30|1|2023

Todo muy lindo, pero hay que gobernar: palomas de paz en la guerra peronista

08 de noviembre de 2022

08 de noviembre de 2022

La tropa con responsabilidad de gestión tiende puentes entre CFK y la Casa Rosada. Teme que se repita 2021. Massa, Olmos y Valdés, los celestinos.

“Hay que cuidar al Presidente y a la vicepresidenta. Hay mucho para discutir, pero hay que discutirlo adentro. La gente está preocupada por el día a día”. Horas después de reunirse con Alberto Fernández en la Casa Rosada junto a una delegación bonaerense, Alberto Descalzo intentó ponerle paños fríos a la interna.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Así, el intendente de Ituzaingó blanqueó lo que otros jefes territoriales y funcionarios piensan sobre la pulseada, al intentar por estas horas al oficiar como mediadores entre el Presidente y Cristina Fernández de Kirchner. “Y la verdad que sí”, dijo el alcalde en radio Provincia, consultado sobre si la guerra política del Frente de Todos (FdT) “estorba” en la gestión diaria. “Soy peronista, y en el peronismo tratamos de hablar las cosas hacia adentro”, agregó.

 

Descalzo, junto a sus pares bonaerenses y los gobernadores de mayor peso en el FdT, como Gildo Insfrán y Gerardo Zamora, forman parte del grupo cada vez más selecto de dirigentes que dialogan con Fernández y con la vicepresidenta. Los puentes entre ambos son cada vez más acotados. A los líderes territoriales se suman unos pocos interlocutores comunes, el ministro de Economía, Sergio Massa, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, vicejefe Juan Manuel Olmos y el diputado Eduardo Valdés.

 

La falta de diálogo preocupa en el territorio. La reunión que se celebró el martes a la tarde en la Casa Rosada entre Fernández y la comitiva bonaerense forma parte de una recorrida que incluyó dos encuentros con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y un almuerzo con el Presidente, a fines de octubre, en Almirante Brown. En paralelo, los jefes territoriales mantienen conversaciones tanto con Cristina como Máximo Kirchner, presidente del PJ provincial.

 

En todas las citas, los jefes territoriales expresan preocupaciones comunes, relacionadas con el escenario 2023. La más repetida: reclaman que los recursos y las obras lleguen a los distritos “en tiempo y forma” para evitar una derrota electoral como la de 2021, cuando, entienden, el oficialismo reaccionó tarde. En ese sentido, encuentran en Massa un aliado clave, que como exintendente comprende las necesidades del territorio. El ministro prometió dar respuestas concretas en los próximos días sobre las estimaciones de ejecución del Presupuesto 2023, además del panorama que trazó sobre la lucha contra la inflación, el punto que más inquieta al oficialismo.  

 

Más allá de las cuestiones económicas, los intendentes vienen insistiendo en la necesidad de que el Presidente y la vicepresidenta se sienten en la misma mesa a negociar la estrategia política. “A nosotros el Presidente nos ha dicho que él dialoga con la vicepresidenta”, dijo Descalzo. Lo cierto es que la relación está más que dañada y las conversaciones se dan a través de terceros que intentan que la tensión no termine en una ruptura total.

 

Los últimos días marcaron puntos altos de tensión. Entre los dirigentes que visitaron a Fernández el lunes en la Rosada se contaron intendentes como Fernando Espinoza (La Matanza), Federico Achával (Pilar), Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Gustavo Menéndez (Merlo, en uso de licencia), que también estuvieron el sábado en el Congreso del PJ bonaerense desde el cual Kirchner lanzó duras críticas al Presidente y hasta le pidió que se baje de la aspiración reeleccionista

 

En Balcarce 50, Fernández recibió a la comitiva de mensajeros de la paz junto a Massa, el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, y Manzur. El Congreso del PJ bonaerense no fue tema de conversación, pero los invitados bajaron en sus distritos el mensaje sobre la necesidad de ponerle “paños fríos” a la interna. Así lo dijo, por ejemplo, el matancero Espinoza. “Hay que tratar de abstraerse de la interna. La realidad de los distritos manda”, apuntó a Letra P un colaborador de uno de los asistentes.

 

Los mensajes de conciliación también encuentran otros voceros. Massa es hoy el interlocutor común por excelencia del Presidente y la vice, con quienes consensua todas las medidas económicas. En tanto, Valdés apela a los largos años de amistad con ambos para hacer equilibrio. El diputado estuvo el viernes en el acto que Cristina encabezó en Pilar.

 

Olmos también se ganó un lugar como mediador en la interna. El vicejefe de Gabinete, amigo de Fernández, visitó varias veces a Cristina en el Senado en las últimas semanas para hablar sobre temas de gestión y política. Olmos también mantiene diálogo con el referente de La Cámpora y hombre de confianza de la vicepresidenta Andrés Larroque, con quien se reunió hace poco tiempo en la Rosada. Larroque también dialoga con Vitobello. En tanto, Manzur tiene línea abierta con ambos, aunque ninguno lo considera propio. Aunque por abajo las conversaciones entre bandos existen, las discusiones de mantienen a cielo abierto e inquietan al territorio que ve correr el reloj de arena electoral.