22|11|2022

Seis rebeldes complican el plan del FdT de voltear las PASO

06 de octubre de 2022

06 de octubre de 2022

En pleno clamor por la suspensión, reivindican las primarias y agrietan la bancada oficialista en Diputados. La CCC no se niega a escuchar argumentos.  

Mientras dure la tregua por el tratamiento del Presupuesto 2023, el operativo que se cocina dentro del Gobierno para suspender o eliminar las PASO seguirá avanzando sigilosamente de la mano de las gobernaciones peronistas que no aflojarán con la presión. Sin embargo, hay seis voluntades dentro del propio Frente de Todos que ya avisaron que están dispuestas a defender las primarias 2023 ante un eventual debate para anularlas. Si esas posiciones se tornan irreversibles, el oficialismo afrontaría una nueva votación dividida en el recinto de Diputados. Incluso, con el correr del debate, podrían sumarse más bancas a ese listado. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Los cálculos del aporte de todos los votos del FdT contra las PASO que hacían en la oposición, en especial en Juntos por el Cambio que presagiaban que apenas dos votos podían inclinar la balanza, se terminaron de caer desde que algunos socios del oficialismo anticiparon que no se subirán al plan de sacar las primarias del horizonte. El primero en hacerlo fue el diputado Leandro Santoro, de diálogo fluido con el presidente Alberto Fernández: dijo que no estaba de acuerdo con suspenderlas y su planteo le ganó algunas críticas reservadas. En la bancada del oficialismo sostienen que hasta el ministro de Economía, Sergio Massa, se encargó de hacerle saber su desacuerdo. 

 

El pronunciamiento de Santoro abrió la tranquera para que otras tribus del FdT hicieran público su desacuerdo. Los diputados Eduardo Toniolli y Leonardo Grosso, del Movimiento Evita, defienden las PASO desde hace años, y además consideran que es el único reaseguro político ante cualquier intento de la conducción del oficialismo de sacarlos de las listas el año que viene. La preocupación gira en torno a la lapicera de Cristina Fernández de Kirchner cuando arme las próximas listas. Durante la última etapa de Martín Guzmán en Economía, la vicepresidenta no ocultó sus críticas contra Movimiento Evita y aún mantiene una relación distante con sus dirigentes. Con el tiempo se constituyeron en uno de los aliados del Presidente y lo bancaron cuando dijo que quería primarias desde el primer hasta el último cargo electoral. 

 

A los dos votos menos del Evita se suman otras dos voluntades de la Corriente Clasista y Combativa. "Las PASO son proscriptivas y le pone un piso a los partidos chicos. Siempre las consideré así. Ahora que esta instalado el tema, anticipamos que no acompañaremos ningún cambio. No se puede cambiar el sistema electoral a último momento. Vamos a estar en contra, no tiene que haber un piso de porcentaje para llegar a la general, los partidos chicos también tienen que tener esa posibilidad", le dijo a Letra P el diputado Juan Carlos Alderete. Junto a Verónica Caliva son los dos escaños de la CCC en el bloque del Frente de Todos que conduce Germán Martínez.

 

En el Evita anticiparon su posición para marcar la cancha y dejar claro que no hay marcha atrás. Pero Alderete sostiene que podría cambiar de idea, con garantías en torno a la lapicera electoral. "Nuestra posición puede cambiar si nos hacen ver que las decisiones serán democráticas. Nunca vamos a estar de acuerdo con que se monopolicen las candidaturas y que se mantenga el piso del 2,5%. Conmigo y con Caliva no lo hicieron, pero sí en otras provincias. Donde nos abrieron para participar, participamos", detalló Alderete. 

 

La quinta voluntad oficialista a favor de las PASO es Natalia Souto, de Somos Barrios de Pie, otro de los movimientos sociales que son aliados del oficialismo y tienen representación parlamentaria. Souto ocupa la banca que Cristina Álvarez Rodríguez dejó el año pasado para jurar en el gobierno bonaerense. La legisladora comparte la posición de sus pares que ya se pronunciaron y va en la misma línea del Evita: hablar públicamente para transmitir que es una posición irreductible. 

 

La lista se podría extender a otros escaños provinciales. Algunos señalan al misionero Héctor Bárbaro, del FdT, como otro de los que no estaría convencido de desechar las PASO. La mayoría de los pronunciamientos provienen de espacios que no tendrían presencia en la Cámara baja si no hubiera sido por las primarias. "En Santa Fe usamos las PASO todo el tiempo y en 2019 ganamos por la primaria entre Omar Perotti y María Eugenia Bielsa", sostienen en el Evita para reivindicar la llegada de Toniolli al recinto como una expresión de la autonomía política que tiene el espacio. Lo mismo sucede con Souto y con los dos dirigentes de la CCC. En Misiones pasa algo similar con Bárbaro. 

 

Cuando el debate se plante de manera formal, después de la prórroga autoimpuesta de no enturbiar la negociación del Presupuesto 2023, es posible que surjan más electrones sueltos dentro de la galaxia del oficialismo parlamentario. El FdT podría tener 10 o 15 votos menos, aunque por ahora la sumatoria llega a seis. "Esto surge porque hay mucha presión de los gobernadores, así es que es posible que avancen igual y que el Frente de Todos tenga una votación dividida, pero que igualmente se construya una mayoría extraña que suspenda las PASO", vaticinó un diputado oficialista que da por descontado que el operativo anti primarias seguirá avanzando. 

 

Un séptimo podría ser el diputado Eduardo Valdés, amigo personal del Presidente, también elogió las PASO y reivindicó su utilidad, pero fue otro de los se mostró dispuesto a dialogar y discutirlo si hay un consenso general en el bloque. Dentro del espacio dan por descontado el rol de Massa en el plan anti-PASO y no se sorprenden por la posibilidad de que un aliado esquivo, como el rionegrino Luis Di Giácomo, presente el proyecto que preanunció su elaboración la semana pasada. El legislador sólo postergó la presentación y procurará que no se meta en medio del debate del Presupuesto. 

 

Quienes defienden las primarias en el bloque oficialista creen que Cristina Kirchner, cuyo gobierno instauró las PASO, dejará jugar la suspensión, pero buscará preservarse de los costos políticos. El Presidente también habilitó la discusión, pero no se mostró a favor de hacerlo y en el ministerio del Interior, que conduce Eduardo de Pedro, insisten que no hay ningún cambio en estudio. La negociación sobre el futuro de las PASO es más complejo de lo esperado para sus detractores.