23|1|2023

Urribarri, el Patrón del campeón

31 de octubre de 2022

31 de octubre de 2022

El exgobernador se sube al éxito de Patronato en la Copa Argentina con la nostalgia de tiempos pasados cuando el club de Paraná era "política de Estado".

PARANÁ (Corresponsalía Entre Ríos) El Club Atlético Patronato de la Juventud Católica, que este domingo obtuvo su primer título nacional consagrándose campeón de la Copa Argentina al derrotar por uno a cero a Talleres de Córdoba, llegó a la primera división del fútbol argentino en 2015, cuando Sergio Urribarri culminaba su segundo mandato al frente de esta provincia. Precisamente, el salto del Patrón de Paraná a la máxima categoría se dio en congruencia con la decisión política del exgobernador de posicionar en el plano nacional a la provincia -a su figura, mejor dicho- en general y al deporte en particular.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Urribarri lo tomó -a Patronato- como una política de Estado”, arriesga un periodista que se especializa en la materia. El domingo por la noche, ni bien concluyó el partido en Mendoza, el exgobernador festejó a través de sus redes sociales. “En estos días con emoción estoy recibiendo cientos de mensajes en reconocimiento por lo que hicimos por el deporte durante mi gobierno y en espacial por Patronato”, dijo y agregó: “Se me infla el pecho de orgullo y se me pasa en una ráfaga todo el trabajo que hicimos juntos, del que seguimos viendo frutos”. En sintonía, Dante Molina, vicepresidente de la institución, explica que “los mejores resultados salen de la conjunción del Estado con las entidades”.

 

El apoyo fue, en su momento, en lo económico y en cuestiones de logística, como el transporte, y organizacionales. Pero su involucramiento no significó una participación sólo en la toma de decisiones, sino que también tenía vínculo cercano y directo con los hinchas. De hecho, se recuerda la bandera gigante que desplegaban los hinchas y que rezaba “Gracias Urri”. Ese grupo, la Barra Fuerte, asistía a los actos políticos y estuvo presente en la Plaza Mansilla, frente a la Casa de Gobierno, el día de su reelección. Hoy, si bien existe un grupo de hinchas que siguen regularmente los partidos, podría decirse que como barrabrava está desarticulada. “Tenemos un grupo que nos sigue y que trata de ir a cualquier lugar y eso aporta al colorido, que tuvo que ver con el despegue del equipo”, aporta Molina.

 

Como dato del interés de Urribarri con el fútbol, en el pleno conocimiento de la incidencia de lo popular en lo político, vale recordar que, según cuenta Cristina Fernández en su libro Sinceramente, fue él quien le acercó la idea del programa Fútbol para Todos, que lanzó el 20 de agosto de 2009 por cadena nacional. “Esa idea surgió del entonces gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri. Esto es algo que nunca dije públicamente porque las represalias contra él por parte del Grupo Clarín iban a ser terribles”, reseñó y abundó: “Un día el Pato, que es como le decíamos a Urribarri, me vino a ver a Casa de Gobierno y me contó su idea. En ese momento él tenía relación con dirigentes del fútbol porque el hijo era jugador no recuerdo de qué club  -creo que Boca-, y me dijo: “Podemos recuperar el fútbol ¿Querés?´”.

 

Estas terminales políticas estaban claras con Urribarri como jefe político de la provincia. Hoy, con el gobernador Gustavo Bordet es más difícil de establecer. Así, la relación del club y sus dirigentes con el poder político de Entre Ríos no es tan clara. Son contadas las veces en que Bordet se mostró con el club, aunque debe decirse que tal cosa no sucede por estar en contra de la gestión si no más bien por desinterés por esas cuestiones. Lo mismo puede decirse del intendente de la capital provincial, Adán Bahl, que no se involucra aunque su administración sí colabora desde el municipio con cuestiones de infraestructura de la ciudad.

 

El no interés de Bordet en la política del club es tal que un funcionario suyo fue candidato a presidente y el mandatario no se involucró, al menos públicamente, en el proceso. Fue Sebastián Bertoli, arquero e ídolo del rojinegro, quien a la par de comandar el Instituto Autárquico Becario Provincial (INAUBEPRO) intentó ir por la presidencia del club enfrentando a Oscar Lenzi y fue derrotado por el actual presidente.

 

De todos modos, ni Bordet ni Bahl se privaron de subirse a la fiebre por el club paranaense. Este lunes por la tarde recibían al plantel en el Centro Provincial de Convenciones (CPC) para que los jugadores y el cuerpo técnico continaran con la zaga de festejos que comenzaron ni bien el árbitro dio el pitazo final del partido en el estadio Malvinas Argentinas de la tierra del sol y del buen vino.

 

Ahora, después de los festejos, a Patronato le queda pensar en en el partido frente a Boca Junior en Abu Dabi y en la Copa Libertadores 2023 a la que accedió como campeón de la Copa Argentina, aunque con un requisito reglamentario: debe tener un equipo de primera y otro juvenil de fútbol femenino. “No estaba al tanto pero ya me pongo a formarlos, que no se preocupe la Conmebol. No nos llegó la comunicación, pero le aseguro que postulantes para jugar vamos a tener”, le dijo Lenzi al canal TyC Sports. También, por las particularidades del diseño del fútbol, en recorrer el país compitiendo en el Nacional B para regresar a primera división.