 2021

14 de julio de 2021

Con el frente más voluminoso, Schiaretti les arruina otra vez la fiesta al FdT y a JxC. Espacios más amplios e indefinición en las candidaturas. 

La inscripción de alianzas y frentes electorales que participarán en las elecciones legislativas confirmó un escenario político que, en Córdoba, volverá a concentrar su juego en tres grandes fuerzas. Hacemos por Córdoba, espacio del gobernador Juan Schiaretti, logró unificar a la mayor cantidad de fuerzas políticas en tierras mediterráneas y romperá, una vez más, con la polarización entre Juntos por el Cambio (JxC) y el Frente de Todos (FdT).  

 

Al schiarettismo se sumaron las participaciones del Partido Demócrata Cristiano del exdiputado Juan Fernando Brügge; el Partido Socialista, el GEN, el MID, el Partido FE, Compromiso Federal, PAIS, el Movimiento de Acción Vecinal, el Partido Liberal Republicano, Unite por la Libertad y la Dignidad, el Vecinalismo Independiente, Estamos, la Unión Vecinal Federal, el Frente Federal de Acción Solidaria y APEC. Estos dos últimos habían participado del armado original del Frente de Todos en la provincia en el año 2019. 

 

En total, son 16 fuerzas políticas las que conforman Hacemos por Córdoba que, si nada cambia, llevará a la actual diputada Alejandra Vigo como cabeza de la lista de aspirantes al Senado y a Natalia De la Sota como primera candidata a diputada nacional. 

 

La oficialización fue celebrada desde el peronismo cordobés como una muestra de la consolidación de la apuesta por la democracia interna del espacio en el que “se sumaron nuevas generaciones de dirigentes y gobernantes de distintas fuerzas políticas que trajeron ideas renovadas, ampliaron las fronteras partidarias y construyeron alianzas con sus vecinos y con otros gobernantes e instituciones”. “La coalición suma siete partidos más que en 2019”, señalaron en clave de lectura victoriosa. 

 

Aunque un minúsculo espacio aún aguardaba la posibilidad de arribar a un acuerdo con el Frente de Todos, la semana pasada el gobernador Juan Schiaretti ya se había encargado de dejar sentada la posición del peronismo cordobés: Hacemos por Córdoba va por un lado y el Frente de Todos por el suyo

 

Los partidos que integrarán el Frente de Todos para los comicios de medio término son: el Partido Solidario, que tiene como principal referente al diputado nacional Eduardo Fernández; el Partido de la Victoria del actual jefe de la Agencia Territorial Córdoba del Ministerio de Trabajo de la Nación, Ignacio Basélica; el Frente Grande; el Partido Comunista, cuya secretaría política está a cargo del asesor ministerial Federico Nanzer; Nuevo Encuentro y Kolina, referenciado localmente en la figura de Malvina Tosco.  

 

Detrás de la segura candidatura del senador Carlos Caserio en el tramo que disputa cargos para el Senado también se suman al armado fuerzas referenciadas en los movimientos sociales como el Frente Patria Grande, el Partido del Trabajo y del Pueblo, y el Partido Intransigente. Este último había acompañado a Schiaretti en la elección provincial del 2019, pero también había trabajado por la presidencia de Alberto Fernández en los comicios nacionales.

 

Juntos por el Cambio, la principal alianza opositora, fue uno de los primeros sectores en oficializar su armado este miércoles, con un puñado de novedades e incógnitas sin resolver. Al espacio que compartieron históricamente el PRO, la UCR, la Coalición Cívica, y el Frente Cívico, se sumaron el partido cordobés Primero la Gente y el Partido Liberal Republicano. Como adherentes firmaron, además, el partido evangélico UNO (Una Nueva Oportunidad), los pichettistas de  Alternativa Republicana Federal (ARF) y la fuerza referenciada en la exconcejala cordobesa Laura Sesma, Confianza Pública. 

 

La alianza fue oficializada ante la Justicia Electoral por los presidentes de todas las fuerzas: el radical Marcos Carasso, Luis Juez por el Frente Cívico, Javier Pretto del PRO, Gregorio Hernández Maqueda de la CC-ARI, Gaston Dueñas de Primero la Gente y Martín Carranza Torres del Partido Liberal Republicano. También hubo un acuerdo entre los firmantes para repartir candidaturas ante una, cada vez más probable, primaria abierta. 

 

Con un piso establecido en un 25% de la totalidad de los votos válidos para JxC en septiembre, los primeros cuatro nombres de la listas se repartirán en binomios, mientras que los lugares del quinto al noveno se distribuirán a partir del sistema D’Hont. Lo mismo se aplicará para las suplencias.

 

Siguiendo la lógica de los binomios, en caso de haber internas, quienes ganen en las PASO para definir las candidaturas para la Cámara alta, se convertirán en aspirantes oficiales del espacio para el Senado. 

 

La fuerza opositora, que aparece como la candidata a ser la más votada en Córdoba, renueva cinco bancas en Diputados y dos escaños en el Senado. Con Luis Juez y Gustavo Santos moviéndose como los candidatos del espacio a encabezar las boletas, la indefinición de la UCR mantiene el suspenso respecto a la forma en que se definirán los aspirantes que competirán en la elección general de noviembre. 

 

La izquierda

Tal como sucede a nivel nacional, el intento por unificar las expresiones de izquierda en Córdoba fracasó nuevamente y los esquemas de alianza se mantendrán tal como se presentaron en la elección general del 2019. Por un lado el FIT Unidad oficializó la sociedad entre el Partido Obrero, el PTS, la Izquierda Socialista y el MST; aunque no definió la forma en que definirá sus candidaturas. El Nuevo MAS, mientras tanto, será la fuerza que unifique la expresión de izquierda por fuera de ese armado.  

 

En esa disputa electoral por la fuerza que aglutine votos por fuera de las tres elecciones mayoritarias, también se confirmó esta semana que Encuentro Vecinal Córdoba volverá a participar en soledad de los comicios llevando al concejal Juan Pablo Quinteros como candidato a senador y al exlegislador Aurelio García Elorrio como candidato a diputado.