06|2|2023

El debate por las PASO remarca la soledad del Presidente en la cúpula del FdT

05 de octubre de 2022

05 de octubre de 2022

Fernández es el único del trío societario del oficialismo que banca las primarias. Massa apuesta por la suspensión y CFK abre el debate.

"Mi mayor aspiración es que en 2023, desde el último concejal hasta el presidente de la República, sean elegidos primero por los compañeros del Frente de Todos”. Lo que fue un desafío de Alberto Fernández en el Día de la Militancia, el 17 de noviembre de 2021, cuando se insinuaba la interna a cielo abierto que se vendría después, se convirtió en una camisa de 11 varas presidencial. Diez meses y medio más tarde, la portavoz Gabriela Cerruti hizo malabares dialécticos para no revelar que el mandatario sigue pensando lo mismo sobre las PASO, una postura que empieza a mostrarlo solo en la mesa de tres que comparte con Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En una entrevista con Futurock, Cerruti consideró que Fernández "no tiene que opinar de todos los temas", negando parte del ADN argentino. La vocera, entonces, apeló al argumento técnico para esquivar el tema, repetido en varios despachos de la Casa Rosada desde que la Liga de las provincias retomó su embestida contra las primarias: "Es una ley que hay que cumplir, el Presupuesto la contempla. Si se vota otra cosa en el Congreso, el Gobierno verá lo que tiene que hacer. En este momento, no es un tema que esté en discusión en el Ejecutivo".

 

Debate frustrado en las legislativas 2021 por haber sido planteado a último momento, las provincias volvieron a la carga ya no en contexto de pandemia, pero esgrimiendo como principal razonamiento el mismo del año pasado: el ahorro económico que supone la suspensión. Como contó Letra P, los futuros comicios fueron tasados por el Ministerio de Economía en 55 mil millones de pesos, un 606% más que las presidenciales de 2019, un monto que incluye PASO, generales y eventual ballotage. Como mínimo, las primarias demandarían el 40% del total. Más allá de lo financiero, en el fondo, maridan otros objetivos, políticos, de estrategia y conveniencia electoral. 

 

El cristinismo jura que no hay seguridad sobre qué conviene para 2023, un turno electoral que hasta no hace mucho daba por perdido. La Cámpora ha nutrido su territorialidad usando las primarias para jubilar a viejos caudillos del conurbano, si bien a nivel nacional CFK nunca las usó desde que las reglamentó ella misma, en su segundo mandato en Balcarce 50.

 

Abocada a su agenda judicial, con la causa Vialidad y el intento de magnicidio en su contra como prioridades, la vicepresidente no se expresó al respecto y nadie la parafrasea. Igual, su entorno deja trascender que, al menos como cambio sustantivo, la vicepresidenta permitió abrir el debate. "Las PASO no fueron una ley que me haya gustado votar, nunca me gustaron... no es un instrumento que me haya gustado", apuntó la senadora Juliana Di Tullio. Este martes, el ministro bonaerense Andrés Larroque opinó que se debe "reflexionar y charlar respecto a la validez del instrumento o si su espíritu original se corrió". Semanas atrás, había primereado Carlos Castagneto en AM750: el titular de la AFIP y presidente de Kolina se inclinó por "una lista de unidad" para 2023, luego de recordar como un error la interna salvaje entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez en las primarias bonaerenses de 2015.

 

"Es un modis operandi", bromean desde una intendencia K. La película, acotan, tiene la misma trama que el proyecto sobre la Corte Suprema. "Primero los gobernadores plantean el tema y después termina escalando", dicen. Por la suspensión de las primarias se anotan, además de las provincias, las intendencias. Para que no ocurra lo de 2021, piden apurar la jugada mientras se mantenga el clamor. Hay una regla no escrita que dictamina que las leyes electorales se debaten en años pares, en los que no se vota. El clamor entre los gobernadores alcanzó incluso al albertista Gustavo Bordet: el entrerriano evaluó "estudiar" la posibilidad.

 

¿Y Sergio Massa qué opina? En su entorno le sacan el cuerpo al fierro caliente bajo la excusa de que el ministro está sólo abocado a la gestión y sólo habla de temas de su cartera, pero piden hacer archivo: como titular de la Cámara de Diputados, el año pasado, se inclinaba por "evitar" las primarias legislativas o por su realización "el mismo día que las generales".  A la espera de un proyecto cuya elaboración el tigrense pateó para después de negociar el Presupuesto 2023 con una oposición que reclama mantenerlas, parece haber un punto en común entre los distintos pensamientos: la cancelación de las primarias sería, en principio, por el próximo año, bajo la excusa económica. Una reforma electoral más profunda quedaría para más adelante. 

 

En soledad en la tríada societaria, que no sería la primera vez, Fernández vuelve a tener cierto acompañamiento desde los movimientos sociales, como cuando Martín Guzmán estaba contra las cuerdas. El Movimiento Evita ya dejó traslucir que prefiere que se realicen. "Siempre hemos defendido las PASO cómo herramienta de ordenamiento de la oferta electoral de los partidos políticos y de las coaliciones”, las defendió, en el canal TN, el diputado Eduardo Tonioli, referente en Santa Fe de la organización que conduce Emilio Pérsico. De Barrios de Pie, su compañera de bancada Natalia Souto se sumó al operativo desclamor. "La democracia necesita estos espacios. Sobre todo hoy en día, cuando las mayorías se constituyen en función de acuerdos".