04|12|2022

Scioli: “Lula tiene un fuerte compromiso y afinidad personal con Alberto"

ENTREVISTAS

01 de octubre de 2022

01 de octubre de 2022

En dialogo con este portal, el embajador no disimula la preferencia del Frente de Todos por el líder del PT. Integración regional y violencia política.

SAN PABLO (Enviado especial) Como embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli no la tuvo nada fácil: desde la asunción de Alberto Fernández, el presidente Jair Bolsonaro nunca ocultó que se sentía más a gusto con Mauricio Macri en la Casa Rosada. A fuerza del temple que forjó en sus dos mandatos bonaerenses con cotidianos reproches K, el exgobernador tendió puentes con el Palacio de la Alvorada.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

A 24 horas de la elección que cimentará el regreso de  Luis Inácio Lula da Silva o la continuidad del actual mandatario, que busca su reelección, Scioli no disimula la predilección del Frente de Todos por el líder del Partido de los Trabajadores (PT). "Tenemos que respetar la voluntad popular, pero no puedo dejar de decir el fuerte compromiso y la afinidad personal que tiene Lula con el presidente Alberto Fernández", afirmó a Letra P el embajador, que regresó a su despacho en esta ciudad que había dejado en junio para asumir como ministro de Producción tras la tormentosa salida de Matías Kulfas

 

Para el futuro, en esta segunda etapa como diplomático, aspira a que ambos países logren una "máxima integración posible" después de los comicios.

 

-¿Cómo califica hoy la relación bilateral con Brasil?

 

-Hemos tenido grandes avances, hemos rencauzado las relaciones y eso se ve reflejado en que Brasil volvió a ser el primer socio comercial de Argentina. Lo más interesante es el récord de manufacturas de origen industrial, es decir mano de obra argentina. Ahora viene un tiempo de profundizar la integración a partir de esta crisis de la globalización. Tenemos que encontrar en nuestra región y, particularmente, en la relación bilateral, la mayor complementación posible. La industria naval, el calzado... todo el mundo del agronegocio demanda lo que la Argentina y Brasil juntos podemos ofrecer como líderes.

 

-¿La relación puede llegar a cambiar a partir de la elección de este domingo?

 

-Lula es un hombre de una profunda convicción y durante la campaña ha desarrollado, en el marco de su propuesta, que es el tiempo de recuperar, la máxima integración posible. También lo hizo desde su gobierno: recordemos cómo ayudó a fortalecer el Mercosur y a desarrollar el Unasur con una mirada de llegar a acuerdos donde podamos exportar lo que podemos producir. El tema de los fertilizantes es un caso emblemático: Brasil tiene que ir a comprar a Rusia o Bielorrusia cuando en Argentina tenemos en Mendoza la cuenca de potasio, donde se pueden desarrollar fertilizantes a través de inversiones binacionales.

 

-¿La posibilidad de que Lula vuelva al poder genera una mayor expectativa que una reelección de Bolsonaro?

 

-Genera una expectativa enorme desde el punto de vista político y económico el resultado de la elección. Tenemos que respetar la voluntad popular, pero no puedo dejar de decir el fuerte compromiso y la afinidad personal que tiene Lula con el presidente Alberto Fernández. Igual yo he mostrado, a pesar de las diferencias políticas e ideológicas de nuestros gobiernos, avances en temas concretos. 

 

-¿Cómo vivió esta campaña en la que hubo tres asesinatos y violencia política?

 

-Es la contracara de lo que pienso que debe ser la política. En una sociedad tan sensibilizada, que viene de una pandemia, que tiene problemas en su vida cotidiana, en la política tiene que haber una gran madurez de desarrollar propuestas y no una escalada de ataques al máximo nivel político que después se ve reflejada en episodios desarrollados aquí en Brasil como también en Argentina, que ha asistido al momento dramático del intento de asesinato de Cristina Kirchner

 

-¿Le preocupa que la violencia que se vivió en esta elección se traslade a la campaña en Argentina?

 

-Es el gran desafío que tenemos: consensuar políticas de Estado, acuerdos. El caso de Vaca Muerta es emblemático. Nadie discute la importancia del gasoducto y del desarrollo de la segunda reserva de gas más grande del mundo y que podamos, en el caso con Brasil, buscar el gran punto de encuentro y desarrollo común. Hoy, la sociedad argentina va a estar muy exigente con respecto a eso y atenta para que pueda haber concordia. Eso no significa que cada espacio político no mantenga su identidad, su visión de las cosas, pero tenemos que elevar el debate a estos nuevos desafíos que tenemos. El mundo se abre a la electromovilidad, al cambio climático, las nuevas tecnologías aplicadas a los nuevos procesos productivos agrarios... Esa agenda del presente y del futuro es la que me apasiona y trato de influenciar positivamente a partir de la misión que tengo como embajador argentino en Brasil en esta segunda etapa. Durante las campañas debemos encontrar un debate positivo, constructivo, con ideas superadoras.