28|1|2023

Sin reelección, el trío del PJ Núcleo tiene una certeza y dos dilemas

02 de noviembre de 2022

02 de noviembre de 2022

Schiaretti ya lanzó a Llaryora como candidato a sucederlo. Sus pares de la Región Centro no tienen despejado el horizonte. Tres alertas para Perotti y Bordet.

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) El peronismo de la Región Centro, ese que tiene su propia agenda y pretende fortalecerse desde el interior, no pierde de vista 2023. En ese marco, es el cordobés Juan Schiaretti quien se desmarcó y adelantó a sus pares al levantarle el brazo como hipotético sucesor al intendente capitalino Martín Llaryora. El santafesino Omar Perotti y el entrerriano Gustavo Bordet no tienen, en cambio, un horizonte tan despejado. Sin reelección, al igual que el Gringo, a ambos los une un escenario de triple alerta pago adentro: sin delfín definido, con calendario electoral por resolver y una oposición con reales chances de victoria. Todo eso sin contar la mochila de plomo de la interna nacional del Frente de Todos (FdT).

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Mientras trata de consumar su aventura nacional, Schiaretti resolvió más temprano que tarde condecorar a Llaryora. Que lo haya hecho con tanta antelación no significa que vaya a borrarse de la provincia en 2023. Como adelantó Letra P, el gobernador seguirá acodado al destino político del intendente.

 

El cordobés es el que más claro la tiene de los tres pilares del PJ Núcleo. No tiene compromisos hacia dentro del FdT, juega casi de líbero en el tablero nacional y, por permanencia en el poder, su Hacemos por Córdoba es sinónimo de éxito. En cambio, en Santa Fe y Entre Ríos hay muchas más dudas que certezas en el horizonte electoral.

 

Qué pasa en la Bota

Perotti no cuenta con reemplazante natural. A principios de año, como publicó Letra P, puso un póker a correr: el diputado Roberto Mirabella, la ministra de Gobierno Celia Arena, su par de Ambiente Erika Gonnet y el secretario de Turismo Alejandro Grandinetti. De dicho cuarteto solo queda el primer par para la carrera hacia la Casa Gris.

 

Mirabella tiene el traje puesto, recorre la provincia, hace medios santafesinos y porteños y se suma a los actos de gobierno de peso. Sus movimientos exceden su rol de legislador. Arena, por su parte, se planta desde la gestión y hace base en el centro norte de la provincia. El gobernador les da rienda suelta a ambos.

 

No obstante, en el encuestódromo quien encabeza las preferencias en el peronismo es el senador Marcelo Lewandowski, quien no integra las filas del perottismo. En rigor, la ventaja del periodista sobre sus camaradas es sumamente considerable. Es por ese motivo que tanto Mirabella como Arena precisan tiempo y gestos para mejorar su hándicap.

 

Si Perotti decide, como se prevé, atrasar el calendario electoral y llevar el cierre de listas a abril, el diputado y la ministra tienen algunos meses como para crecer en imagen e intención de voto. Si finalmente no maduran lo necesario, el gobernador puede verse obligado a acordar con Lewandowski, si el senador se anima a competir por la Casa Gris.

 

La oposición santafesina bucea con prisa la conformación de un frente de frentes, un conglomerado de partidos que va desde el PRO, hasta la UCR y CREO, el partido del intendente Pablo Javkin. De los pesos pesados de la provincia solo falta sumar al socialismo, que pretende esperar a marzo para resolver su salto a dicha construcción. Compartir una alianza con el PRO no es fácil de tragar para el progresismo.

 

¿Y al otro lado del río?

Bordet tiene aún más indefiniciones que Perotti. El peronismo entrerriano se enfrenta seriamente a la posibilidad de perder la provincia. Rogelio Frigerio sacó 54 por ciento de los votos en 2021 para ingresar al Congreso. Le sacó 23 puntos de ventaja a Enrique Cresto, el candidato peronista. Desde ese momento, el exministro del Interior es número puesto para Juntos por el Cambio (JxC) en la competencia por la gobernación.

 

Bordet todavía no le levantó la mano a nadie. Se desconoce por el momento el calendario electoral y su heredero o heredera dentro del PJ. Demasiadas cosas por resolver.

 

En el camino de la sucesión se anota más de un nombre. Con extremo perfil bajo, sin estridencias, pero con la necesidad suprema de recibir el abrazo de Bordet, el gran elector del peronismo provincial, aparecen la vicegobernadora Laura Stratta, el intendente de Paraná, Adán Bahl; y su par de Gualeguaychú, Martín Piaggio. A dicho trío se le suma Cresto, quien dejó su cargo como funcionario nacional y volvió a su Concordia para conducir la Intendencia. También es de la partida el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Juan José Bahillo.

 

A nadie le sobra nada y nadie hace una de más. Con mucho cuidado y sigilo, el listado de potenciales aspirantes mueve sus fichas. Se viene, se sabe, una competencia muy cuesta arriba. El terreno, por el momento, no está claro.