22|11|2022

Morales en Córdoba: mensajes de unidad radical y un palito para Macri

05 de octubre de 2022

05 de octubre de 2022

El presidente de la UCR arengó a la tropa propia, pero también disparó por elevación hacia el expresidente y la interna cambiemista. Las ausencias explicadas.

CÓRDOBA (Corresponsalía) El presidente de la UCR, Gerardo Morales, destinó buena parte de su paso por Córdoba este martes a enviar mensajes de unidad. Al interior del radicalismo primero, hacia la inestabilidad de Juntos por el Cambio (JxC) por transitividad. Atento a los reclamos vertidos por el universo rojiblanco en anteriores visitas, omitió encuentros, siquiera puentes verbales, con referentes del gobierno provincial. Asimilando el tono de los socios en la alianza opositora, cruzó a su correligionario Facundo Manes por sus palabras sobre el expresidente Mauricio Macri, a las que consideró como “infundadas y excesivas”. Sin embargo, en el acto de cierre de su visita, realizado en la Casa Radical de la ciudad de Córdoba, el gobernador jujeño retomó un aire desafiante que parecía haber omitido horas antes durante su exposición en la Bolsa de Comercio y su visita a la ciudad de Pilar.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Ante un auditorio exclusivamente radical, el presidente de la UCR no solo arengó a la tropa propia. En distintos pasajes de su alocución envió mensajes cuyas coordenadas coinciden con las que marcó el neurocirujano bonaerense. “Desde Hipólito Yrigoyen hasta acá, que nadie nos venga a decir que somos populistas. Gobernamos con responsabilidad, lo sabemos hacer bien”, dijo en un fragmento, con pausas y repetición incluidas, que se desprendió de las críticas a la gestión nacional del Frente de Todos. La alusión linkea con el cruce que él mismo tuviera con el fundador del PRO en junio pasado, luego de que Macri ubicara al líder radical como uno de los eslabones de la cadena de gobiernos populistas.

 

Posteriormente, Morales reivindicó el proceso de “autointerpelación” que deben realizar los partidos políticos, admitiendo que no es algo grato para el socio mayoritario de JxC y sus palabras volvieron a tocarse, al menos conceptualmente, con los cascoteados dichos de Manes. “Se molestan algunos socios cuando digo que hay cosas que hicimos bien y cosas que hicimos mal, que tenemos que aprender de eso, que tenemos que tener un plan de gobierno donde dirimamos las diferencias ideológicas que también tenemos”, indicó.

 

Apostando por una metabolización positiva de las malas experiencias, auguró que la alianza llegará “mejor que en 2015”. “Vamos a llegar con un plan debatido, que resuelva las diferencias que tenemos y que nos ordenen como JxC”, dijo ante un auditorio completo y revestido con liturgia rojiblanca.

 

Ambos pasajes sonaron divergentes en un discurso que tuvo dos ejes. Por un lado, criticar acremente al gobierno nacional, al que responsabilizó por “hundir el barco, empeorar la situación social y profundizar la pobreza en Argentina”. También por consolidar un modelo de país “injusto, unitario y que no mira al interior”. Por otro lado, reforzar el renacido ímpetu radical, dentro y fuera de la amalgama cambiemista. “Cómo que no podemos transformar la Argentina si así lo hicimos en Jujuy, en Corrientes, en Mendoza. Que no nos corran. Vamos a tener un presidente radical, como tenemos que tener un gobernador radical en Córdoba”, arengó desde el escenario con una enjundia que pareció despejar especulaciones sobre pactos con Schiaretti.

 

Aplausos y ausencias

En primera fila aplaudieron con énfasis quienes integran la alianza que gobierna hoy el radicalismo cordobés: Mario Negri, presidente del bloque de la UCR en la Cámara de Diputados, y Ramón Mestre, coordinador por la UCR en la mesa nacional de Juntos por el Cambio. También legisladores y legisladoras provinciales y las diputadas Gabriela Brower de Koning y Soledad Carrizo.

 

El exintendente de la capital provincial fue, por mucho, el más aplaudido en el acto. Su núcleo interno, Confluencia, había asumido la organización del evento, presentado como rigurosamente institucional. Bajo ese formalismo también se justificó que Morales haya sido antecedido por figuras del mismo sector en el uso de la palabra: Diego Mestre, presidente de la UCR Capital, y la vicepresidenta del comité provincial, Liliana Ruetsch, intendenta de Ticino. 

 

Las suspicacias se incrementaron al confirmarse que no serían de la partida Rodrigo de Loredo y Marcos Ferrer, referentes del sector que pasó de disputar la conducción del radicalismo provincial en 2021 a la primera plana de los pronósticos electorales para 2023. El deloredismo le bajó el precio a cualquier interpretación aviesa. Remarcaron que el diputado acompañó al gobernador jujeño en sus actividades de la mañana, incluyendo el almuerzo en la Bolsa de Comercio. Su ausencia por la noche, aseguraron desde su entorno, respondió a las demandas de su agenda legislativa.

 

El propio Morales destacó la actividad conjunta con el precandidato a gobernador provincial y remarcó el valor del acto por él organizado el pasado sábado. “En la reunión de la mesa Córdoba de Juntos por el Cambio, los referentes de los otros partidos reivindicaron ese acto, que no sólo fue de unidad de la UCR, que fue muy importante hacia afuera, no solo hacia adentro”, dijo. No obstante, en su discurso dejó caer una frase sin nombres propios pero picante: "Hay que llegar con poder político, autoridad, liderazgo y capacidad de gestión. El desafío no está entre lo nuevo y lo viejo. Ojo con lo nuevo, que no sea un salto al vacío, porque si no seguimos perdiendo tiempo".

 

De inmediato, remarcó la necesidad de mantener la unidad de un espacio en el cual la UCR ha refrendado su participación, pero con su partido como eje. “Los presidentes de otras fuerzas políticas reconocen que es importante la señal de ordenamiento del radicalismo, porque el orden del radicalismo ordena a JxC. Ese es el camino”, amplió.

 

El camino, entiende, tiene una parada obligada en Córdoba, donde es necesario un cambio.  “Han pasado 24 años ya. Basta. Tenemos que gobernar nosotros. No tenemos la elección ganada. La elección que viene nos necesita a todos unidos y fortaleciendo JxC. La condición fundamental para ganar la elección en Córdoba es la unidad del radicalismo y de JxC”, sentenció.