08|5|2022

Galdeano: “El radicalismo no es más la ambulancia del PRO”

07 de enero de 2022

07 de enero de 2022

Tras dar el batacazo en las elecciones con el armado de la candidatura de Carolina Losada, ahora busca crear un frente para derrotar al PJ en Santa Fe. 

El diputado provincial y armador del radicalismo santafesino, Julián Galdeano, pide un minuto para armar un mate y asegurarse una charla sin interrupciones con Letra P desde Cariló, donde descansa junto a su familia. Pasó el día en la playa, desconectado entre médanos y los últimos capítulos de Una tierra prometida, el libro de memorias de Obama. “Me enganché, es buenísimo lo que cuenta y me ayuda a soltar el celular”, confiesa. 

 

Después de tanto descanso, se entusiasma con reinsertarse el chip de la política, al menos desde el análisis. Luego de un año exitoso en el que sacó de la galera a la senadora nacional Carolina Losada, cree que el nuevo desafío no es construir un nombre sino un frente amplio que derrote al peronismo en 2023. 

 

Lo pinta como un trabajo de orfebre que, por ahora, no tiene derecho de admisión, pero tampoco invitados confirmados. Lo que sí asegura es que la UCR está fortalecida y tendrá otro protagonismo hacia dentro de Juntos por el Cambio (JxC). “Hay que ampliar, no sólo cambiar al de la punta de la mesa”.

 

-¿La playa es para hacer balances y proyecciones? 

 

-Por supuesto. Cuando sale bien un año, el desafío es estar a la altura el próximo. 

 

-¿Es una ventaja para proyectar que 2022 sea un año sin elecciones?

 

-El año no electoral nos pone a prueba: ser constantes sin tener el deadline de la campaña electoral. 

 

-¿Cuál es el desafío?

 

-Son tres: darle protagonismo a nivel nacional a la coalición santafesina de JxC y desarrollar un programa a futuro en la provincia para resolver los problemas. 

 

-¿Y el otro?

 

-Que el radicalismo contenga a todas las vertientes de la oposición para confluir en un mismo barco. 

 

-No parece fácil subir a ese barco. 

 

-Es difícil porque hay desconfianzas, historias cruzadas y diferencias ideológicas.

 

-Hace poco dijo que, si se armaba un frente, debería ser de verdad sin priorizar amistades. ¿Lo sostiene?

 

-Totalmente. No podemos imponer nada a nadie, pero hay que evitar volantazos en la esquina. Debe haber protagonismo inicial para todos para que después nadie se sienta incómodo.

 

-¿Desde qué base política? 

 

-Hay que hacerlo de cero y con un programa.

 

-Hace un año buscaban convencer a Miguel Lifschitz para que encabezara un frente con el radicalismo y el PRO. ¿Es ese esquema? 

 

-Hablábamos mucho con Miguel y teníamos coincidencias de fondo, pero no en las formas. Su pérdida impactó al socialismo y cambió todo.

 

-En el medio, hubo elecciones. 

 

-El resultado electoral impactó en quienes no son de JxC y los obligó a recalcular y apurar definiciones.

 

-El socialismo siempre puso su límite en el PRO, que ahora está debilitado. ¿Eso facilita un acercamiento a una coalición?

 

-Si nos ponemos de acuerdo en qué queremos hacer, las excusas se terminan. Nadie puede vetar a nadie. 

 

-¿Hay contactos?

 

-Nunca los perdimos con viejos compañeros de ruta como el socialismo, Pablo Javkin, la democracia progresista. Vamos ajustando coincidencias para lo que va a venir.

 

-¿Y qué va a venir?

 

-Una alternativa que gobierne Santa Fe y Argentina y deje atrás al peronismo.

 

-¿La idea es una alianza para derrotar al peronismo?

 

-Para dar respuesta a los problemas de la provincia. Eso implica diferenciarse de cómo administran (Omar) Perotti, Alberto (Fernández) y el kirchnerismo. 

 

-¿De qué habla con Pablo Javkin?

 

-De Rosario y bastante de política.

 

-¿Es la figurita difícil?

 

-Es el intendente de Rosario y tiene peso específico, pero ninguno es más que el otro en esta historia. 

 

-¿Los nombres son secundarios?

 

-No es una competencia de nombres, sino de ideas.   

 

-Armó la candidatura de Carolina Losada este año y dio el batacazo. ¿Qué se propone para 2023?

 

-Ser parte de una coalición fundadora en la provincia que gane y transforme. 

 

«Javkin es el intendente de Rosario y tiene peso específico, pero ninguno es más que el otro en esta historia»

-Algo así planteaba el Frente Progresista en 2007.

 

-Fue un viento de cambio en un momento de agotamiento del PJ. Transparentó y dio un Estado presente y cercano, pero no resolvió muchas cosas. Perotti no hizo nada. Ese es el punto de partida. 

 

-¿Cuáles son los riesgos que ve en el armado de una alianza?

 

-Con (Fernando) De la Rúa y (Mauricio) Macri se cometió el error de construir “en contra de”. Hay que tener un programa.

 

-Si bien el radicalismo fue el ganador en la provincia, no parece arrogarse prioridad de mando.

 

-El radicalismo está creciendo. Muchos del macrismo vuelven a acercarse, pero no somos más la ambulancia del PRO ni de JxC. Hay que ampliar la coalición, no sólo cambiar al de la punta de la mesa.

 

-¿Por qué la UCR tomó ese rol de ambulancia?

 

-El PRO nació desde el poder y muchos dirigentes valiosos no estaban acostumbrados a perder una elección y saber reconstituirse.  

 

Al frente, Losada se lleva los flashes tras ser electa. Al fondo, Galdeano, los abrazos.

-¿Qué errores no deberían volver a cometer a nivel provincial?

 

-Hay que desalambrar la provincia. Los funcionarios de Cambiemos venían para la micromilitancia a un hotel de Rosario. Hay que tener contacto con la gente, empresarios, etc. 

 

-¿Cómo ve la discusión política santafesina? 

 

-Una bajeza total. 

 

-¿En dónde lo ve?

 

-Por ejemplo, cuando el ministro de Economía (Walter Agosto) acusa a la oposición de sentirse incómoda con la solvencia fiscal de la provincia.

 

«No somos más la ambulancia del PRO ni de JxC. Hay que ampliar la coalición, no sólo cambiar al de la punta de la mesa»

-¿Cómo ve el vínculo del gobernador con la Legislatura? 

 

-De pulseada permanente. Igual con el PJ. Encima, cuando pierde, se lleva la pelota.

 

-¿Qué propone el gobierno provincial a la oposición?

 

-Solo contratos de adhesión, sin política ni diálogo. 

 

-¿La oposición qué le propone? El gobierno la acusa de minarle el terreno en la Legislatura. 

 

-Si quisiéramos debilitarlo, le hubiésemos rechazado el Presupuesto y le dimos una segunda oportunidad en febrero.

 

-¿Por qué esa chance?

 

-Para que no tenga discrecionalidad con el Presupuesto reconducido y para que no haya cálculos dibujados. 

 

-¿El problema del gobierno es político?

 

-Sí y lo tiene desde que arrancó. Pregunto: ¿hay funcionarios que resuelvan sin tener que consultar al gobernador? No.