18|11|2022

Cascoteado en JxC, Manes llega a Córdoba y el schiarettismo se ilusiona

05 de octubre de 2022

05 de octubre de 2022

El cordobesismo elige no meterse en internas ajenas, pero observa expectante la postura de su socio antigrieta. Agenda con el Círculo Rojo. Cruce con Larreta.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Centro de atención nacional luego de sus críticas a Mauricio Macri, Facundo Manes llega este miércoles a Córdoba con una agenda que lo reunirá con el Círculo Rojo cordobés, lo volverá a llevar a la Universidad Nacional, ámbito en el que se mueve con mayor soltura, y lo cruzará nuevamente con uno de sus principales admiradores en la escena política nacional, el gobernador Juan Schiaretti.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Mientras los tinglados de Juntos por el Cambio (JxC) se alborotaron por los dichos del neurocientífico, el cordobesismo sostiene su posición de no entrometerse en las disputas internas de las coaliciones que corporizan los extremos de la grieta. “No tenemos por qué meternos en esa discusión, pero seguimos coincidiendo con Manes y con otros dirigentes respecto de la necesidad de salir de la lógica de los extremos. Macri es uno de ellos”, aseguraron en el entorno del gobernador cordobés, en donde siguen observando con entusiasmo los movimientos del diputado radical, que discursivamente enmarca sus ideas en la misma avenida sobre las cuales se recuestan los diagnósticos de Schiaretti.

 

“Lo de Manes se inscribe en el intento de superar esta simplificación de las disputas que es absolutamente dañina y que atenta contra las posibilidades de encontrar una salida política seria para el país”, afirmaron en la misma sintonía a Letra P en el brazo cordobesista en el Congreso.

 

Al cierre de esta nota no había pautado ningún encuentro de Manes con Schiaretti, más allá del escenario que compartirá en la Unión Industrial de Córdoba (UIC), tarima sobre la que también disertarán el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodíguez Larreta; el intendente capitalino, Martín Llaryora; y la economista con la que el espacio libertario amenaza con plantar una candidatura provincial, Diana Mondino. En el encuentro, que prevé la reunión de unas 600 personas de la dirigencia industrial, también participarán referentes del sector como el titular nacional de la UIA, Daniel Funes de Rioja, y el secretario de Producción, José Ignacio De Mendiguren.

 

El cierre del evento estará a cargo del presidente de la UIC, Marcelo Uribarren, y de Llaryora, que también se envalentona en la prédica antigrieta que discute con la administración nacional pero apunta sus dardos hacia la alianza radical amarilla, a la que deberá enfrentar en las elecciones de 2023 para definir al sucesor de Schiaretti.

 

En esa dirección, las miradas sobre Manes se emparentan con quienes se sientan en la mesa del gobernador. “Es necesario salir del discurso del odio y de la grieta para pensar un camino de moderación y diálogo. En esa dirección, Manes plantea el mismo esquema de moderación que venimos sosteniendo nosotros”, afirman en el entorno del intendente, que aprovechará el escenario para ratificar ante el Círculo Rojo su idea de sostener el gen del modelo cordobés que se asienta en una articulación público-privada como base del progreso económico.

 

Más allá de los coqueteos de turno, en las filas de Hacemos por Córdoba también están quienes plantean que ese perfil moderado no se agota en la figura del diputado radical, sino que hasta el propio Rodríguez Larreta podría encarnar un perfil que se escape de la lógica engrietada que reina en la política nacional. “Horacio también es de los que opinan que hay que terminar con esa disputa, lo que pasa es que termina atrapado en la lógica de la interna”, aseguran quienes defienden esa idea que también comparten hombres y mujeres del PRO que ven cómo el alcalde porteño fue radicalizando cada vez más sus posturas públicas.

 

En el cordobesismo se entusiasman con que ese tipo de posturas se termine agotando a la par de un “hartazgo” con el que diagnostican el humor del electorado. “A medida de que entiendan que no pueden seguir jugando a la grieta y que si lo hacen lo van a tener a Schiaretti en la vereda de enfrente, se van a dar cuenta que es momento de reflexionar y rever esa estrategia”, asumen con la convicción de sostener la postura correcta.

 

En ese contexto, Manes llega a Córdoba y se convierte en uno de los protagonistas centrales de una semana que arrancó con la llegada de Alberto Fernández, continuó con la visita de Gerardo Morales y tendrá un supermiércoles que podrá regalar fotos que marcarán el humor político de los días por venir.

 

Schiaretti, una vez más, espera que los incendios no le arruinen la fiesta y se prepara para un fin de semana largo con la sonrisa de quien jugó un partido con la cancha a su favor.