27|1|2023

Kicillof riega con obras provinciales la siembra de Todos en bastiones PRO

03 de noviembre de 2022

03 de noviembre de 2022

Destina más de $8 mil millones a Bahía y triplica la inversión en La Plata y MDQ. Lanús y Tres de Febrero, en la mira. Objetivo intendencias. Qué dice Juntos.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Sin la inclusión en el cálculo de gastos 2023 del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), que, una vez más, será prenda de negociación con la oposición durante el tratamiento legislativo, el gobierno de Axel Kicillof presentó junto al proyecto de Presupuesto el detalle de obras que la Provincia prevé realizar en cada uno de los 135 distritos de Buenos Aires.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Las obra proyectadas y presentadas van por un carril distinto al del FIM. En el primero, se impone la lupa provincial desde lo estratégico y el grueso de los casos refiere a trabajos sobre áreas de incumbencia directa del Ejecutivo bonaerense, como hospitales y rutas provinciales, sedes del Banco de la provincia de Buenos Aires (Bapro), las nuevas Casas de la Provincia, penitenciarías, etcétera. En el FIM, es indeleble el sello y la planificación de los gobiernos municipales en función de las necesidades del territorio.  

 

Por eso, el fondo a discutir por su inclusión en la esfera parlamentaria es de especial interés de los intendentes y las intendentas. Mientras, en la planilla de proyectos de obras provinciales que envió Kicillof al parlamento se plasma un notable crecimiento de la inversión en distritos gobernados por el PRO. Es decir, el Frente de Todos (FdT) siembra fuerte en aras de quedarse con conducciones municipales.

 

Un caso paradigmático es el de Bahía Blanca, distrito donde el macrista Héctor Gay no irá por una re-re y en el que Juntos mantiene abierta una tensa interna por la sucesión. Allí, el FdT también anota más de un nombre, pero el del titular del consorcio portuario local, Federico Susbielles, tiene ascendencia en camporistas y pasillos provinciales. De los poco más de $3.300 millones proyectados en obras para 2022 en tierra bahiense, el salto para el 23 es significativo: casi $8.300 millones, con eje en hospitales, escuelas, el acueducto Planta Patagonia-Bosque Alto-Los Chañares y un tramo de la ruta provincial 51.

 

Mar del Plata, donde Guillermo Montenegro (PRO) transita su primer mandato y todo hace prever que buscará la reelección, también asoma como terreno fértil para el FdT, que buscaría la intendencia con la titular de Anses, Fernanda Raverta. Para el distrito de General Pueyrredón, el monto en concepto de proyecto de obras se triplica de un año a otro: de los más de $1.200 millones de 2022, a los más de $3.600 millones de 2023. Aquí, los trabajos más ambiciosos se enfocan en efectores de salud provinciales, pavimentación de rutas, la defensa costera de la ruta 11, agua, cloaca y viviendas.

 

En La Plata, el hecho de ser la capital bonaerense siempre sostiene un nivel alto de inversión en obras. Lo previsto para 2023 casi triplica lo pautado para este año (pasa de $6.200 millones a más de $17.700 millones). En el territorio que administra el macrista Julio Garro y en el que el FdT aún no moldea una candidatura definida para el próximo año, la gestión provincial pondrá el acento en la mejora de la infraestructura de sedes administrativas, educativas y sociales dependientes de la Provincia, la ampliación de la Unidad Penitenciaria 29 de Melchor Romero, obras de agua, cloaca, mejoras en la casa matriz del Bapro y hasta la construcción del edificio del Fuero Contencioso –Administrativo y Cámaras Civiles.

 

En los distritos amarillos Lanús (Tercera sección) y Tres de Febrero (Primera sección) las proyecciones de obras suben exponencialmente. En el municipio al mando de Néstor Grindetti, de los escasos $16 millones previstos para 2022 se pasa a casi $1.250 millones en 2023, destacándose la Construcción de la Alcaidía Departamental y hospitales. Una mecánica similar se registra en el municipio que timonea Diego Valenzuela: de $60 millones en 2022 se pasa a $1.357.919.171 en 2023.

 

En Junín, donde Pablo Petrecca (PRO) transita su segundo periodo, también se advierte una fuerte inyección de recursos en obras: de unos $326 millones de 2022, a más de $1.250 para 2023. Allí destacan mejoras en la sede del Banco Provincia, adecuación de hospitales provinciales y la construcción del pabellón colectivo en la Unidad Penitenciaria N°13 de Junín, obra que se arrastra sin ejecutar del presupuesto 2022.

 

No se trata del único caso de obras previstas para presupuestos previos y que sigue figurando en planilla. Pero esto lejos está de ser potestad de la actual gestión, sino que es una dinámica que referencias municipales de largo aliento detectan como un clásico, más aún en tiempos de crisis. Por eso es que la lupa de las expectativas municipales se posa sobre el FIM.

 

En oficinas legislativas cambiemistas hacen una lectura electoralista de esa inyección de recursos provinciales en bastiones PRO. Pero, en territorio, algunas voces intendentistas abordadas por Letra P relativizan esos números. “Hay obras que figuraron cuatro años seguidos en el presupuesto y nunca se hicieron, porque, después, hay que ver si están los fondos, si los proyectos se aprobaron”, detalla un alcalde de Juntos que lejos está de tomar al pie de la letra los números que allí figuran y hace hincapié en la discusión de los recursos municipales que llegarán desde la Provincia en 2023. De eso dependerá el real margen de acción que la flota intendentista tenga en el decisivo año electoral, donde muchos se juegan la reelección.