28|1|2023

Sin más actos políticos en agenda, Cristina cierra el juicio por la obra pública

28 de noviembre de 2022

28 de noviembre de 2022

La vicepresidenta dirá sus últimas palabras ante el Tribunal, que dictaría sentencia en diciembre. Clamor stand by: un pleno al frente judicial.

Casi dos semanas después de su presentación en el Estadio Único de La Plata, Cristina Fernández de Kirchner reaparecerá este martes públicamente para dar sus últimas palabras en el juicio oral por la obra pública, ante el Tribunal Oral Federal 2, que podría dictar sentencia a mediados de diciembre.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La vicepresidenta no concurrió este lunes al Senado y trabajó desde su casa junto a sus colaboradores en el discurso que dará ante los magistrados Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso, quienes conducen el juicio oral en la causa por presunto direccionamiento de la obra pública vial de Santa Cruz a favor del empresario Lázaro Báez.

 

Cristina hará uso del derecho a pronunciar sus últimas palabras desde las 9.30, según confirmó ella misma en su cuenta de Twitter. Una vez finalizada su participación, los jueces deberán informar cómo sigue el cronograma del juicio y cuándo se dará a conocer el veredicto. En principio, se estima que la fecha sería en las próximas dos semanas.

 

La vicepresidenta termina el año enfocada en las cuestiones judiciales que más la preocupan, la causa de Vialidad y la investigación por el intento de homicidio que la tuvo como víctima el 1 de septiembre, que lleva adelante la jueza federal María Eugenia Capuchetti.

 

En la causa Vialidad, el cristinismo entiende que el alegato de la defensa que hizo el abogado Carlos Beraldi después de las palabras de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola “fue demoledor” y que al Tribunal Oral le “costará mucho fundar” una sentencia condenatoria. Por eso, cree que en Comodoro Py hay movimientos para intentar reactivar la causa Hotesur, en la que Cristina fue sobreseída. La vicepresidenta le pidió la semana pasada a la Cámara Federal de Casación que se ratifique su sobreseimiento y el de sus hijos Máximo y Florencia Kirchner.

 

Por otro lado, Cristina recusó hace dos semanas a Capuchetti en la causa que investiga el intento de magnicidio. La vicepresidenta señaló que está plagada de “irregularidades y arbitrariedades”. La jueza rechazó la recusación, pero delegó la investigación en el fiscal Carlos Rívolo.

 

"Esta querella detectó actuaciones negligentes por parte de la jueza desde el primer día de investigación. Estas situaciones ya hubieran sido suficientes para que la instrucción fuese remitida a otro juez", señaló la exmandataria en el documento que presentó a través de sus abogados, José Ubeira y Marcos Aldázabal.

 

Para Cristina, la jueza "no impulsó una sola línea investigativa, no realizó preguntas a los testigos y bloqueó toda hipótesis que va más allá de Brenda Uliarte, Fernando Sabag Montiel y Gabriel Nicolás Carrizo. Esto, aun cuando hay numerosa prueba que señala otros caminos".

 

Pero el tema que más irritó a la vicepresidenta fue la negativa de la jueza a avanzar en la investigación de la supuesta vinculación al atentado del diputado de Juntos por el Cambio Gerardo Milman, mano derecha de Patricia Bullrich. La semana pasada, la Cámara Federal porteña le ordenó a Capuchetti avanzar con esa línea de investigación.

 

Hace un mes, un testigo declaró ante la jueza que el diputado Milman ya sabía del intento de asesinato a Cristina dos días antes de que ocurriera. El testigo dijo haber escuchado una conversación entre Milman y dos asesoras en el bar Casablanca – ubicado frente al Congreso – en la que el diputado decía “cuando la maten yo voy a estar camino a la Costa”.  

 

Dedicada a las cuestiones judiciales, Cristina no tiene, por ahora, ningún acto político en agenda en lo que resta del año. En el oficialismo entienden que la sociedad entró en “modo Mundial” y que, una vez finalizado el torneo, se concentrará en las fiestas de fin de año, con preocupaciones que giran en torno a lo económico, especialmente por la inflación.  

 

La vicepresidenta habló por última vez en público el 17 de noviembre, un día antes de que comenzara la Copa del Mundo en el Estadio Único Diego Armando Maradona. Después, participó de una cena que se celebró en la residencia del gobernador Axel Kicillof, en la que se habló de cuestiones políticas y del armado 2023. Como contó Letra P, Cristina señaló durante el encuentro que trabajaba en el ordenamiento político del espacio, pero advirtió que es el Presidente quien debe convocar a una mesa de diálogo del FdT para avanzar con el diseño electoral.