22|1|2023

Lula lanza la transición y promete "un gobierno para todos"

01 de noviembre de 2022

01 de noviembre de 2022

Tras la capitulación de su rival, el mandatario electo alista su desembarco. Alckmin, Hoffman y Mercadante, el equipo para recopilar información del Estado. 

SAN PABLO (Enviado especial) Después de que el presidente Jair Bolsonaro, tirara la toalla y le ordenara la Jefe de la Casa Civil, Ciro Nogueira, iniciar la transición democrática, si bien evitó explícitamente reconocer la derrota del domingo, el mandatario electo por el Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva, prometió construir un “gobierno para todos los brasileños”.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El vicepresidente electo y encargado de liderar el equipo de transición, Geraldo Alckmin, adelantó que su trabajo se guiará por “los principios de interés público, colaboración, transparencia, planificación, agilidad y continuidad de los servicios”. En esta tarea lo acompañarán la presidenta del PT, Gleisi Hoffman, y el coordinador del programa de gobierno de la oposición, Aloizio Mercadante.

 

“Nuestro objetivo será brindarle al presidente Lula, de manera republicana y democrática, toda la información necesaria para que su mandato tenga éxito en atender las prioridades de la población”, agregó en su cuenta de Twitter el excontrincante presidencial de Lula en las elecciones de 2006, pero que en estos comicios se unieron para vencer a Bolsonaro.

 

Después de 40 horas desde que se confirmara la victoria electoral del PT, este martes por la tarde el jefe de Estado al final rompió el silencio y, si bien no reconoció su derrota ni mencionó a su contrincante durante su discurso, bajó las armas que amenazó con empuñar para desconocer los resultados y liderar un intento golpista. “Siempre respeté la Constitución”, fue la frase que más se acercó a una rendición democrática de Bolsonaro. 

 

El encargado de habilitar la transición gubernamental con la próxima administración que asumirá el 1 de enero fue Nogueira, jefe de la Casa Civil (Jefe de Gabinete) y encargado de la campaña presidencial, quien dijo: “El Presidente me autorizó a iniciar el proceso de transición”.

 

La confirmación del cambio de gobierno llegó en momentos en los que crecía la tensión social en las calles del país a raíz de los casi 300 bloqueos de las bases bolsonaristas en 25 estados diferentes. Como relató Letra P, los sectores más radicales de oficialismo pedían la movilización de las Fuerzas Armadas para “salvar a Brasil” y evitar que “el comunismo llegue al poder”, agitaban en sus proclamas. 

 

Según la ley federal, el gobierno electo tiene derecho a formar un equipo de 50 personas que podrá acceder a información pública de la administración saliente, como documentos internos y comunicaciones interministeriales, entre otras cuestiones que hacen al quehacer diario del Estado brasileño.