17|1|2023

A media máquina: la UIA alerta por la falta de insumos y la caída del consumo

10 de noviembre de 2022

10 de noviembre de 2022

Vigilia por Massa con alarmas y pronóstico de una parálisis total en el corto plazo. La reforma laboral larretista cosechó poco clamor en la cumbre industrial.

"Tengo las tres fábricas funcionando al 50%, porque no tengo más insumos importados para producir", afirmó el dueño de una pyme textil. A unos pasos, otro fabricante, dueño de una de las empresas más poderosas del norte del país, se sumó a la alerta, al señalar que "hace tres meses, y cada vez más pronunciadamente, comenzó a bajar la producción por la caída del consumo". Esos dos botones de muestra se multiplicaron en las distintas charlas de los pasillos de la Conferencia Industrial que organiza la Unión Industrial Argentina (UIA) y concluían del mismo modo: "El futuro es incierto y los interlocutores no existen o no dan respuesta".

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El clima de alarma se instaló en el cónclave fabril, en la antesala del la charla del ministro de Economía, Sergio Massa. El mundo empresario advirtió por una inminente paralización de las fábricas por los efectos de la industrialización, lo que provoca una suerte de oxímoron productivo. La falta de dólares y la inflación son los puntos clave de la crisis del sector. "Nos acusan de generan inflación y nos piden congelar precios, cuando los costos suben de manera constante para las fábricas y para conseguir insumos se debe convalidar a un dólar a 300 pesos. Es inviable cualquier modelo de esta manera", se quejó la dueña de una empresa del rubro del caucho, consultada por Letra P.

 

Hay un dato que comenzó a aflorar, a partir del estiramiento de los conflictos: el malestar ya afecta a la imagen de Massa entre los industriales. "No nos recibe ni para hacerle los planteos primarios", le achacó un empresario riojano, que se lamentó por la parálisis del plan del Norte Grande que habían impulsado con gobernadores de la región. Existe una acumulación de reclamos. que están a la espera de resolución, lo que generó canales de urgencias y de lo cotidiano. "Lo urgente, tarda. Imaginate el resto", soltó otra fuente consultada en el salón de Convenciones de Parque Norte.

 

Massa hizo su ingreso por la puerta principal del salón, en medio del almuerzo que empresarias y empresarios tenían en el break del mediodía. Escoltado por el presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, el jefe del Palacio de Hacienda saludó a los representantes del sector productivo. El titular de la entidad fabril, que también preside la Coordinadora de Industrias Alimenticias (Copal), le aclaró públicamente que resistirá al congelamiento de precios generalizado. Muchos creen que el plan de estabilización de precios tendrá "efectos limitados".

 

La bandera plantada por Funes de Rioja se dio a menos de 24 horas de que el Gobierno anuncie las principales características del programa Precios Justos, con 1.500 productos elaborados por un centenar de empresas por un término de 120 días. El programa, que se detallará el viernes, abarcará a todo el país y desde el Ministerio de Economía aclararon que no se trata de un congelamiento de precios, sino de "un acuerdo voluntario entre el Estado, empresas de consumo masivo, cámaras mayoristas y supermercados".

 

"Hay mucho anuncio y poca efectividad. Para congelar, tenés que soltar dólares para la importación, y eso es lo que no hay", admitió uno de los empresarios que firmó el acuerdo de precios. Para colmo de males, los empresarios industriales compartieron un análisis granario que muestra una caída histórica en la cosecha del agro para el año próximo. "Estamos transitando un puente hacia la nada. No se pueden usar los dólares ahora, pero tampoco se van a poder usar el año que viene", se quejó otro empresario.

 

Poca emoción generó la propuesta de reforma laboral que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, puso sobre la mesa de propuestas en la apertura del evento. Nadie aplaudió ni acompañó ese planteo. "Hoy tenemos problemas graves en términos de producción, pero también por el efecto de la inflación, que genera pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores y caída del consumo. De reforma laboral no podemos ni hablar", afirmó una socia de una pyme familiar, consultada por Letra P.