15|1|2022

Verano caliente en el campo: Carbap se endurece y moviliza a sus bases

14 de enero de 2022

14 de enero de 2022

Ciclo de reuniones con ruralistas y posibles acciones de protesta contra el Gobierno. “Hartazgo” y dardos a Lestani. Bronca por cierre de exportación de carne.

Frente a un escenario de recrudecida tensión con el Gobierno nacional, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) puso en marcha un ciclo de reuniones con representantes de sus entidades afiliadas para medir la temperatura en el llano y, a partir de eso, evaluar las acciones a desplegar. En el primer encuentro realizado este jueves en Chivilcoy, que congregó a ruralistas del norte y noroeste bonaerense, se puso de manifiesto un posicionamiento tendiente a endurecer la relación con la gestión de Alberto Fernández, luego del decreto que plasmó el nuevo esquema de exportaciones de carne que suspende por dos años la comercialización, fronteras afuera, de siete cortes de consumo popular en nuestro país.

 

Portazo mediante del Consejo Agroindustrial Argentino por parte de CRA (entidad madre de Carbap) y en un contexto de sequía que amenaza con impactar en los rindes, el caldo de cultivo de malestar camina a sintonizar con posicionamientos más beligerantes hacia el Gobierno, como los que viene expresando el ala de los “Autoconvocados” y, precisamente, varias rurales del norte bonaerense que venían cuestionando el manejo de la Mesa de Enlace.

 

“Los matices dentro del ruralismo hoy se han desfigurado bastante. Ahora hay más coincidencias. Por supuesto que hay algún sector o dirigentes que tienen una línea un poco más dura frente a algunos temas. Pero, en líneas generales, hoy están coincidiendo todos en plantear un diálogo distinto con el Gobierno”, aseveró a Letra P el titular de Carbap, Horacio Salaverri, quien dijo además que, si el Ejecutivo “no reconvierte alguna cuestión, esto va ir creciendo y puede terminar en algún tipo de medida. No lo descartamos”.

 

Por lo pronto, la siembra de un escenario de esas características se da con consultas sobre el territorio. Luego del primer mitin en Chivilcoy, el próximo jueves será el turno de Rauch, donde confluirán miembros de las rurales del centro y sudeste bonaerense. A principios de febrero, la hoja de ruta para auscultar el humor de las bases llegará a Coronel Suárez, donde participarán dirigentes de La Pampa y el sudoeste bonaerense. Finalizadas las recorridas, se evaluarán los pasos a seguir.

 

En el encuentro de este jueves, se pusieron sobre la mesa diversos planteos de acción futura: desde extremos que reclaman ahondar en un plan de lucha y medidas de fuerza, a otros que piden una “mejor llegada a la ciudadanía” al momento de comunicar sus planteos de rechazo a las medidas del Gobierno. Más allá de eso, primó la coincidencia en rechazar la participación a futuro de “esquemas interinstitucionales” con toda la cadena -como el formato del Consejo Agroindustrial-; entienden que allí son “diluidos” los intereses de los productores. Y recalcan que, de ahora en más, el diálogo tiene que ser “directamente” con el Ministerio de Agricultura, Producción, Economía o Presidencia.

 

De darse a futuro esos encuentros directos con el Ejecutivo, también enfatizaron en la necesidad de “estar más activos” y lograr una mejor comunicación entre dirigentes ruralistas y productores. Que los primeros bajen al territorio a contar los resultados y no dejar que “solo les llegue la versión” de los funcionarios nacionales. Creen que ahí radican parte de “los cortocircuitos” entre dirigencia y productores. En un contexto donde resuenan ecos de reproches campo adentro a la Mesa de Enlace, desde las entidades están retrucando llamando a las y los productores a “involucrarse” y participar.

 

“La primera impresión es que hay un hartazgo”, señaló a Letra P el titular de la Sociedad Rural de Trenque Lauquen, Ignacio Kovarsky. En cuanto al objetivo de este ciclo de encuentros, el también prosecretario de Carbap explicó: “La idea es ver cómo lo están viendo los productores, el termómetro local, para después pensar en algo de accionar porque las políticas agropecuarias están perjudicando mucho la producción”. Y sentenció: “Interviniendo mercados, cerrando exportaciones y poniendo trabas no es la manera”.

 

“De preocupación se pasó a bronca con el Gobierno”, analizó Salaverri, para marcar que se pasó de un contexto de diálogo “a esta situación donde la dirigencia y productores están pensando en otras cosas”.

 

En Carbap consideran que el malestar trasciende lo sectorial y también apunta a “las desviaciones macroeconómicas, la inflación descontrolada, los niveles de pobreza y los embates contra los otros poderes del Estado, como la justicia”. También, en el mitin de este jueves se escucharon dardos hacia una oposición que está trabajando “en forma desordenada”.

 

Los resquemores ruralistas también se concentran en la figura de Matías Lestani, quien días atrás dejó de ser asesor de CRA para transformarse en el número dos de Julián Domínguez en el Ministerio de Agricultura. Varias entidades del norte bonaerense afiliadas a Carbap pero que suelen emitir comunicados por fuera y con sus sellos, calificaron a Lestani directamente de “Traidor”. En la cúpula de Carbap no esgrimen esas adjetivaciones, pero lejos están de regalar flores al exasesor.

 

“No sabemos cuál será su actitud en el Gobierno desde lo técnico y decisiones. Los caballos se ven en la pista, se verá si Lestani en algún momento aborda los temas como antes”, apuntó Salaverri, que aclaró que “CRA no tuvo nada que ver” en el desembarco de su exasesor al Gobierno. En Carbap sostienen que una salida disruptiva como la de Lestani no le hace bien a las entidades y menos a CRA, ya que generó mucha “irritación” en el ruralismo.

 

“Es un asesor, no es un dirigente, no espero lo mismo de un dirigente que de un asesor. A un dirigente sí le puedo pedir más lealtad”, aseguró Kovarsky, que apuntó que el ahora funcionario “tiene la herramienta para demostrar si cree en todo lo que dijo y hacíamos”.

 

Por otro lado, en la reunión se abordó la preocupación por la sequía, a partir de la cual pedirán la emergencia agropecuaria, tanto a las provincias de La Pampa y Buenos Aires como a la Nación.