22|11|2022

Zamora va por la reelección y descarta un acuerdo con el massismo

22 de noviembre de 2022

22 de noviembre de 2022

Interna caliente en Tigre. El intendente desafía a competir en una interna, con Malena Galmarini ya lanzada. Si le sacan la boleta, va con partido vecinal.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Con la titular de Aysa, Malena Galmarini, lanzada a la competencia por la intendencia de Tigre, el jefe comunal de ese distrito, Julio Zamora, se mantiene firme en su intención de ir por un nuevo mandato. “Si quieren competir, que se presenten en las PASO”, lanzan desde su entorno, al tiempo que descartan cualquier acuerdo con el Frente Renovador (FR) y disparan: sus concejales “actúan como opositores”. Ante la amenaza de que la esposa de Sergio Massa sea puesta “a dedo” en un acuerdo de cúpulas, en el zamorismo no desechan la posibilidad de ir con un partido vecinal. Esta última posibilidad preocupa al peronismo porque -indican- abriría la puerta a un triunfo de la oposición.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Cerca de Zamora dicen que no es tiempo de hablar de candidaturas y que por eso no hay un lanzamiento oficial. Sin embargo, ante la consulta de Letra P, ratifican que el jefe comunal irá por otro mandato. Lo avala la modificación de la Ley que pone tope a las reelecciones, a la que se opuso el massismo. El zamorismo afirma que tiene gran apoyo de los vecinos del distrito, con una imagen positiva del jefe comunal superior al 65 por ciento.

 

“Julio no lo dijo oficialmente porque no es momento, está todo el día en la calle ocupado en la gestión, pero tiene sus aspiraciones y le parece perfecto que otros también las tengan”, afirmó a este medio un funcionario cercano al intendente. Y advierte: “Tiene que ser con reglas de juego claras, boleta completa para cada uno; una PASO sería lo mejor que le podría pasar al peronismo de Tigre para que sea el vecino el que defina quién quiere que lo represente”.

 

El sector que lidera Zamora está convencido de que saldría vencedor en una interna. Destaca que Tigre tiene “el plan de obras más grande de su historia”, el municipio con más metros cuadrados construidos de toda la provincia y con menos robo automotor; y que cuenta con 796 habilitaciones comerciales entregadas este año, en medio de una crisis económica galopante, entre otros logros de la gestión.   

 

“Es un municipio que está muy bien gestionado y la gente está contenta. Lo más lógico es que vayamos a unas PASO con boleta completa y después a una general contra, seguramente, el candidato del PRO, Segundo Cernadas”, se envalentonó un funcionario local.

 

Sin embargo, en el distrito temen que el massismo, ante la posibilidad de una derrota, no quiera competir en interna y “dilapidar su capital político” y que, a través de la alianza entre el presidente del Partido Justicialista bonaerense (PJ), Máximo Kirchner, y el ministro de Economía, se quiera imponer “a dedo” la candidatura de Malena Galmarini, bloqueando la posibilidad de una candidatura de Zamora colgada de la boleta del Frente de Todos (FdT).

 

En ese caso, aunque afirman que no es su intención primaria, Zamora está dispuesto a jugar con su partido vecinal “Unidos por Tigre”, sello que creó en 2019, cuando se dio una situación similar de tensión con el FR por la candidatura a la intendencia que finalmente terminó en un acuerdo con el intendente a la cabeza de la lista por la intendencia y una mayoría de concejales massistas.

 

Pero ese escenario de acuerdo no se repetirá el próximo año. Zamora rechaza cualquier posibilidad de negociación con el massismo para el armado de la nómina; ni siquiera con un nuevo renunciamiento de Malena. “Los concejales de Julio los va a poner Julio”, afirman en Tigre al tiempo que argumentan que no se cumplieron los acuerdos pasados y los concejales del FR actúan como opositores. Recuerdan, incluso, que no acompañaron la última rendición de cuentas del intendente y pudieron aprobarla porque consiguieron el apoyo de concejales de Juntos.

 

La tensión en Tigre va en aumento y desde todos los sectores en pugna ven un cierre de listas que será por demás complejo. Zamora ya plantó su posición a la dirigencia del Frente de Todos, incluso al presidente Alberto Fernández. Convencido de que gana, quiere internas en igualdad de condiciones. No va a aceptar un acuerdo con Massa y si no le dan la boleta, echará mano a su partido. De darse esta situación, el Frente de Todos podría perder Tigre, lo que, advierten cerca de Zamora, sería “una enorme torpeza política”.