13|8|2022

Fernández visita Rusia y China bajo la atenta mirada de Biden

02 de febrero de 2022

02 de febrero de 2022

Rusia, primera parada de un tour “inconveniente” en un contexto caliente. Negocios y política. Agendas pendientes y fotos valiosas… para los anfitriones.

Alberto Fernández se da una tregua con los rigores de la política local e inicia este jueves las actividades oficiales de una gira relevante para las relaciones exteriores del país, pero que queda inmersa en un momento particularmente tenso de la política mundial. El tour, que tendrá paradas en Rusia y China, además de Barbados, será seguido con atención por la diplomacia regional del gobierno de Estados Unidos, que mantiene un fuerte enfrentamiento con los dos primeros.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Estados Unidos y sus socios de la Organización del Atlántico Norte (OTAN) mantienen una pulseada de alto voltaje con el gobierno de Vladímir Putin por la pretensión de ese bloque militar de sumar a Ucrania, un país visto tradicionalmente por Rusia como parte de su esfera de influencia. En concreto, el Kremlin teme que la Alianza Atlántica instale tropas y armas –incluso nucleares– junto a su frontera sudoeste, ante lo cual ha concentrado decenas de miles de efectivos y lanzado varios ejercicios militares que, para Occidente, son el preludio de una invasión.

 

En tanto, aunque en un tono menos agónico, la puja entre Estados Unidos y China continúa siendo tan fuerte con Joe Biden como con Donald Trump. El roce tectónico entre la potencia vigente y la emergente, que arde en temas comerciales, tecnológicos, militares –control del mar adyacente al gigante asiático y Taiwán– y de derechos humanos, mantiene plena vigencia.

 

La primera escala de la comitiva nacional será Moscú, adonde llegará en la tarde de este miércoles hora argentina. La segunda, desde mañana, en Pekín.

 

Acompañan a Fernández los ministros Santiago Cafiero y Martín Guzmán. Además, los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires) y Raúl Jalil (Catamarca) y la mandataria de Río Negro, Arabela Carreras. Asimismo, la portavoces Gabriela Cerruti, la asesora Cecilia Nicolini, la secretaria de Deportes, Inés Arrondo; el diputado Eduardo Valdés, el senador Adolfo Rodríguez Saá y el intendente de José C. Paz, Mario Ishii.

 

Fuentes del Gobierno consultadas por Letra P admiten que el viaje a Moscú no agrada a la administración demócrata. "Claramente, ellos preferirían que nadie viajara, ni el Presidente ni nadie", dijo una de ellas.

 

La observación llegó a Presidencia a través del consejero de Seguridad Nacional Jack Sullivan, pero casi por cumplir: con la tinta fresca del principio de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los recientes roces en el Frente de Todos, Washington ciertamente no teme que Argentina pase a orbitar en torno a Moscú. Como precaución, la cuestión fue también abordada por el canciller en reciente reunión con el secretario de Estado, Antony Blinken. En el contexto de una conversación sobre cómo podía ayudar Estados Unidos a la Argentina en el organismo, este último se limitó a pedir –simplemente como una gentileza– que Cafiero colaborara para que Rusia renuncie a las demostraciones de fuerza por Ucrania.

 

En el marco de su pulseada con la OTAN, a Putin le sirven todas las fotos y todos los contactos que pueda exhibir con jefes de Estado latinoamericanos, algo que repetirá a mediados de mes con Jair Bolsonaro. A eso apuntaron recientes y ampliamente difundidas conversaciones telefónicas con Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel. En el fragor de aquel conflicto, amenazó días atrás con responder a la avanzada occidental sobre su patio trasero con alguna forma de despliegue militar en Venezuela y Cuba. Va de suyo que no ocurrirá tal cosa en Brasil ni en la Argentina, pero las fotos pagan en este contexto agitado.

 

La agenda

En lo que respecta a la relación ruso-argentina, el Kremlin mantiene la larga agenda insatisfecha de la que dio cuenta en su momento Letra P. Sin embargo, una idea de la ministra de Salud, Carla Vizzotti, ayudará a entibiar el vínculo: que la Argentina impulse el reconocimiento de la Sputnik V contra el covid-19 en la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ante la cerrazón políticamente motivada de los países occidentales más poderosos, Argentina, que ha usado esa vacuna de manera extensa, es un ejemplo comprobable de su eficacia.

 

En Pekín, Fernández asistirá el viernes a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno. Sin embargo, la concurrencia de dignatarios no será masiva, por lo que cada foto también vale: Estados Unidos y varios países europeos declararon un "boicot diplomático" –no deportivo– a la cita en repudio a las violaciones chinas de los derechos humanos. Aunque la medida es básicamente simbólica, China reaccionó con ira y le advirtió a Biden que "pagará el precio".

 

Si bien mantiene, igual que Rusia, una amplia agenda sin visos de solución, se espera que China acceda a la ampliación del swap de monedas que solicitarán Fernández y Guzmán para reforzar las reservas del Banco Central. A eso se suma otro avance: la firma, el martes último, del contrato para la largamente demorada construcción de Atucha III, la cuarta central atómica del país, que estará emplazada en Lima y requerirá una inversión de 8.000 millones de dólares.

 

Una fuente oficial le dijo a este medio que el Gobierno sabe "que eso tampoco le gusta a Estados Unidos", aunque matizó la posibilidad de que tenga repercusiones por el hecho de que el proyecto es conocido desde hace mucho y que todavía está "verde". "Ni siquiera hay un estudio de impacto ambiental terminado", explicó.

 

Ese es el argumento que se transmitirá a Washington, al igual que otro de peso que condensa la postura oficial de que las visitas del Presidente a Moscú y Pekín son simplemente una cuestión de negocios: el déficit comercial con China es de unos 8.000 millones de dólares anuales y el país necesita equilibrar esa balanza con más exportaciones o con la llegada de inversiones.

 

Fernández iniciará su agenda oficial en Moscú este jueves a las 7 de la Argentina, cuando visitará a Putin en el Kremlin. Habrá reunión de trabajo, almuerzo y declaración conjunta ante la prensa.

 

Por la tarde viajará a Pekín. Allí asistirá en clave virtual a la ceremonia en la que recibirá el título de Profesor Honoris Causa de la Universidad de Tsinghua y visitará el Museo del Partido Comunista. Más tarde, asistirá a la inauguración de los juegos junto al embajador Sabino Vaca Narvaja.

 

El sábado visitará el Museo del Palacio en la Ciudad Prohibida y dejará una ofrenda floral en el mausoleo de Mao Zedong en la Plaza de Tiananmen.

 

La bilateral con el líder chino Xi Jinping se producirá el domingo en la madrugada argentina. Más tarde, visitará el Centro Tecnológico de Huawei, la megaempresa proveedora de equipos que Estados Unidos pretende excluir de las licitaciones de 5G en todo el mundo.

 

Más tarde, emprenderá viaje a Barbados, donde estrenará su condición de titular de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que comenzará por recoger las inquietudes de los países del Caribe en materia de cambio climático.