21|5|2022

Nazario, la nueva carta de Massa para desembarcar en Córdoba

18 de enero de 2022

18 de enero de 2022

Referentes que responden a la exdiputada nacional ganan lugares en el Ministerio de Transporte. La relación con el PJ provincial y sus prioridades para 2023.

De cara a 2023, Sergio Massa busca construir el Frente Renovador en Córdoba y para eso ya cuenta con una aliada dispuesta a volver a ocupar los primeros planos de la política provincial, luego de un cauteloso bajo perfil durante los últimos dos años: la exdiputada nacional Adriana Nazario.  

 

Contadora pública especializada en sistemas de información para la toma de decisiones, Nazario tiene una intensa trayectoria de militancia en el peronismo de Río Cuarto. En 1999, cuando el PJ provincial ganó las elecciones locales con la candidatura de Alberto Cantero, fue convocada para hacerse cargo de la Secretaria de Desarrollo Económico, Producción y Empleo. Cuatro años después, desembarcó en el gabinete provincial durante la segunda gestión de José Manuel De la Sota como Ministra de Producción y Trabajo, cargo que ocupaba el actual gobernador Juan Schiaretti.

 

Su trayectoria en la gestión pública continuó anclada en el trabajo territorial y la coordinación entre lo público y lo privado, una marca indeleble en el perfil de gestión del cordobesismo. Se hizo cargo del Plan de Desarrollo del Noroeste y encabezó un proceso de renovación en el norte provincial, donde aún hoy su figura conserva un grado de aceptación alto a partir del trabajo realizado durante los tiempos en que oficializó su relación personal con De la Sota. También presidenta de la Fundación Banco de Córdoba, Nazario fue ganando espacios dentro de la estructura del partido hasta que, en 2015, fue electa diputada nacional como parte de UNA (Unidos por una Nueva Alternativa), la fuerza que selló la alianza entre De la Sota y Sergio Massa.

 

Nazario, con De la Sota, Massa, Malena Galmarini y Roberto Lavagna durante la campaña nacional del 2015.

El desembarco de Laura Labat en la subsecretaría de Transporte de la Nación es el último movimiento que se sustenta el aceitado vínculo que Nazario mantiene con el líder del Frente Renovador y actual presidente de la Cámara de Diputados. Después de un coqueteo que casi la ubica en la boleta del Frente de Todos para las legislativas de 2021, la apuesta por el armado cordobés parece volver a cotizar entre la lista de prioridades del tigrense. “Nunca tuvimos un vínculo demasiado aceitado con el FdT, pero siempre sostuvimos la relación que se inició con el armado de UNA y que se fortaleció durante el mandato de Adriana en la Cámara de Diputados, cuando Sergio era presidente del bloque”, señalan en su entorno.  

 

Esa relación se traslada hasta hoy y se refleja en la designación de dirigentes de Córdoba en el Ministerio de Transporte. Juan Manuel Escudero, director de Cargas, Alejandro Storello, director de Transporte de Pasajeros, y Marcos Farina, secretario de Articulación Interjurisdiccional, son los otros funcionarios cercanos a Nazario que hoy parece haberle ganado la pulseada a Carlos Caserio en la interna por los lugares en la cartera de Alexis Guerrera.

 

Desde el FR cordobés reconocen que el acuerdo se sostiene a partir de la relación entre Massa y Nazario, pero se ilusionan con que la exdiputada pueda dar un nuevo impulso al partido. De hecho, hace tres meses se conformó la Mesa Promotora del partido en la provincia. Su presidente, Fernando Caubet, entiende que una figura como la de Nazario servirá para “sumar músculo político” al espacio. “Sabemos que la política se edifica de esta forma, construyendo y sumando lazos con referentes de diferentes fuerzas que nos permitan fortalecer nuestra propuesta. En ese sentido, es muy importante poder contar con alguien con la trayectoria y el trabajo en el territorio que tiene Adriana”, dice al ser consultado por Letra P.

 

“A partir de la relación con Sergio, se fue fortaleciendo el grupo de cordobeses que trabajan en el Ministerio y ese grupo de dirigentes es el que estuvo al lado de José en el último tiempo, formado bajo la escuadra de Adriana”, dice Franco Miranda, el legislador provincial que hace un racconto histórico del recorrido de jóvenes que nació al calor de la militancia en el PJ y que dio origen a La Militante, la agrupación juvenil delasotista que acompañó los últimos años de El Gallego en la escena política cordobesa. “Así fuimos ganando confianza en la mesa chica de Sergio que podría derivar en el FR en Córdoba. Hoy es muy pequeño, pero creemos que con el volumen político que podemos imprimirle desde el interior de la provincia podemos hacerlo más significativo”, asegura.

 

Adriana Nazario, Laura Labat y Franco Miranda durante un recorrido por el interior en la campaña provincial del 2019.

Tras la vuelta del gremialista Pablo Chacón al schiarettismo, desde el FR creen que es momento de discutir en la mesa del poder político provincial. Por el momento, se ven afuera del PJ pero no descartan acompañar a alguno de los sectores dispuestos a participar en la interna partidaria del 27 de marzo.  

 

El primer turno electoral será en septiembre, en Marcos Juarez. “Tenemos la esperanza de que esa sea la primera vez que podamos presentarnos con nuestra boleta. Tenemos un candidato, Diego Heredia, pero no descartamos un acuerdo con el peronismo en pos de comenzar a reunificar al peronismo a nivel nacional”, señala Caubet. Además, eleva sus expectativas en torno a Nazario: "Es la persona indicada para sostener la continuidad del peronismo unido en la intendencia de Río Cuarto luego de la gestión de (Juan Manuel) Llamosas”.

 

Desde el sector de la legisladora provincial en uso de licencia le bajan la espuma a la última afirmación. Reconocen que Nazario es la referente mejor perfilada para disputar esa sucesión, pero prefieren ir despacio, privilegiando la “construcción colectiva”. “Ella nos saca varias cabezas a todos los dirigentes, pero tenemos que construir un proyecto que sea identitario con la ciudad, algo que hace mucho que Río Cuarto no tiene”, señalan.

 

Mientras tanto, miran el presente desde los cristales del FR. “Uno de los grandes desafíos que tiene Córdoba es la reconducción del transporte público, y (Martín) Llaryora lo sabe. Con él tenemos un buen diálogo y generacionalmente puede haber una buena sinergia”, reconoce Miranda. “Con Massa siempre tuvieron muy buena onda, son dos viejos conocidos que tienen la oportunidad de trabajar juntos. En ese sentido, eso nos puede permitir sentarnos en la mesa de discusión de aquí en adelante. ¿Por qué no?”, se pregunta el legislador y el abre el juego. Uno más en la partida por el futuro del peronismo mediterráneo.