29|11|2021

El rector de la Universidad de Avellaneda y dirigente local del Frente de Todos apunta contra los discursos únicos. Plantea una campaña con diversidad de voces.

No es novedad que los resultados de las PASO del 12 de septiembre significaron un duro golpe para el Frente de Todos. En la provincia de Buenos Aires se perdieron más de 2,3 millones de votos. En el municipio de Avellaneda, esta pérdida representa 60 mil votos menos respecto de 2019. 

 

Como sucede en las instancias democráticas, el pueblo habló y nos dio una lección que no podemos obviar. Los espacios que se abrieron al debate utilizando el mecanismo de las PASO acumularon más votos que quienes decidieron cerrar sus puertas a la diversidad.

 

Este fue el caso de la oposición, que optó por presentar en las PASO varios candidatos, y demostró que el pluralismo y la diversidad resultaron más atrayentes para los votantes. En la provincia de Buenos Aires, la interna de Juntos entre Facundo Manes y Diego Santilli se quedó con el 38% de los votos.

 

Esta situación la vimos también dentro del peronismo. En Lanús, por ejemplo, la interna peronista se compuso de tres candidatos: Julián Álvarez, Omar Galdurralde y Agustín Balladares. Entre los tres lograron el 41% de los votos, imponiéndose a los candidatos de Juntos, con el fuerte liderazgo del intendente Néstor Grindetti.

 

En Avellaneda, desde 2020, venimos construyendo una alternativa local dentro del peronismo para gobernar la ciudad. Antes de las PASO ya alertábamos que si las internas no se abrían como era necesario, la ciudadanía, al no poder expresar su voluntad, iba a castigar la falta de pluralismo, incluso en nuestro espacio nacional y popular. En el momento en el que se  proscribió nuestra lista para competir en Avellaneda, planteamos que, lejos de detenernos, el objetivo debía ser la integración y la convergencia de todos los que queríamos más justicia social. Sabíamos que prohibirnos internamente solo nos debilitaría. Lamentablemente, eso quedó demostrado en las urnas el 12 de septiembre, también con la menor participación electoral desde el regreso de la democracia.

 

Hoy, de cara a las elecciones generales, tenemos una nueva oportunidad de demostrar que escuchamos al pueblo. Como militantes populares y como integrantes del Frente de Todos, estos resultados nos deben encontrar más abiertos y buscando la unidad en la pluralidad de miradas, de ideas. También reforzar nuestro compromiso en crear trabajos, en integrar a nuestra ciudad, en transformar la realidad para que las personas que hoy viven mal vivan mejor.

 

Nuestro pueblo necesita cada vez más sentirse escuchado y representado en la diversidad de ideas y realidades. Los discursos únicos sólo logran polarizar y excluir. Esa es la enseñanza que nos dejaron las PASO.

 

Es a través de la justicia, de la integración y de la inclusión, que creemos posible esta transformación. Con una matriz productiva que genere empleo y no deje a nadie afuera. Con programas de salud de calidad, programas de seguridad, y un esquema impositivo que le permita a Pymes, Industrias y comerciantes alcanzar la estabilidad.

 

Estamos convencidos de que este camino inicia con una campaña que nos incluya a todos y a todas. Por eso convocamos a todos los sectores de la sociedad a formar parte, a trabajar unidos en la diversidad de voces para alcanzar la vida que queremos.