22|11|2022

La dueña de Edesur se va del país y pone todos sus activos en venta

22 de noviembre de 2022

22 de noviembre de 2022

La firma italiana Enel, que también tiene la concesión de la hidroeléctrica El Chocón, anunció un plan de desinversión. También se irá de Perú y Rumania. 

La compañía italiana Enel pondrá a la venta todos sus activos en la Argentina, que incluyen la distribuidora eléctrica Edesur, las centrales térmicas Costanera y Dock Sud, la concesión de la hidroeléctrica El Chocón, líneas de transmisión y de transporte de energía eléctrica. La decisión impacta en un sector extremadamente delicado para el Gobierno, tironeado por la necesidad de ajustar las tarifas domiciliarias de energía eléctrica para cumplir con los requerimientos del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y por la demanda de dólares que implican las importaciones para sostener el consumo interno. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Así lo informó la propia firma estatal italiana en su Capital Markets Day, que realizó este martes en Milán, donde anunció que lanzará un plan de venta de activos por 21.000 millones de euros, saliendo de mercados como Argentina, Perú y Rumanía, para reducir su deuda, incluyendo en estas desinversiones la cartera de su negocio de gas en España, donde es el principal accionista de Endesa con una participación del 70%.

 

En consecuencia, Enel se focalizará así en seis países que considera estratégicos: Italia, España, Estados Unidos, Brasil, Chile y Colombia.

 

El grupo italiano prevé que la mayor parte de este plan de desinversiones esté completado a finales de 2023, centrándose así en esos seis mercados, y prevé alcanzar su objetivo de reducir su deuda a unos 52.000 millones de euros a fin de 2023, desde los 69.000 millones con los que cerró en setiembre último.

 

Enel se hizo propietaria de Edesur al adquirir en 2008 la mayoría accionaria de la española Endesa, que era dueña de la distribuidora eléctrica argentina, y también heredó las centrales a gas Costanera y Dock Sud, y la hidroeléctrica El Chocón, en Neuquén y Río Negro, cuya concesión vence el año próximo y debería regresar a manos del Estado, que deberá definir su futuro manejo.

 

De la adquisición de Endesa, Enel también se hizo dueña de las líneas de transmisión CTM y TESA, que conectan los sistemas de energía eléctrica entre Brasil y el noreste argentino; y de Yacylec, empresa que transporta la energía proveniente de la represa hidroeléctrica binacional Yacyretá.