30|1|2023

Santa Fe tiene la primera candidata trans del país a presidenta comunal

07 de julio de 2021

07 de julio de 2021

Pamela Rocchi fue directora provincial de Inclusión Trans en el gobierno de Lifschitz y ahora quiere conducir los destinos del pueblo de Alcorta.  

En la tierra del Grito de Alcorta, Pamela Rocchi podría convertirse en la primera presidenta comunal trans del país. Este martes hizo pública su candidatura y la de la lista que la acompaña por el Frente Progresista, con el objetivo de disputar la conducción de la localidad que tiene poco menos de ocho mil habitantes, está ubicada en el sur de la provincia de Santa Fe y es gobernada por Juntos Por El Cambio. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Enfermera de profesión y actualmente asesora de la diputada Clara García en la Legislatura, con más de diez años de trabajo político en su haber, Rocchi sostiene que su capital es la experiencia y el know how de la gestión: a nivel local, trabajó en el área de Desarrollo Social y luego el exgobernador Miguel Lifschitz la convocó como directora provincial de Inclusión Trans. Dice que las leyes de paridad y cupo laboral travesti trans son herramientas clave, pero que los partidos políticos tienen la tarea de construir la participación real de las diversidades, que no le preocupa gobernar siendo de una fuerza opositora y que con la rosca política “no se enrosca”.

 


“A los 15 años dije basta, no aguanto más, junté a mi papá y a mi mamá y les dije 'yo me siento mujer, quiero empezar a vestirme como mujer y quiero cambiarme el nombre'. Y tuve la respuesta que quería y esperaba: 'Hacé lo que quieras, que nosotros te amamos'. A partir de ahí cambió mi vida. Al tiempo tuve problemas con una profesora que no dejaba de llamarme por mi antiguo nombre y dejé la escuela. Después me fui a Venado Tuerto con la idea de buscar trabajo, pero lo único que pude hacer fue ejercer la prostitución. Llegué a un punto en el que dije: 'No puedo resignarme a que el trabajo sexual sea la única salida para nosotras'. Me volví a Alcorta, me anoté en el EEMPA y terminé el secundario. Después me fui a Rosario a estudiar enfermería, pero, como no podía mantenerme, otra vez volví al pueblo”, contó Rocchi a Letra P.  

 

La precandidata recordó que los años siguientes no fueron fáciles, pero se las ingenió: estudió peluquería, abrió un local y con lo que ganaba ahorró para poder volver a estudiar. Mientras tanto, un verano la invitaron al campamento joven del Partido Socialista. Volvió entusiasmada y se afilió. “En el campamento conocí a Alfonsina, nos hicimos amigas y al tiempo su mamá, Analía Martín, que era concejala en Villa Constitución, me llamó para que trabajara en su equipo. A la semana estaba en una reunión con Hermes Binner. Yo no lo podía creer. Desde ahí no paramos más”.  

 

-¿Es la primera candidata trans en Santa Fe? 

 

-Ya hubo algunas compañeras que fueron candidatas, pero para cargos legislativos. Soy la primera candidata trans a presidenta comunal de todo el país. 

 

-¿Qué influyó para tomar la decisión?

 

-Hace muchos años que estoy en política y este año están dadas todas las condiciones. El lunes a la noche terminamos de conformar la lista que voy a encabezar, me acompaña Mauro Pane, que es bombero, y vecinos y vecinas de todos los barrios del pueblo. Somos siete mujeres y nueve varones.  

 

-En la provincia de Santa Fe hay Ley de Paridad (para cargos comunales empieza a aplicarse en 2023) y, a nivel nacional, cupo laboral travesti trans. ¿Se abrió el juego a la diversidad de géneros en la política?  

 

-Este año vamos a tener a gran cantidad de integrantes del colectivo LGTBIQ+ en la escena política, pero todavía es difícil. Es como el cupo laboral: se abren, pero mucha gente no se anota, porque no sabe, no está segura. Hay un bagaje de negación y lo mismo pasa con la paridad: está la ley, pero hay muchas mujeres que todavía no están convencidas de que pueden integrar las listas. Yo peleé hasta último momento para que tuviéramos una lista paritaria, pero no hay muchas mujeres que se sientan seguras para ocupar esos lugares. Las leyes dan la oportunidad, pero los partidos políticos tienen que trabajar mucho, formar a la militancia y estar convencidos de llevar paridad y personas trans en las listas. Para mí no fue fácil llegar hasta acá y espero que esta candidatura y esta historia ayuden a que cada vez más compañeros y compañeras se animen. 

 

-¿Cómo se lleva con la rosca política y partidaria? 

 

-Trabajo 24 por 7 y la gente me conoce por eso. En la rosca política no me enrosco. Tengo mi plataforma de gobierno, estamos armando los planes de trabajo en base a lo que Alcorta necesita. Es un trabajo de todo el día y la Comuna no puede cerrar a las 13 y no abrir hasta el otro día a las 7. 

 

-En caso de ganar, le va a tocar negociar con un gobierno provincial de un signo opositor…

 

-Vamos a hacer proyectos, tener listas las ideas, las propuestas, presentarlqs y hacer el seguimiento. Si no salen, la gente de Alcorta se enterará de que el gobierno provincial no acompañó. 

 

-¿Cuál es su proyecto para Alcorta? 

 

-Más del 90 por ciento de las personas trans son expulsadas de sus casas. Yo siempre fui muy querida en mi pueblo y siento que le debo mucho. Alcorta se mueve por el campo y por algunas industrias. Queremos fortalecer esos espacios de trabajo para que puedan crecer. También queremos trabajar en el déficit habitacional y gestionar la construcción de viviendas sociales y después prestar mucha atención a toda la cuestión social y a las necesidades diarias de las familias.