15|5|2022

“El peronismo pretende recuperar Rosario hace mucho tiempo”

10 de enero de 2022

10 de enero de 2022

Es perottista y preside el bloque PJ en el Concejo rosarino. El desafío 2023, la relación con la interna y la comunicación fallida de los propios.

Julia Irigoitia es la presidenta del bloque mayoritario del PJ en el Concejo de Rosario. Conduce un espacio de cuatro integrantes y se vincula con tres bancas aliadas, en un interbloque de siete que ostenta el peronismo en la ciudad que gobierna el progresista Pablo Javkin. En diálogo con Letra P, la ex funcionaria provincial y delfín del gobernador Omar Perotti en la localidad más poblada de Santa Fe admite que la pretensión de Hacemos es “recuperar” el gobierno local, desliza una autocrítica sobre la comunicación del peronismo y cuenta cómo arrancó en el legislativo el vínculo con el rossismo, la fuerza que le entabló una interna al perottismo.

 

-¿El perottismo conduce hoy el peronismo de Rosario?

 

-Las elecciones han jerarquizado muchísimo el espacio, muestran concretamente lo que se viene construyendo hace muchísimo tiempo. Las conducciones permanentemente están en disputa, no lo enunciaría de esa manera. Sí ha tomado una relevancia el potencial y el laburo de hace mucho tiempo que posiciona a nuestro espacio en el escenario local, y por supuesto en el provincial, en una correlación de fuerzas que nos favorece muchísimo al interior del peronismo.

 

-¿Cómo marcha la convivencia con las tribus, especialmente el rossismo?

 

-El hecho de haber constituido un interbloque que incluya a siete concejales provenientes de distintos espacios es todo un desafío, en el sentido de que hay toda una construcción de confianza por hacer. Uno se conoce con el otro cavando el pozo, más allá de que nos hayamos cruzado en instancias previamente. Hay una predisposición genuina por cada uno de los concejales que integramos el interbloque de consolidar ese espacio, de funcionar efectivamente como interbloque, que no sea únicamente para las manifestaciones públicas, sino que nos podemos dar una dinámica de trabajo legislativo.

 

-Rosario fue clave para Perotti en 2019 y en las últimas elecciones también se logró una buena performance. ¿Hay un interés particular de Hacemos en la plaza?

 

-Desde ya. Lo que caracteriza al peronismo es la vocación de poder porque entendemos también que desde los lugares ejecutivos hay posibilidad real de transformar las injusticias. Claramente estamos construyendo una alternativa de proyecto de ciudad que dista muchísimo del Ejecutivo local. Esto es así, las elecciones, con una diferencia muy pequeña con respecto al candidato oficialista, también nos ubican en una posición expectante para la carrera de 2023. Hay pretensiones de hace mucho tiempo de que el peronismo recupere la ciudad.

 

-Pienso en Lewandowski, Cavatorta, Sukerman. ¿Esa pretensión tiene líderes?

 

-Si algo puso de manifiesto la elección es que, más allá de que es importantísimo quien encabece lista y sea la cara visible, eso no se sustenta si no hay un armado político sólido y de larga data detrás. Estamos abocados a eso, 2022 es un año de profundización de la gestión, de la construcción política, de ir ampliando este espacio político. Las caras se definirán más cerca de las elecciones, hay que poder leer el proceso en clave de proceso colectivo y no de individualidades.

 

Irigoitia preside el bloque del PJ. Foto: Prensa Concejo de Rosario

-Una de las críticas que recibe la gestión provincial es la ausencia de vocerías políticas. ¿Coincide?

 

-El hecho de que hayamos constituido un bloque integrado por quienes respondemos directamente y quienes representamos al gobernador en el Concejo tiene muchísimo que ver con eso, con poder ser voceros locales de la gestión provincial. Comparto la lectura respecto de algunas dificultades en la comunicación del peronismo, no diría el perottismo en particular. El peronismo se caracteriza por mucha acción, pero una comunicación criticable.

 

-¿Cómo evalúa la gestión de Javkin?

 

-La impronta de la gestión, no solo de Javkin, reproduce una impronta que gobierna en la ciudad hace mucho tiempo. Muchísima comunicación, una capacidad increíble y admirable para vender cosas que no son, una actitud de diálogo permanente con la ciudadanía, pero en una relación extraña, como si el gabinete o los funcionarios fuesen unos ciudadanos más, cuando en realidad tienen responsabilidades diferentes, y muy poca acción. El único hecho de gestión de Javkin ha sido cambiarle el uniforme a la Guardia Urbana Municipal (GUM). Soy muy crítica del modelo de ciudad que se plantea, nuestro proyecto político tiene que ver con la reactivación productiva, económica, una ampliación de la capacidad de consumo, y esto tiene que estar amparado por gestiones concretas, por acciones políticas. No veo que el proyecto del Frente tenga que ver con eso.

 

«El peronismo se caracteriza por mucha acción, pero una comunicación criticable»

-Javkin y la presidenta del Concejo María Eugenia Schmuck sellaron un esquema de poder con otras fuerzas en el Concejo. ¿Cuál va ser el rumbo y elección de ustedes?

 

-Todo se reconfigura, la charla que mantuve con la presidenta del Concejo en mi carácter de presidenta de bloque, pero también como interlocutora junto con otros colegas del interbloque, tuvo que ver con, justamente, cuál es la actitud que va a tener ese Interbloque. Acá la prioridad es el ciudadano, no vamos a hacer ni vamos a obstruir -un caso clarísimo es la aprobación en el Presupuesto-, nada que impida el mejoramiento de la vida de los rosarinos. Después, quién lo capitaliza, quién se sube arriba políticamente… ganará el mejor. En  comunicación nos llevan años luz, estará también nuestra astucia. El oficialismo tiene armado un esquema que le garantiza gobernabilidad, entendiendo con qué sectores puede arreglar cada tema. El gran desafío es poder hacer jugar y valer los votos de esos siete concejales, es un peso importante, es una diferencia de tan solo un concejal con respecto al interbloque oficialista.