23|1|2023

Santa Fe 2023: adiós a los tercios, hola bipartidismo

El escenario electoral en la provincia abandona la tendencia instalada en 2011 de tres propuestas competitivas y marcha hacia un sistema de dos fuerzas.

La participación electoral y la decisión de a quién votar es el resultado de la interacción de factores estructurales, individuales e incentivos contextuales, donde el sistema electoral, el instrumento de votación y la competitividad de la elección generan efectos de movilización/desmovilización y orientan el sentido del voto. En Santa Fe, a diferencia de lo que sucede a nivel nacional en las elecciones ejecutivas y en la ciudad de Buenos Aires, tiene vigencia un sistema de mayoría relativa: no interesa la distancia entre el primero en “cruzar la meta” y el resto, ni se debe superar un umbral determinado para consagrarse ganador de la elección. Este criterio posicional tiende a favorecer los “enfrentamientos duales” entre dos grandes coaliciones: como solo “tiene premio” el que triunfa, aunque sea por un voto, en circunscripciones uninominales se consolidan sistemas bipartidistas.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Hasta 2011, Santa Fe respondió a esta regla. Incluso en 2007, una vez derogada la ley de lemas, aunque se presentaron once candidatos a gobernador, solo dos conformaron la “franja competitiva”: Hermes Binner por el FPCyS y Rafael Bielsa asumiendo la representación del peronismo.

 

Sin embargo, las últimas tres elecciones marcaron la prevalencia de un escenario de tercios motivado por la aparición de Cambiemos en el escenario típicamente fragmentado entre el peronismo, (re)unificado desde 2019, y el Frente Progresista. Este período donde Santa Fe escapó a la lógica nacional parece haber concluido y el por doce años vigente “triángulo con costados equivalentes” mutó hacia uno diferente, de tercios asimétricos.

 

Cuando se analizan las variables institucionales no solo importan las reglas que determinan el ganador, sino también el instrumento de votación. Los tercios asimétricos se desprenden de una combinación de ambos. ¿En qué consisten? Por un lado, para categorías locales, la opción electoral que recoge mayores adhesiones en las tres ciudades de mayor peso electoral (casi 44% del padrón) continúa siendo el Frente Progresista en cabeza de quienes hoy las gobiernan: Pablo Javkin en Rosario, Emilio Jatón en Santa Fe y Alberto Ricci en Villa Gobernador Gálvez. En los tres casos encontramos valores similares de aprobación de gestión, superiores al 45%, y mayores a los registrados por los gobiernos de Alberto Fernández y de Omar Perotti.

 

Sin embargo, aun en estas ciudades con conducción frentista, cuando consultamos por cargos nacionales y provinciales las preferencias confirman la disolución del escenario de tercios tradicional y el paso hacia un nuevo (viejo) esquema de dos fuerzas o grandes coaliciones, hoy materializadas en la dicotomía “peronismo unificado versus oposición”.

 

Más aún, quienes dicen identificarse con el Frente Progresista en las categorías locales, y acompañarían la eventual reelección de los intendentes, en un porcentaje mayor al 60% votarían por una opción que represente el cambio a nivel provincial y solo de manera minoritaria elegirían alguna alternativa que represente la continuidad (fuerte – perottismo-, o gradual, candidato más identificado con el kirchnerismo nacional).

 

En definitiva, tal como prevé el ordenamiento de la oferta electoral en sistemas de mayoría relativa como el santafesino, se consolidaría para 2023 la tendencia hacia el bipartidismo en lo que denominamos “franja competitiva” para las elecciones a gobernador y presidente, pero coexistiendo con un perfil de votante que a nivel local sostiene el acompañamiento a figuras hoy ajenas a las dos principales coaliciones (FdT y JxC). El desafío del armado electoral opositor reside, entre otras cosas, en sintetizar u ordenar esta compleja arquitectura de preferencias y predisposiciones.

 

La asimetría del escenario de tercios radica entonces no en el volumen de acompañamiento que recibe cada fuerza participante, sino en que este no se replica de la misma manera en las categorías locales y en las provinciales, conservando particularidades que se sostienen por las preferencias ciudadanas y se refuerzan por los “grados de libertad” brindado por la boleta única.

 

Preferencias 2023

En Doxa Data Consultores realizamos un estudio de opinión pública en todo el territorio provincial con más de 2100 casos entre el 20 y 24 de octubre donde registramos que, en el actual contexto signado por preocupaciones en torno a la inseguridad y la marcha de la económica, combinado con expectativas negativas para el mediano plazo, la dicotomía entre continuidad/cambio para la elección a gobernador no se ve alterada respecto al relevamiento de junio: mientras que poco más del 35% de los santafesinos votaría por la “continuidad del peronismo” (como “hasta ahora” o “gobernando de manera diferente”), la opción del cambio recoge el 52% de las preferencias.

 

De sostenerse esta tendencia y consolidarse un armado opositor amplio que reedite la disputa entre dos grandes frentes como sucedió hasta 2007 inclusive, en esta oportunidad la voluntad de cambiar la fuerza política que conduzca el gobierno provincial aparece como mayoritaria, consolidada principalmente en Rosario, los departamentos del sur y centro provincial. Por su parte, los mejores valores de aprobación y acompañamiento a la continuidad el Frente de Todos los obtiene en el centro oeste y departamentos del norte.

 

En el caso de las elecciones nacionales, sí registramos cambios en relación a junio: por un lado, Cristina Fernández sigue siendo la de mayor intención de voto en términos individuales, con 21% y creciendo dos puntos respecto a cuatro meses atrás, y la oposición de Juntos por el Cambio consolida su primer lugar como fuerza política sumando 41%. Sin embargo, la composición del voto a su interior ha mutado: mientras que a mitad de año se imponía Horacio Rodríguez Larreta sobre Mauricio Macri, Patricia Bullrich y Facundo Manes, el estudio de octubre muestra una mayor paridad, destacándose el crecimiento de la exministra de Seguridad, y de Javier Milei, por afuera de la alianza.