31|1|2023

Massa echó mano al congelamiento en la antesala de un IPC caliente

11 de noviembre de 2022

11 de noviembre de 2022

Las remarcaciones de octubre se encaminan a superar el 6,2% del mes anterior y elevan las expectativas. Dudas empresarias y adhesiones de última hora.

El plan antiinflacionario de Sergio Massa tiene como una de las patas importantes la reducción de las expectativas del alza de los precios. El martes próximo, cuando el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) que dirige el massista Marco Lavagna muestre una escalada del IPC de octubre por encima del 6,2% que había alcanzado en septiembre, esa variable entrará en crisis, porque el objetivo era mostrar una curva descendente para llegar a marzo, el mes más caliente, con un nuevo pico, pero más amesetado. La premura por anunciar este viernes el congelamiento friendly, sin demasiadas precisiones para las empresas participantes, fue ganarle de mano a la mala noticia de las remarcaciones.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Fuentes del sector privado consultadas por Letra P confiaron que la participación de las empresas se produjo "a último momento y sin profundidad de la propuesta", pero que se concretó como un voto de confianza hacia el plan del ministro de Economía. "A nosotros nos avisaron esta mañana y aportamos varios productos a la canasta de Precios Justos, pero no tenemos la letra chica del acuerdo. Entendemos que habrá un alivio para la crisis que generó el cepo a las importaciones, aunque no sabemos ni cómo, ni cuánto ni cuándo se va a poner en marcha", se sinceró el representante de una de las empresas alimenticias más poderosas del país, que prefirió el off the record para evitar "meter ruido en las relaciones" con el Gobierno.

 

El "acuerdo voluntario" se logró entre el Gobierno y las empresas de bienes de consumo masivo y supermercados minoristas y mayoristas, con el objetivo de estabilizar por 120 días los precios de más de 1700 productos esenciales. A pesar de haber ingresado en el programa, en el sector privado reina la incertidumbre. Para un grupo de representantes del empresariado consultado por este portal, la medida "no resolverá la inercia", debido a que "existen otras variables que presionan sobre los precios, como los insumos difundidos y el encarecimiento del financiamiento y las restricciones que están generando aumentos de precios en los insumos de los productos. "De 1.500 SIRAs que realizamos, apenas nos aprobaron 10. Quizás una negociación exitosa sea que aprueben el resto, pero cuándo van a liberar los pagos es impredecible. Eso te cambia cualquier ecuación de costos", se quejó la ejecutiva de una empresa grande, que ingresó a Precios Justos.

 

Los analistas también se sumaron al clima de desconfianza, aunque dejaron atado el éxito de la medida a las condiciones contextuales. "No alcanza un programa de estas características. Ya hemos tenido anteriormente planes similares. Hace ocho años que venimos por este camino. La cuestión macroeconómica va a ser clave, porque si en el medio se dispara la brecha cambiaria y hay inestabilidad, va a ser muy difícil. Si funciona en un contexto macroeconómico estable, empieza a sumar bastante. Lo importante es que consiga ese objetivo", aseguró el economista-jefe del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO), Nicolás Pertierra.

 

En tanto, la analista de Ecolatina, Ana Albín, descartó modificaciones en las proyecciones inflacionarias a partir de la implementación del plan, ya que sostuvo que "si el programa es efectivo, podría existir un impacto marginal, únicamente sobre determinados productos de consumo masivo para el periodo noviembre-febrero". "Los productos de consumo masivo explican el 16% del total del índice de precios de INDEC. El capítulo de alimentos y bebidas incluye, además de los productos de consumo masivo, a las carnes y frutas. De haber una aceleración en estos últimos días podría compensar la potencial merma en consumo masivo", aseguró.

 

Existe, además, la incógnita del día después. Si durante los próximos 120 días se mantienen las condiciones de incertidumbre y la expectativa inflacionaria no se reduce, el peligro se reinstala, pero con el efecto de olla a presión por acumulación de cepos. "El impacto sería de corto plazo: luego del 28 de febrero, cuando termina el acuerdo, los precios volverían a acelerar para intentar recuperar el terreno perdido, como muestra lo sucedido en los congelamientos de precios anteriores", alertó Albin. Por eso es que Ecolatina no modificará la proyección anual de inflación.

 

Alejado de sus críticas pasadas a los acuerdos de precios, cuando era consultor independiente y alertaba que la inflación tenía una raíz generada por los desequilibrios fiscales y monetarios, el viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein, respaldó la medida anunciada por Massa al señalar que "es una muy buena herramienta para intentar desacelerar la inercia inflacionaria hacia el 4% mensual en meses venideros". "Ese 4%, o 60% anual, es el que proyectamos e incluimos en el Presupuesto 2023. Es una cifra compatible con los fundamentos macro (fiscales, monetarios, etc). Precios Justos es solo un paso, pero bien importante, del andamiaje que nos posibilitará mejoras ulteriores, en pos de un orden fiscal cada vez más profundo, y una inflación cada vez más baja", sostuvo en un hilo de Twitter.

 

La antesala al índice del martes tiene nubarrones para el jefe del Palacio de Hacienda. Al 7% que mostró el IPC de la Ciudad de Buenos Aires, se le sumó el informe de Instituto de Estadística de los Trabajadores (IET) de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y el Centro para la Concertación y el Desarrollo (CCD), que mostró que la inflación de la clase trabajadora registrada en blanco alcanzó el 6,7% en el mes de octubre.

 

El informe advierte que el número representa una desaceleración de 0,2 puntos porcentuales con respecto de los registros de septiembre. Sin embargo, señala que “por cuarto mes consecutivo, la inflación supera el 6% mensual”. Remarca así que “en los primeros diez meses del año la inflación acumuló un 77,2%. En los últimos 12 meses, la suba interanual alcanza el 88,7%. En ambos casos se trata de los registros más elevados desde 1991”, destacan en el documento.

 

Para el director general del CCD y exministro de Educación, Nicolás Trotta, “estos nuevos datos de inflación siguen reflejando la necesidad urgente de generar un consenso entre todos los sectores productivos y de los trabajadores. La gestión debe avanzar más rápido en la integración social para garantizar que todas las ciudadanas y ciudadanos puedan cubrir sus necesidades básicas”, sostuvo el exaliado del presidente Alberto Fernández.