07|2|2023

Condena a CFK: las dos caras de Perotti

07 de diciembre de 2022

07 de diciembre de 2022

El gobernador no mostró apoyo a la vicepresidenta ni denuncia de proscripción. Tampoco hizo críticas a lo jurídico, pero el puente con Cristina sigue en pie. 

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) Omar Perotti volvió a quedar en una encerrona política hacia el interior del peronismo, esta vez, sobre la decisión de dar o no apoyo público a la vicepresidenta Cristina Fernández respecto a la condena que recibió de seis años de prisión e inhabilitación de por vida para ejercer cargos públicos. Sin embargo, lo que en apariencia es un dilema político, no parece serlo para él. El gobernador eligió el silencio y no embarrarse en lo que se presenta como el paradigma de la grieta: la libertad de la expresidenta.  

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Incluso, a sabiendas de que la agenda post #6D estaría copada por las repercusiones del fallo condenatorio a CFK, Perotti no dio marcha atrás con un evento organizado en Rosario para presentar la edición 2023 de Agroactiva, la megamuestra del sector agrícola que se realizará en junio en la provincia. Frente a una tribuna que le queda cómoda, el gobernador le habló al campo, sector al que le envió varios guiños, y de Cristina, ni mú.

 

La lectura más simple indica que enviar respaldo vía redes sociales, como hizo gran parte del peronismo, supone el riesgo de quedar pegado a una causa que enarbolan los kirchneristas más duros y esto, en teoría, le haría daño electoral a Perotti, quien tiene un perfil de centro. Sin embargo, hay cuestiones de fondo en esta decisión de no mostrarse indignado u ofrecerle unas palabras de respaldo.

 

El gobernador ha tejido puentes subterráneos con la propia Cristina, como contó Letra P,  desde las elecciones intermedias del año pasado y, seguramente, ha dejado en claro la exposición de ese vínculo y hasta dónde cada uno se la juega por el otro. Dicho en simples palabras, se supone que no habrá reprimenda de parte de la vice si el gobernador no envía su apoyo virtual. 

 

Entonces, para qué enviar lamentos y pagar el costo del electorado cautivo de centro que posee Perotti, que hasta podría perjudicar en el futuro al peronismo. Claramente la figura de Cristina incidirá, directa o indirectamente, en los eventuales planes electorales nacionales que sugiere el gobernador y a este tipo de movimientos se los estudia.

 

Peras al olmo

No era esperable de Perotti una proclama sobre la proscripción, como el kirchnerismo duro definió, pero algún sí algún comentario lateral sobre el tema. El cuestionamiento con el que podría subirse al tema el gobernador, sin meterse hasta el cuello, es que la condena está carente de fundamento jurídico y hasta ajena al Estado de Derecho, según coinciden especialistas. Una suerte de defensa del republicanismo más que a la figura de la vice. Pero, tampoco. 

 

Vale recordar que cuando intentaron asesinar a la vicepresidenta en septiembre pasado, Perotti repudió el ataque y hasta envió un mensaje grabado con su gabinete en el que expresaba su apoyo. Allí no cabía la grieta, al menos para la dirigencia digna, era un atentado a la democracia. En cambio, el episodio jurídico es de alto contenido político y, más allá de que tenga su costado institucional, encuentra el marco teórico en la polarización.