07|12|2022

Misión Doman: desmarcarse del PRO en busca de un aliado en la AFA

06 de octubre de 2022

06 de octubre de 2022

El flamante presidente de Independiente tiende puentes con Tapia. Quién es el designado para ser el nexo con el Gobierno. Gestos para el antimacrismo rojo.

Después del aluvión de votos y de la paliza electoral al moyanismo, después de los festejos de Fabián Doman como presidente y de la articulada celebración de la primera línea de la oposición a nivel nacional –Patricia Bullrich, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta–; Independiente se convirtió en un tema ineludible para toda la dirigencia del fútbol argentino. No hay nadie, en ningún club, que no haga referencia a lo sucedido el domingo, no solo por la dimensión política de la victoria del conductor televisivo sino por un futuro inmediato cargado de preguntas e interrogantes. ¿Cómo será la relación de Doman con el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) Claudio “Chiqui” Tapia, exyerno del saliente Hugo Moyano? ¿Qué estrategia abordará el club para que el Gobierno no lo identifique con un frente opositor, como quedó claro en estos días?

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

A pocas horas de la asunción formal de Doman como presidente rojo, desde Viamonte 1366, la santa sede de la pelota nacional, adelantan que la primera reunión se hará la semana próxima, no solo con él sino con varios integrantes de la nueva comisión directiva. “Sabíamos que era imposible que ganara el oficialismo”, sueltan en el piso 3 de ese edificio, en un discurso que coincide con lo que vaticinaban hace meses en oficinas del Gobierno: “Cuando te putea todo un estadio, ¿cómo hacés para ganar?”.

 

En la flamante comisión que encabeza Doman reconocen que construir un vínculo con la AFA aparece como una de sus prioridades. Recuerdan que si Chiqui hizo una alianza impensable con Rodríguez Larreta para mantenerse como vicepresidente de la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse), por qué no podrían hacer lo mismo con Independiente como enlace. Existe una necesidad política, pero sobre todo una necesidad económica para explicar esa urgencia.

 

Con más del 72% de los votos en la elección más participativa de la historia del club, Doman y el grupo que lo eligió como frontman y ahora lo acompaña –el armador del espacio y jefe del bloque PRO en la Cámara de Diputados Cristian Ritondo; el vice primero e intendente de Lanús Néstor Grindetti; y varios integrantes del Grupo Champagne que hace años incide en la política interna del club– saben que los primeros 100 días, como ocurre luego de cualquier triunfo electoral, son determinantes para fijar una identidad de conducción. 

 

En ese sentido, la salida y reemplazo del técnico Julio César Falcioni y el nombramiento de una secretaria deportiva, asoman como temas tan importantes como el blanqueo de una deuda que no está clara, el detalle de las inhibiciones deportivas o la búsqueda de un sponsor para una camiseta que hace varios años está vacía.

 

“Somos uno de los clubes más grandes del mundo, con esa premisa yo me voy a sentar a negociar con las empresas”, asegura el flamante presidente. No fueron pocas las veces que Moyano atribuía esa falta de main sponsor a una persecución política que se derramaba hacia grandes empresas. Quizás por eso, en la nueva conducción saben que, aunque hayan teñido de amarillo la parte roja de Avellaneda, hay puentes que deben tenderse.

 

Legitimar, esa es la cuestión

Por cercanía política y pasado reciente, el nexo entre el Gobierno y la nueva gestión será Carlos Montaña. Exvicepresidente de Moyano, exfuncionario del Ministerio de Desarrollo Social y parte del actual entorno del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, Montaña intentará diluir el cariz partidario que adquirió el triunfo electoral. “Sabemos que todo tiene una lectura política, pero se sumó gente del PRO que nosotros no creemos que tenga que ver con la elección. El socio e hincha quiere despejar la política partidaria del club”, asegura. Ni Boca, la nave insignia del macrismo, había despertado alguna vez la euforia que generó en la coalición opositora el triunfo electoral en Independiente. La de Montaña, al menos por ahora, será una misión difícil.

 

Mientras tanto, Doman también intenta legitimarse en algunos sectores que lo observaron siempre con algo más que cautela. Un día después de la elección y de asegurar que no había ganado el PRO ni ningún partido político, contó que una de las primeras acciones de su gobierno será restituir carnets a las personas desaparecidas durante la última dictadura cívico militar. Ya le pidió una reunión a un grupo de hinchas que viene motorizando esta reparación desde hace años, para avanzar en la concreción del proyecto. Sabe que la mayoría de ese grupo no lo votó, pero también sabe que para desmarcarse del aura amarilla debe concretar acciones que interpelen a otros sectores.

 

En las 100 propuestas de campaña que el trinomio Doman-Grindetti-Marconi lanzó en agosto, este punto –“Memoria Roja”– era más un relleno que una prioridad: figuraba número 99. Ahora, como sucedió en Racing, Banfield y otros clubes, está cerca de concretarse. La diferencia entre ser candidato y ser presidente puede radicar en esos detalles.