26|1|2023

Musk Twitter que nunca

06 de noviembre de 2022

06 de noviembre de 2022

El desembarco del magnate en la compañía vino con despidos masivos, gestión vertical y promesas de arancelamiento. De la innovación al capitalismo sin raíces.

El desembarco de Elon Musk en Twitter no podía ser más estridente. En la última semana echó a la plana mayor gerencial y disolvió la junta directiva, erigiéndose como “único director” o “tuitero jefe”, como se autoproclamó mientras ingresaba a la sede corporativa con un lavatorio de manos, anticipando la limpieza de una compañía a la que ve mugrienta. Este viernes Musk sacudió a Twitter con despidos masivos que afectan a 3700 de las 7500 personas que trabajan en la empresa. Es cuestión de días para que 238 millones de cuentas de la plataforma comiencen a percibir el nuevo rumbo dispuesto por Musk en sus pantallas.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La posesión de la red sociodigital -que en palabras de Musk es una plaza común digital- por parte del hombre más rico del planeta marca un cambio de era. Esta operación representa un giro en la estructura de propiedad de la más pequeña e influyente de las grandes plataformas digitales. La generación innovadora que fundó y consolidó las big tech le pasan el testigo al capital económico sin raíces en Silicon Valley. Como en el resto de las industrias, billetera mata galán, pero la ley del capital también disciplina los deseos y promesas del nuevo dueño de Twitter.

 

Musk promete sanear Twitter de cuentas inauténticas y bots, arancelar las cuentas verificadas -tanto se trate de individuos como de organizaciones- con tilde azul, y crear un consejo consultivo de “moderación” de contenidos que entenderá en los casos de cancelaciones pasadas –cuyo emblema es Donald Trump- y futuras. Pese a la ansiedad de Trump para recuperar su usuario en una red que le dio tantas satisfacciones, y de las proyecciones tan vagas como pretensiosas de Musk respecto de que su arribo a Twitter instauraría una suerte de “absolutismo de la libertad de expresión“, en los últimos días el “tuitero jefe” aplacó sus bravuconadas libertarias reconociendo que los mensajes racistas, discriminadores y que incitan a la violencia deben respetar normas legales y, por lo tanto, esperará el dictamen del consejo consultivo que dijo que va a crear. En un gesto a contramano de su ideario, el “tuitero jefe” se reunió con organizaciones de la sociedad civil y activistas de derechos humanos, ante quienes aseguró que la plataforma va a “continuar combatiendo el odio y el acoso y cumplirá sus políticas de integridad electoral”.

 

Más del 90% de los ingresos de la compañía son generados por anuncios publicitarios y la súbita prudencia de Musk obedece sobre todo a la necesidad de complacer a quienes anuncian, grandes marcas que prefieren no quedar (tan) asociadas a los caprichos y provocaciones cada vez más derechistas del multimillonario de 51 años. Su carta a anunciantes es elocuente: allí Musk afirma que Twitter no se convertirá en un “espacio infernal” donde cualquier cosa puede ser dicha sin consecuencias.

 

Desde abril último, cuando Musk formalizó la oferta de 44 mil millones de dólares por la compañía, hasta el 27 de octubre en que completó el proceso de adquisición, la crisis económica internacional golpeó la valorización de los conglomerados tecnológicos. Con un precio tan exagerado como su oferente, los accionistas y directivos de Twitter fueron así objeto de una propuesta imposible de rechazar. Cuando, casi inmediatamente, Musk se arrepintió del ofrecimiento, acusando a accionistas y a la directiva de la plataforma de ocultar datos básicos sobre su funcionamiento, ya era tarde: Twitter denunció judicialmente a Musk por frenar el proceso de compra. Finalmente, el magnate, en una encerrona pues para dar marcha atrás debía indemnizar a la compañía, pero a la vez consciente de que su oferta fue desmesurada, apretó los dientes y concretó el abordaje.

 

Para alcanzar el monto comprometido, Musk se alió con el príncipe saudí Al Waleed Bin Talal, con el fondo de Qatar y 17 inversionistas más, mayormente estadounidenses y árabes. Tal vez el pájaro no es tan libre como proclama Musk.

 

Ahora Musk debe cubrir deudas y dar ganancias a sus socios, lo que puede ser un anclaje de racionalidad de mercado a la pulsión de Musk por la sobreactuación transgresora de niño rico que en cambio no afectaba tanto sus otros negocios, como Tesla y Space X.

 

Es dudoso que el plan de Musk arroje los resultados esperados, sobre todo al ralear a Twitter de más de la mitad de su calificada plantilla. El cobro de ocho dólares mensuales (de los 20 dólares originalmente estimados) para las cuentas con tilde azul que buscan ser “verificadas” por la compañía no sólo instaura un régimen “Premium” con servicios más relevantes y priorización en contenidos de la élite que pueda y quiera pagar en la red fundada en 2006 por Jack Dorsey, sino que, lejos de garantizar el control de spam, de bots y de campañas de desinformación, puede ser una licencia para que organizaciones y personas productoras de fake news y de operaciones de propaganda sucia legitimen su actividad… mediante el simple trámite de pagar por ello. El supuesto de que ricos y famosos no spamean ni trollean es tan falso que basta con citar nuevamente a Trump, quien podría pagar el precio de la marca azul sin despeinarse, para comprender su inutilidad.

 

Twitter es bastante menos masiva que las redes sociodigitales de Meta como Instagram o Facebook, que YouTube, de Google, o que TikTok, de ByteDance, pero se diferencia de ellas por su diseño funcional para las alertas informativas (breaking news) y para la discusión política y cultural. Lo que distingue a Twitter es su intensa adopción por parte de políticos, periodistas, medios de comunicación, intelectuales y activistas, es decir, líderes de opinión que reproducen en otros ámbitos (también en YouTube o Instagram) lo que discuten y extraen de Twitter. Por consiguiente, la subestimación de Twitter por su cantidad de cuentas activas, que de todos modos no es nada despreciable y supera con creces el 10% de la población de los países occidentales, es un error. Error común, pero error al fin.

 

El modelo de negocios de Twitter tiene en común con otras redes sociodigitales la explotación de los datos personales de millones de usuarias y usuarios cuyos contenidos, preferencias y contactos permiten a la compañía segmentar perfiles, prever comportamientos y trazar trayectorias para su explotación con fines publicitarios y/o políticos. El aterrizaje turbulento de Musk al frente de la plataforma supone la alteración del ritmo, de la forma de gestión y de los gerentes de ese modelo económico, incorporando patrones que le eran ajenos, como el arancelamiento. Si algo no puede decirse del magnate es que tenga aversión al riesgo.