06|2|2023

Milei llevó su discurso negacionista a Tucumán para aliarse con Bussi

02 de octubre de 2022

02 de octubre de 2022

Alrededor de 14.000 personas participaron del acto que tuvo como único orador al ultraliberal. Cuestionó la cifra de desaparecidos. Colectivos movilizados. 

TUCUMÁN (Corresponsalía Norte Grande) El diputado nacional liberal Javier Milei soldó con su visita a Tucumán la alianza con Fuerza Republicana (FR), el partido que creó en 1988 el ex gobernador Antonio Domingo Bussi, condenado por crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura cívico militar. El desembarco se produjo de la mano de un familiar, el legislador provincial Ricardo Bussi, hijo menor del ex militar ya fallecido, que le armó un acto en la céntrica plaza Juan Bautista Alberdi, al que asistió un importante número de tucumanos y tucumanas.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El presidenciable llegó a la provincia el jueves 29 por la noche y al día siguiente al mediodía realizó una conferencia de prensa junto a Bussi, en la que aprovechó para repetir una a una sus consignas, como criticar a lo que denomina la casta y al plan económico del gobierno. Tuvo que hacer contorsionismo ante una consulta para justificar su alianza con el bussismo tucumano, que tiene una historia de 34 años.

 

El punto más alto fue cuando, ante una pregunta de una periodista sobre los desaparecidos, cuestionó su número: "Que la izquierda haya logrado imponer en la batalla cultural este tipo de cuestiones no quiere decir que sea verdad. ¿Me podes mostrar la lista completa de los 30 mil desaparecidos?". La cronista se negó a responder y el legislador insistió: "Yo lo que digo es, mostrame dónde están los 30.000 desaparecidos, mostrame la lista, dame todos los nombres que llegan a 30.000. ¿Sabés cuántos tiene registrados la Secretaría de Derechos Humanos? Quiero saber si lo sabés". Su postura negacionista de esta cifra, un acuerdo básico de la democracia tras la última dictadura cívico militar, fue aplaudida por los seguidores que estaban presentes en la conferencia.

 

Por la tarde, Milei ofreció una charla en un hotel, en la que no hubo preguntas, de la que participaron 150 personas, entre empresarios y seguidores, que tuvieron que pagar una entrada de 10.000 pesos, pero hubo un descuento para los dirigentes del espacio que viajaron desde Córdoba, Salta y Santiago del Estero, excepción que fue gestionada por el propio Carlos Kikuchi, su asesor que fue apuntado por Carlos Maslatón,  

 

Ya el sábado, desde las 17.30 y con una temperatura primaveral, llegaron seguidores de Milei a la plaza Alberdi. A las 19 subió al escenario Bussi, quien arengó y agradeció la presencia de jóvenes, sobre todo. A las 20, el número de asistentes era de 14.000 personas, aproximadamente, como calculó ante Letra P el legislador provincial bussista Horacio Vermal, uno de los organizadores del encuentro. "Todos autoconvocados, no hicimos nada para movilizar", aseguró, aunque a 200 metros del acto y a lo largo de cuatro cuadras, por calle Suipacha, había estacionados ómnibus que llevaron a parte de quienes participaron del acto.

 

Unos 15 minutos después de las 20 sonó por los parlantes la canción Panic Show, de La Renga, que arranca con: "Hola a todos, yo soy el león". Fue la señal con la que Milei ingresó a los saltos, como todo un rockstar, en medio de la gente, rodeado de una decena de guardaespaldas, hasta subir al escenario. "¡Viva la libertad, viva la libertad!", fueron sus primeras palabras. Y luego, en tres minutos, lanzó críticas contra la política tradicional, a la que trató de casta, chorra, parasitaria e inútil. "Quiero agradecer a la gente que tantamente (sic) hizo posible este acto, a Ricardo Bussi, a mi hermana (Karina MiIei) y a Carlos Kikuchi", continuó.

 

Los cuidados detalles del acto, que contemplan luces, música, conductores que arengan al público, fuegos artificiales y bengalas de humo amarillo, pierden contundencia y efectividad cuando habla Milei, porque evento transmuta a una clase de economía. El diputado sólo tiene momentos de participación y de respuesta de los seguidores cuando usa palabras altisonantes para criticar con insistencia a lo viejo de la política, a la que califica de manera despectiva por ser socialista, populista, feminista e inclusiva. El encuentro duró 80 minutos y terminó a pura música, con el libertario bailando y arengando desde el escenario. Como contó Letra P, después de los errores no forzaron del último tiempo, el diputado había focalizado su campaña en hablar prácticamente sólo de economía

 

En el medio del público se desplegó un cartel importante que postuló a Milei para la presidencia y a su anfitrión para la gobernación tucumana en 2023. Así, parecería que habrían quedado rotos los puentes para un virtual acuerdo con un sector de Juntos por el Cambio que quiere una alianza con Bussi. La asistencia, más allá de los movilizados en ómnibus, tampoco puede desdeñarse, pues el crecimiento de este espacio le arrancaría votos a la oposición cambiemista. En 2019, FR obtuvo ocho bancas en la Legislatura  tucumana y la alianza con la Libertad Avanza podría revitalizar a ese espacio para que mantenga o mejore esa performance.

 

No es la primera vez que se unen los apellidos Milei y Bussi. En 1999, cuando el ex gobernador Bussi ganó una banca como diputado nacional, función en la que no pudo asumir luego de varios meses porque el Congreso rechazó su incorporación debido a la violación de derechos humanos de la que fue protagonista durante la dictadura, el libertario fue contratado como su asesor, cargo que tuvo admitir años más tarde pese a sus críticas a "la casta", a la que acusa de vivir del Estado.

 

Milei llegó a Tucumán junto a su hermana Karina y al ex periodista Kikuch, que en junio ya habían visitado la provincia junto para acordar con Bussi los detalles de la fusión de ambas fuerzas y las características del acto de presentación en público. La foto de los tres fue el punto de quiebre del libertario con el economista Maslatón, uno de los mentores de la figura del ahora diputado.