13|1|2023

Una falsa renuncia alteró el mapa político de Río Negro

02 de diciembre de 2022

02 de diciembre de 2022

Claudio Thieck fue echado por mal desempeño de la CNRT. Dejó el massismo y se alió al PRO. El FR lo dejó en offside, en un guiño a Weretilneck. Ahora, arde JxC.

GENERAL ROCA (Corresponsalía Patagonia) La decisión del ahora exmassista Claudio Thieck de sumarse a Cambia Río Negro, la versión local de Juntos por el Cambio (JxC), propició un movimiento en la sede regional de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT), una de las dependencias que quedaron bajo la órbita política del ministro de Economía y líder del Frente Renovador (FR), Sergio Massa. Esta salida, justificada en conflictos con empresas de servicios en la terminal, el aeropuerto y el municipio de San Carlos de Bariloche, da por finalizada la tensión interna en un armado en crecimiento desde que se conformó un bloque en la Legislatura provincial. Como si fuera poco, la alianza con el diputado PRO Aníbal Tortoriello generó malestar en el espacio opositor.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Eyectado del esquema, Thieck se dedicó este viernes a un raid mediático y a anunciar una supuesta renuncia, pero la historia, justamente, fue al revés: en la CNRT se agruparon las denuncias de las empresas y del público usuario contra el barilochense, que motivaron el cese de sus funciones. Por eso, comunicándole la interrupción del contrato, la delegación quedó en manos de Rocío Zambelli, hasta que Fernando Pantucci asuma, como se espera, la semana próxima.

 

Este movimiento ejecutado por la dependencia nacional da un giro en el mapa político local. Al asociarse con Tortoriello, Thieck dio por finalizado el plan de limar al espacio legislativo del FR, que estrechó un sólido vínculo con Massa y un habitual diálogo celebrado por el senador Alberto Weretilneck, que en su última visita a Bariloche se fotografió con delegados del partido conformado originalmente en el conurbano bonaerense. La decisión del ahora exfuncionario fue asumida en los altos mandos del masissmo como una declaración de guerra, y así lo blanquearon en un mensaje en las redes sociales.

 

En Twitter, el espacio de Massa aclaró: “Negamos todo acuerdo político o alianza electoral en Río Negro con aquellas fuerzas que hundieron a nuestro  país –dice la carta –. Los comportamientos personales de algunos dirigentes (por Thieck), movidos por intereses personales, no representan la vocación política de esta fuerza”. La bajada de línea que marca la eyección, y desautoriza la utilización “del patrimonio simbólico del FR” en una alianza con el macrismo rionegrino, aclara un escenario que Weretilneck ideó.

 

Como explicó Letra P, el jefe de Juntos Somos Río Negro, a través del intendente de Viedma, Pedro Pesatti, reconstruyó una relación que se había interrumpido en 2015, cuando Weretilneck se definió por Daniel Scioli en la campaña presidencial que enfrentó al exmotonauta contra el tigrense. Archivado el cortocircuito, volvió a la sintonía fina que trajeron obras y posibles acuerdos si Massa, a pesar de una supuesta demanda familiar, decide competir en la elección presidencial de 2023.

 

Casi sin quererlo, Tortoriello se ganó un dolor de cabeza. El arribo de Thieck generó un revuelo en JxC. Sobre todo en el PRO, ardieron los grupos de WhatsApp con memes y mensajes irónicos contra el ya exfuncionario de la CNRT.