29|11|2022

Daniel Erbetta, el radical que presidirá la Corte santafesina en 2023

22 de noviembre de 2022

22 de noviembre de 2022

Tras un año de alta exposición pública y de enfrentamiento con sus pares, el cortesano rosarino también conducirá el Tribunal Electoral provincial.  

SANTA FE (Corresponsalía) El próximo 29 de noviembre, en la acordada de los martes, el rosarino Daniel Erbetta (66) será elegido presidente de la Corte Suprema de Justicia provincial para todo 2023. Le tocará un año con desafíos complejos porque, al ocupar la presidencia, se hará cargo también del Tribunal Electoral cuando la provincia elija la fórmula que conducirá la Casa Gris por los siguientes cuatro años.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Erbetta llegó a la Corte en diciembre de 2007, tras 30 años de ejercicio profesional de la abogacía y una extensa trayectoria académica en materia penal. Tanto así que es uno de los académicos que apuntaló la reforma procesal penal en Santa Fe, que significó pasar de un sistema inquisidor a un sistema acusatorio. Al asumir como supremo, en su discurso, marcó que uno de los grandes desafíos que tenía la Justicia provincial era superar la desconexión con las reales demandas sociales.

 

Desde entonces, y en un profundo contraste con sus pares, es el cortesano que más participa de debates públicos y entrevistas y es un gran defensor de la libertad de expresión de los funcionarios del poder judicial. Cada vez que tiene oportunidad lo explica: es un derecho garantizado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y una exigencia de la sociedad cuando se trata de asuntos de interés público en los que no está comprometida la imparcialidad de la magistratura. Y particularmente este año, tuvo una alta exposición, tanto en la provincia como a nivel nacional.

 

Su designación en el máximo tribunal coincidió con el primer cambio de signo político en la provincia tras la dictadura cívico militar, después de 24 años de peronismo. Y no estuvo exento de tensiones políticas. Cuentan las crónicas de la época que el exgobernador Jorge Obeid, envió su pliego (y el de Agustín Bassó como Procurador) a la Legislatura provincial el 3 de septiembre de 2007, un día después de que Hermes Binner ganara las elecciones, aun cuando en campaña, el socialista le había pedido que avanzara. El parlamento local, que por entonces tenía mayoría automática PJ, lo aprobó. La disputa se convirtió en el punto más grave de esa transición.

 

Fanático de Newell`s, se define a sí mismo como un hombre de “pensamiento yrigoyenista” y con “profundo respeto” a los expresidentes Arturo Illia y Raúl Alfonsín. Sin embargo, en agosto de este año, hizo declaraciones impactantes sobre la causa Vialidad, que investiga a la vicepresidenta Cristina Fernández, que lo convirtieron en noticia nacional y lo etiquetaron como el juez kirchnerista santafesino. El supremo no evaluó el fondo de la investigación, pero sí cuestionó la tramitación y marcó fallas en el debido proceso y la vice lo viralizó. 

 

Ese mismo mes, participó de la audiencia pública realizada en la Cámara de Diputados y Diputadas para debatir el control y el régimen disciplinario a las fiscalías, donde insistió en la necesidad de modificar el régimen actual y volver a un sistema más parecido al que establecía un tribunal de enjuiciamiento para establecer la responsabilidad y sanción de las fiscalas y los fiscales. En 2021, la Corte ya se había expresado sobre el tema y con una mayoría de 4 votos a 2, a favor votaron los ministros Rafael Gutiérrez, Roberto Falistocco, Eduardo Spuler y la ministra María Angélica Gastaldi y por el contrario, Daniel Erbetta y Mario Netri había apuntalado la potestad disciplinaria del Parlamento local sobre el MPA.

 

Su posición volvió a quedar en las antípodas del resto de los cortesanos en la discusión sobre el alcance de los fueros de los parlamentarios en el caso del senador peronista Armando Traferri. Por cinco votos a uno, el único en disidencia fue el de Erbetta, el máximo tribunal santafesino determinó que el legislador no podía ser citado por los fiscales en una causa de alto impacto en la provincia, que investiga estructura del cobro de sobornos del juego clandestino, y blindó al senador.