13|11|2022

En el búnker de Lula predominan la prudencia y la expectativa

02 de octubre de 2022

02 de octubre de 2022

Ante los primeros datos, que daban ganador a Bolsonaro, el Partido de los Trabajadores se mantenía en silencio y aguardaba que cambiara la tendencia. 

SAN PABLO (Enviado especial) A las 17, cerraron los centros electorales y Brasil quedó a la espera de los resultados definitivos de las elecciones más importantes desde la recuperación de la democracia, pero el centro paulista no lo nota. Un grupo de jóvenes con remeras rojas del candidato del Partido de los Trabajadores (PT),  Luiz Inácio Lula da Silva, camina con cervezas en las manos, mientras una camioneta con la bandera de Brasil, el símbolo distintivo del presidente que busca la reelección Jair Bolsonaro, acelera y circula a gran velocidad. En un bar, un televisor muestra el conteo de votos.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Mientras tanto, en el búnker de Lula, ubicado en Rua Martins Fontes 71, predominaban la cautela y la expectativa ante los primeros datos que arrojaba el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que daban ganador al actual presidente. Una fuente del estado paulista consultada por este medio sobre los primeros números y los boca de urna internos de la oposición respondió de forma escueta: www.tse.jus.br, es decir, la página oficial de la justicia electoral donde se difunden los números de la primera vuelta.

 

En diálogo con Letra P y a la espera de los resultados finales, el senador federal y asesor de campaña de Lula, Humberto Costa, aseguró que la tropa petista tiene una “expectativa muy positiva” de ganar en primera vuelta. “Creo que va a ocurrir”, aseguró y agregó: “Hicimos todo lo que había que hacer. De todas las elecciones que hemos disputado, en ésta tenemos la mayor posibilidad de ganar en primera vuelta".

 

El exministro de Salud de Lula dijo que la jornada electoral de este domingo se desarrolló con normalidad, pero admitió que en la oposición preocupa la reacción que tendrá Bolsonaro en caso de que sea necesario realizar una segunda vuelta. “Van a estar muy desesperados y creo que será una disputa muy difícil”, declaró.

 

Lula votó por la mañana en el mismo lugar donde hace cuatro años fue detenido, São Bernardo do Campo. “Es la elección más importante de mi historia”, declaró el candidato opositor tras emitir el sufragio.

 

"Hace cuatro años no pude votar por una mentira que se instaló en este país y hoy estoy acá votando para intentar volver a ser presidente, para intentar que este país vuelva a la normalidad y nunca más tener un presidente que trate al país sin respeto", aseguró en conferencia de prensa.