04|10|2022

En otro acto libre de cristinismo, el Presidente pidió dejar diferencias de lado

18 de marzo de 2022

18 de marzo de 2022

Estuvo en Tucumán con Manzur, con Aníbal Fernández, que viene toreando a La Cámpora, y con Massa, que militó el acuerdo con el FMI. Llamó a la unidad.

Horas después de la segunda rebelión K en el Congreso, el presidente Alberto Fernández encebazó este viernes otro acto libre de kirchnerismo, como hizo en Malvinas Argentinas después de la votación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la Cámara de Diputados, y mandó un mensaje al interior del Frente de Todos: pidió dejar de lado "las diferencias" y "unirnos para resolver los problemas".

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

 

El jefe de Estado estuvo en Tucumán, donde participó de un acto de entrega de patrulleros a la provincia junto al gobernador Osvaldo Jaldo. Lo acompañaron el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández. A Manzur le agradeció "la hospitalidad de siempre" y de Fernández, que viene toreando a La Cámpora en la batalla interna de la coalición gobernante, destacó la relación que los une desde hace 20 años.

 

Manzur y Aníbal son miembros del gabinete. Uno, además, ofició de anfitrión. El otro es el ministro del área que organizó el acto. Por eso, se recortó con mayor nitidez la presencia del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, sin más motivos para estar ahí que, como uno de los tres socios grandes de la coalición de gobierno, brindar un respaldo político al Presidente, además de darle millas a su gira federal como pre-precandidato a presidente. "Gracias, Sergio, por acompañarme", le dedicó el mandatario.

 

Diferencias, afuera

Cuando parecía que el discurso presidencial iba a prescindir de menciones a la interna del FdT, Fernández pidió dejar de lado "las diferencias" y "unirnos" para "resolver los problemas".

 

“Tenemos que unirnos para resolver los problemas, porque todo tiene sentido en la política si se hace para mejorar las condiciones de vida de la gente”, dijo y convocó a “inaugurar, de una vez y para siempre, el tiempo de trabajar unidos”.

 

Fernández dijo que "en estos dos años" que lleva en la Casa Rosada ha resuelto algunos problemas y se metió en el terreno fangoso de la deuda. Recordó que primero atendió la que el país mantenía con tenedores privados y luego señaló que "ayer -por este jueves, en el Senado- empezamos a resolver la deuda con el Fondo Monetario, deuda que nosotros no tomamos y seguramente no hubiéramos tomado".

 

"Tenemos que encontrar coincidencias para salir de esos problemas", insistió, en un discurso que cualquier desprevenido podría haber entendido como un mensaje a la oposición, pero que tuvo como destinatario a un sector del oficialismo que le viene generando más problemas que la oposición.