27|1|2023

El cristinismo le puso calor al congelamiento friendly de Massa por alimentos

02 de noviembre de 2022

02 de noviembre de 2022

Mientras avanza el acuerdo de estabilización de precios, La Cámpora lanzó una campaña contra empresas por los aumentos. Guerra (de guerrillas) a la inflación. 

Ante el temor de que las remarcaciones de octubre vuelvan a calentar el termómetro de la inflación y aviven las proyecciones de "aumentos preventivos" para diciembre, Sergio Massa le pidió al secretario de Comercio, Matías Tombolini, que active medidas para controlar las causas de algunos saltos en los precios de las góndolas antes de que se ponga en marcha el plan de estabilización de precios que el gobierno pugna por acordar con las alimenticias y los grandes supermercados. Toda la movida está enmarcada en diálogos de consenso, en vereda diferente a la acción de denuncia que el cristinismo puso en marcha en las últimas horas para denunciar a las empresas que impusieron subas por encima del IPC promedio. Una guerra de guerrillas dentro de la guerra contra la inflación declarada por Alberto Fernández en marzo

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Fuentes gubernamentales confiaron a Letra P que el congelamiento friendly de precios por cuatro meses que ensayó el ministro de Economía "está en proceso de definición" y, si bien se espera que se anuncie en noviembre, su aplicación comenzará a regir desde diciembre y hasta marzo incluido. El objetivo de la medida antiinflacionaria es, además, complementar la canasta de 1.500 productos con un pacto para que el resto de los productos que estén afuera de la canasta regulada tengan un techo del 4% mensual de remarcaciones, en relación con el mes anterior, de modo de evitar la brecha entre los "de consenso" y los "libres". Esa medida permitirá saltear las crisis de desabastecimiento, como sucede con el plan Precios Cuidados, o evitar las "avivadas" de los productos mellizos.

 

Las formas del massismo para lograr la estabilización de precios difieren de las prácticas kirchneristas hasta en lo semántico: por eso reemplazan congelamiento por acuerdo. Mientras el primero es unilateral, la segunda opción busca el compromiso de las empresas para sumarlas al plan contra la inflación. Más allá de las herramientas institucionales para el control de precios y las sanciones por deslealtad comercial, que desde Comercio prometen volver a poner en funcionamiento "de ser necesario", Tombolini le lleva a las alimenticias la zanahoria del grifo abierto para importaciones de insumos que no se fabrican en el país y que son necesarios para la producción de alimentos, como envases o PET.

 

"No somos parte de la campaña", advirtieron desde el equipo económico de Massa a Letra P, en torno al #SiAumentanNoCompres que propagó el kirchnerismo, particularmente en territorio bonaerense. Allí el gobernador Axel Kicillof y los intendentes del conurbano bonaerense, que mantienen lazos políticos con el diputado y presidente del PJ de la provincia de Buenos Aires, Máximo Kirchner, enviaron la orden de "militar" la campaña contra las empresas que remarcan por encima de la inflación. Según fuentes del peronismo bonaerense, los intendentes "pidieron a todos replicar los mensajes contra la inflación y concientizar en las charlas en los barrios de la importancia de un estado presente en defensa del poder adquisitivo de la población".

 

"Paremos los aumentos injustificados. Por un consumo responsable y justo, sin abusos ni avivadas", dice una de las placas que circulan en las redes sociales, todas unificadas bajo el mismo hashtag. Hasta ahí, la campaña general no incomoda tanto a Massa, pero sí cuando focaliza sobre algunas empresas en particular. Por caso, uno de los estados de WhatsApp señala: "El agua Kin, de la empresa Coca Cola, aumentó 208,9%. Aumentaron más que la inflación. No la compres. Que no se pasen de vivos". El llamado se replica contra marcas como Ledesma, Grupo Queruclor y Sancor.

 

El director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), Hernán Letcher, le dijo a Letra P que existen "aumentos absolutamente abusivos en el marco de aumentos que están desenganchados de la evolución de costos". El economista es uno de los consultores más escuchados por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y se convirtió en una suerte de brújula para entender si las políticas de controles antiinflacionarias están alineadas con el pensamiento K. De hecho, días atrás, Máximo Kirchner, líder de La Cámpora, recordó cuando ese espacio propuso a Letcher como secretario de Comercio, pero el exministro Matías Kulfas lo rechazó. "Eligió otro camino y, bueno, cuando uno elige otro camino, los resultados también existen", lamentó el diputado.

 

Las empresas alimenticias consultadas por este portal admitieron las negociaciones con Comercio, aunque aclararon que "no existe un acuerdo cerrado ni consensos avanzados". Luego de la negativa de incluir el precio congelado por cuatro meses en las etiquetas, debido a que su implementación podría demorar 70 días la puesta en marcha del programa, el Gobierno avanzó en un pacto para que en el código de barras de los 1.500 productos se pueda encontrar el precio acordado. Y, ante una remarcación indebida, los consumidores podrán realizar una denuncia ante el área de Defensa del Consumidor que depende de Tombolini. La app con los Precios Justos estará disponible para identificar, también, al resto del universo fuera del programa.

 

El acuerdo por 120 días incluye la activación del canal verde para importaciones, en donde tendrán privilegios para el acceso de los dólares en el Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA). En las negociaciones están las alimenticias y los supermercados, que se reprochan la responsabilidad de los aumentos. Mientras que fuentes empresarias consultadas por Letra P apuntaron contra el margen de ganancia que tienen las góndolas, los súper se quejaron por las listas de precios que llegan desde las fábricas, con aumentos por encima del 7%. De hecho, una de las preocupaciones es que en noviembre se active una corrida de precios para "cubrirse" del congelamiento que empezará en diciembre.