06|12|2022

De Loredo se cargó la UCR al hombro y sale a confrontar con Schiaretti

01 de octubre de 2022

01 de octubre de 2022

Rodeado de referentes nacionales, el diputado definió a su partido como "un gigante que se pone de pie". Refrendó la unidad de JxC y advirtió sobre los egos.

CÓRDOBA (Corresponsalía) "Hoy, en este Comedor Universitario que explota, les queremos decir a propios y extraños, que nos dieron varias veces por muertos: acá está este gigante. No estaba muerto este gigante que es parte de la cultura argentina. Este gigante se pone de pie. Este gigante se pone de pie para volver a gobernar. Vamos a volver a gobernar, sépanlo todos". Con voz quebrada, Rodrigo de Loredo guardó sus arengas más directas para el final de su discurso, en el cierre del acto que lo tuvo como protagonista este sábado y que lo ratificó en una doble condición expectable: referencia principal del radicalismo cordobés y contendiente para disputar el sillón que actualmente ocupa el gobernador Juan Schiaretti, a quien le dedicó sus palabras más críticas.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Durante casi media hora, el diputado nacional realizó un crudo diagnóstico de la situación en la provincia, con énfasis en los aspectos medulares de cualquier gestión (salud, educación, economía y seguridad) y enfatizando la sucesión de escándalos que en las últimas semanas obligaron al gobierno provincial a reconfigurar su gabinete: las muertes de recién nacidos en el Hospital Neonatal, las sospechas por la compra de insumos en Salud y la salida del cuestionado Alfonso Mosquera, ministro de Seguridad, mientras se realiza el juicio por el asesinato de Blas Correas.

 

Ofreciendo resonancia a lo que presentó como inquietudes de la ciudadanía, De Loredo también llamó a cuidar la unidad de Juntos por el Cambio (JxC). En ese marco, pidió especial cuidado para evitar desaveniencias producto de las disputas de egos. Sin más referencias de una futura compulsa con Luis Juez, a quien saludó como "mi querido amigo", el extitular de ARSAT repitió un concepto que a esta altura obra casi como axioma: "Será candidato a gobernador de Córdoba el que pueda ganar".

 

De Loredo subió a la pasarela que obró como escenario minutos antes de las 13.30. Lucía una remera blanca que conjugaba con el color que predominó en el Comedor Universitario de la UNC, lugar caro a la militancia de la Franja Morada. Su irrupción fue sucedida por una canción especialmente compuesta por La Mona Jiménez, el artista más popular de Córdoba. Titulado "Seguí en carrera", el tema llama a sonreír y contagiar optimismo ante "lo bueno por venir". 

 

Previamente habían sido voces políticas las que retumbaron en el mediodía cordobés. Todas ellas radicales, en su mayoría habitués de la pantalla nacional. Con breves discursos que no superaron los 10 minutos de duración, expusieron Constanza Córdoba (presidenta de la Juventud Radical provincial); el diputado porteño Martín Tetaz; su par cordobesa Soledad Carrizo; Mario Negri (referente del radicalismo local y presidente del bloque de la UCR en la Cámara baja); el jefe del interbloque de JxC en el Senado, Alfredo Cornejo; el senador Martín Lousteau, frontman de Evolución, el sector del radicalismo que cobija a De Loredo; y el diputado y precandidato a presidente, Facundo Manes.

 

En torno a ese grupo se ubicaron quienes ocupan las bancas de la UCR en la Legislatura e intendentes de distintas localidades que ya juegan abiertamente en favor de la candidatura del joven dirigente cordobés. A esas referencias territoriales se refirió como "los mejores gestores". A través de sendos videos enviaron sus salutaciones el gobernador de Jujuy, precandidato a presidente y titular de la UCR nacional, Gerardo Morales, y el exintendente capitalino y referente del sector interno conocido denominado Confluencia, Ramón Mestre

 

En todos los casos, quienes hicieron uso de la palabra destinaron una fracción de su alocución a destacar la necesidad de preservar la unión de la alianza opositora. También ratificaron la convicción de que de allí surgirán nuevos gobiernos para el país, para Córdoba y para varias provincias.

 

Presentes, asintiendo cada deferencia, variados representantes de las otras fuerzas que integran la coalición. Por el PRO dijeron presente Javier Pretto y Oscar Agost Carreño, presidente y vicepresidente del partido en Córdoba; el diputado Héctor Baldassi y sus pares Soher el Sukaria y Laura Rodríguez Machado. También la senadora Carmen Álvarez Rivero y el precandidato a intendente Sebastián García Díaz, adherentes al partido amarillo. Por la Coalición Cívica, Leonor Martínez Villada y Gregorio Hernández Maqueda. También las autoridades de Republicanos Unidos y Primero la Gente. 

 

Claro está, la mayoría de las miradas se dirigieron a Juez, el referente del Frente Cívico y potencial rival de De Loredo en la interna cambiemista para la gobernación..

 

Veinticuatro años

El gobierno provincial fue el principal destinatario de las críticas enunciadas. “La política de Córdoba no estuvo a la altura de la gente, que demanda algo nuevo, algo distinto. Los problemas son siempre los mismos porque nos gobiernan siempre los mismos. Hace 24 años que gobiernan, pero la provincia, a pesar de todo su potencial, su riqueza, su gente, su fuerza, sigue funcionando de forma analógica, sin cambios, con menos energía, menos entusiasmo y menos ideas”.

 

También aseguró que, pese a declamaciones en contrario, el modelo que impulsa Juan Schiaretti "no tiene diferencia conceptual ni moral con el kirchnerismo". Como ejemplo de ello señaló coincidencias y complicidades. "Lo vemos en la articulación para eliminar las PASO o en su complicidad para aprobar un nuevo pacto fiscal y volver a subir impuestos en ingresos brutos y sellos", disparó.

 

De inmediato, señaló la existencia de una sociedad política entre el seguro contendiente por el oficialismo, Martín Llaryora, y el intendente de Villa María, referente del Frente de Todos en Córdoba, Martín Gill. También apuntó a la ya reconocida articulación, en distintos niveles, entre el intendente de la ciudad y La Cámpora.

 

Por otra parte, aunque reconoció aciertos en las sucesivas gestiones cordobesistas, en particular vinculadas a la obra pública, consideró que sostienen "un modelo agotado, carente de ideas". Por ende, "Juntos por el Cambio tiene que demostrarle a una ciudadanía cansada, decepcionada, que Córdoba da para más”, sentenció.