26|11|2021

La odisea de alquilar en CABA y la necesidad de que sea accesible

Buenos Aires tiene todo para ser distinta, pero en la Ciudad es difícil estar. Cuesta alquilar o comprar tu casa, vivimos en menos espacio del que necesitamos.

La Ciudad de Buenos Aires es el mundo del revés: alquilar es una odisea pero el 25% de las viviendas están vacías. Hay que acercar a los propietarios con los inquilinos y eso se hace con política de calidad. En una Ciudad donde cerca del 74% de las viviendas son departamentos y, como ya estamos cansados de escuchar, las diferencias entre el norte y el sur también se hacen notar acá. Según de qué comuna miremos, como por ejemplo en Recoleta, el 98,7% de las viviendas son propiedades horizontales, en contrapartida, en la zona sur se observa gran presencia de casas. 

 

El censo de 2010 refrenda lo que planteamos: se contabilizaron 340.975 viviendas deshabitadas (24% del total relevadas). Nuevamente, si miramos la zona norte, principalmente en el Centro, Palermo y Recoleta se concentran el 38,5% del total de viviendas deshabitadas.

 

Frente a esta realidad, desde Alternativa Ciudadana tenemos proyectos e ideas para modificar la realidad. Entendemos como necesario presentar un paquete de medidas complementarias para abordar la heterogeneidad del problema de acceso a la vivienda.

 

Para los sectores más vulnerables, históricamente excluidos de los créditos, creemos necesario destinar mayor cantidad de Presupuesto a la Ley 341 que se encuentra en cabeza del IVC. Sumado a ello, hay que promover operatorias asociadas con el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat Nación, el IVC y el Banco Ciudad mediante el Fondo Habitacional de la Ciudad para financiar demanda individual de familias de ingresos medios y bajos, la producción de vivienda social, la adquisición de inmuebles para integrar al banco de inmuebles de propiedad estatal, y la rehabilitación y mantenimiento del parque habitacional público y privado de la Ciudad.

 

Para los sectores medios debemos promover un mercado de alquiler formal accesible, seguro y de calidad, mediante un sistema de alquileres para viviendas de interés social. Hay que revisar los requisitos y formatos de la Ley del Sistema de Garantías Bancaria de Alquileres, promover la producción de oferta privada de vivienda social en alquiler, desarrollar un Programa de Alquiler Social en inmuebles de propiedad pública, y proteger institucionalmente a los inquilinos frente a las arbitrariedades contractuales en el alquiler de sus viviendas o piezas de hotel..

 

No menos importante es implementar medidas para regular los usos del suelo, para vincularlos con la captación de suelo, que se impulsen junto con las medidas de desarrollo económico como las previstas en la promoción de distritos especiales, donde el Banco de Inmuebles juega un rol central.

 

Y por sobre todo, hay que ordenar la economía: no hay futuro para los que alquilamos en la Ciudad si todos los años los sueldos pierden contra la inflación